domingo, 11 de agosto de 2013

Capitulo 68

HOLA!!!! Volví un poquito más tarde de lo que había dicho ayer, pero volví. Gracias por las firmas, sois increíbles. Gracias por todos los comentarios, y sus teorías....  alguna acertó y en seguida sabrán quién fue la que acertó diciendo a quién pertenecía esa voz masculina.

Bienvenida Andrea, me alegra que te guste la nove y te hayas animado a comentar =) Y me alegro que te hayas puesto al día Carolina, gracias por firmar siempre que estás =)

GRACIAS A TODAS!!!!! Sois geniales y cuando decís cosas como "escribis muy bien" me da un no se qué por dentro jaja Alegría inmensa de que lo que escribo os guste y os animéis a estar ahí =)

PD: ¿¿nos leemos más tarde?? Por la tarde noche tendrán otro capítulo más, lo tenéis más que merecido =)


TWITTER: @Inma_06

Capítulo 68

- ¿Qué haces vos acá? – preguntó Lali cuando pudo reaccionar.

- Cariño, la última vez que te vi te dije que no te librarías de mí – respondió él comenzando a acercarse lentamente hacia ella.

- No te acerques a mí, o te juro que…– respondió Lali caminando hacia el lado buscando su arma.

- Escogiste un barrio muy tranquilo. Y deja de buscar el arma, te la he quitado – respondió él – Tenía tantas ganas de verte… - se quedó callado – ¿te llamo por tu nombre, o por Mara?

- No me tenés que llamar de ninguna manera – respondió Lali intentando pensar algo para escapar de allí - ¿Qué querés Héctor?

- Te acordás de mi nombre, que bonito – respondió irónico.

- Jamás me olvidaré del cerdo que me marcó de por vida, o sea vos.

- Y yo jamás me olvidaré de la puta que me denunció y por la que he estado preso hasta hace poco más de tres semanas – la interrumpió Héctor llegando a estar frente a Lali - tanto no te he marcado parece – dijo Héctor – no has tenido muchos problemas para acostarte con otro y tener a esta niña tan guapa – terminó de decir intentando acariciar a Alma.

- No la toques, te juro que le haces algo y te mato – Lali alejó a Alma de él.

- No estás en posición de amenazarme, zorra – contestó aquel tipo levantando la voz y agarrando los pelos de Lali hacia atrás haciéndola torcer la cabeza – te tengo en mis manos, y puedo hacer lo que quiera contigo y tu hija – le aseguró – deja a la niña en la cuna – le ordenó tirando de nuevo de su pelo y empujándola para que dejara a Alma en la cuna de viaje que Lali tenía colocada en el salón.

- Por favor, no le hagas nada – le suplicó Lali con los ojos vidriosos después de dejar a Alma – fui yo quién te mandó preso, ella no tiene nada que ver.

- Es hija tuya y esa es suficiente razón para que sufra – respondió él al tiempo que estrechaba a Lali contra su cuerpo – ¿y sabes algo? No hay mayor sufrimiento para un hijo que separarlo de su madre, y es lo que voy a hacer. Pero sobre todo porque nada te dolería más a ti que tener que abandonar a tu hija.

- ¿Qué decís? – preguntó Lali sin entender e intentando separarse de aquel hombre al que aborrecía.

- Que nos vamos, y la pequeña se quedará aquí solita.

- Es un bebé – gritó Lali y Héctor le tapó la boca.

- No me grites puta – respondió él acercándose a su cara – La niña se queda aquí, mientras tú y yo nos vamos.

- Te odio – respondió Lali librándose de la mano de él.

- Es mutuo tranquila. Pero a pesar de que te odio, también me gustas mucho. Con los trapitos que el jefe te compraba estabas más sensual y sexualmente atractiva, pero la ropa se puede quitar y disfrutare de ti – susurró contra su boca para después besarla, obviamente contra la voluntad de ella.

- Por favor Héctor, no puedes dejar que se quede sola. A menos espera a que amanezca, mi marido llegará por ella…

- Casada con un idiota que seguro no sabe lo zorra que eres. Y ya sé que viene mañana.

- ¿Me estás espiando?

- Hace un tiempo. Quería hacerte daño, pero las cosas se me dieron mejor de lo que yo deseaba.

- No entiendo.

- No tienes que entenderlo. Pero creo que si lo sabes, te hará sufrir un poco más. ¿La pasaste mal con el imbécil de tu marido? Creo que sí, y yéndote de tu casa me pusiste las cosas en bandeja. Quería hacerte sufrir lentamente, y empecé por tu marido, Juan Pedro Lanzani. No me fue muy difícil colarme en el hospital e intentar matar a la paciente de tu marido, por la que tenías tantos problemas, haciendo parecer que fue una negligencia médica.

- ¿Fuiste vos? – preguntó Lali sin poder creerlo e intentando de nuevo librarse de los brazos de él pero consiguió que él la apretara más contra su cuerpo.

- Sí, fui yo. Hace una semana entre a tu casa y coloqué un par de micrófonos. Además te intervine el móvil… no eres tan buena policía parece – acotó él – por eso sé lo peleada que estás con tu marido. Sabía que a pesar de esa pelea, se siguen queriendo porque al parecer estás enamorada, así que haciéndole daño a él con algo que le apasiona como es su trabajo, te hacía daño a ti.

- Eres un cabrón – gritó Lali y él no dudo en callar dándole un guantazo y la apuntó con un arma que sacó de su espalda – no me grites Mara, o te voy a tener que hacer daño y no quiero – le aseguró y la ayudó a levantarse para tirarla sobre el sofá – Así que cuando esta mañana decidiste salir de tu casa, te seguí. Pensaba darte unos días más de dolor para después tenerte para mí. Pero tu carácter, ese que tanto me gusta, me obligó a cambiar de planes. Y como escuché la conversación con el idiota ese, me obligaste de nuevo a adelantar y variar mis planes: tenía que aprovechar que estabas sola aquí e indefensa, no podía dejar que te volvieras de nuevo a tu casa.

- Maldito psicópata – susurró Lali.

- Yo también te quiero Mara – respondió él irónico – Así que ahora nos tenemos que ir, porque no quiero verme en la complicación de que mañana se presente tu maridito aquí y me lo tenga que cargar. No porque no quiera, sino porque creo y sé que a ti te va a doler más estar lejos de Pedro y la mocosa que sabiéndolos muertos, porque ellos sufrirán el resto de sus vidas buscándote, y tú serás la única responsable de ese dolor.

La levantó bruscamente de sofá y salió del salón para buscar el dormitorio, abrió la puerta y la tiró sobre la cama.

- Coge lo que necesites de ropa e higiene personal, vamos a hacer un viaje largo y no podes estar siempre con la misma ropa y mal aspecto o levantaremos sospechas – le habló Héctor.

- Te voy a matar – gritó Lali levantándose con rabia y yendo hacia él para pegarle, pero él la frenó dando un fuerte golpe en sus costillas y haciéndola caer de nuevo en la cama.

- Ves, que carácter tan molesto que tienes y me encanta – respondió él tumbándose sobre ella – no me hagas pegarte porque no me gusta, pero si tengo que hacerlo no lo dudaré. Tendré cuidado de no golpearte esa cara bonita que tienes, para que nadie pueda ver ningún golpe.

Lali hizo lo que aquel hombre le ordenó, al mismo tiempo intentaba pensar como policía, pero su instinto de madre asaltaba y ganaba la batalla y al final solo podía pensar en que lo mejor que le podía pasar es dejar a Alma ahí: con suerte alguien la escucharía llorar y al ver que nadie respondía en la casa, llamarían a la policía y ahí se darían cuenta que ella no estaba. Tenía que dejar alguna señal para que la buscaran y para que supieran que había pasado.

- ¿Ya estás lista muñeca? – preguntó Héctor acercándose a ella.

- Más quisieras vos que fuera una muñeca para manejarme a tu antojo – contesto Lali sin pensarlo y eso tuvo consecuencia.

- Muñequita – susurró él acercándose a ella y de nuevo haciendo que Lali echara su cabeza hacia atrás al agarrarla por su melena – te voy a avisar una cosita: esta personalidad tuya que tanto me gusta solo la puedes mostrar cuando estemos solitos, si lo haces delante de la poca gente que nos vamos a cruzar, te vas arrepentir… conozco perfectamente a todos los miembros de tu familia.

- Por favor, suéltame me estás haciendo daño – se quejó ella – está bien, haré lo que quieras – respondió Lali tenía que ser más sumisa para conseguir hacer lo que pretendía – haré lo que vos quieras Héctor.

- Así mejor muñeca – respondió girando la cabeza de Lali y besándola en los labios - ¿Nos vamos?

- Sí, pero por favor, necesito que me dejes escribirle una nota a Peter. Solo eso… si cree que me fui por voluntad propia, no me buscará y vos no correrás peligro.

- ¿Interesada por mí?

- No, interesada en que mi marido y mi hija puedan seguir su vida lo antes posible – respondió Lali.

- ¿Sabes qué? Te voy a dejar… va a ser muy divertido tenerte a mi lado y que sepas que tu marido y tu hija encuentran a otra que ocupe tu lugar – acotó Héctor y a Lali le dio una punzada en el estómago, una mezcla de rabia y dolor.

- Gracias – respondió ella y se acercó a su mesilla de noche.

- No te pases de lista Marita – le advirtió Héctor – cuando la termines de escribir me la das para que la lea.

Lali solo asintió y comenzó a pensar que escribir de forma que pareciera una despedida para Héctor pero al mismo tiempo para que Peter supiera lo que estaba pasando o al menos sospechara algo.

Parece que últimamente lo único que puedo hacer es comunicarme contigo mediante notas. No puedo más, me voy. Perdón por romper la promesa que te hice cuando nos casamos… eso de “Si el dolor entra en nuestras vidas, juntos lo superaremos”; desde que entraste en mi vida me hiciste  feliz, y me conoces a la perfección. Gracias por aceptarme y quererme desde la primera noche que pasamos juntos en la que nos confiamos y nos entregamos el uno al otro. Gracias por estar siempre, pero ahora hay heridas que se abren y duelen mucho, y necesito curarla sola. Cuida de Alma y dale todo el amor que no le voy a poder dar. Te amo.
Lali.

- Dame – ordenó Héctor quitándole la nota de las manos a Lali los ojos de ella comenzaban a derramar lágrimas por el dolor y la rabia que sentía. Pero sobre todo por lo que iba a pasar Peter cuando llegara y encontrara a Alma sola y ver que ella se había marchado. Solo le quedaba cruzar los dedos para desear que pronto se dieran cuenta de lo que sucedía y la buscaran. Confiaba en que Peter entendería esa nota – Que asco por favor, esto es demasiado empalagoso. Pero si quieres que así sea la despedida para tu maridito te lo concederé. Ahora coge el macuto y vayámonos.

Lali no tenía otra opción que obedecer, agarró el bolso que había preparado sus cosas y le quitó el papel a Héctor de las manos, salió del cuarto y se acercó a su hija después de dejar el papel  en la mesa de al lado.

- Mi amor – logró decir mientras la abrazaba – te amo, a vos y a tú papá. Sé que él te va a cuidar a la perfección porque te ama con locura, sos lo más importante para nosotros dos – le hablaba a su pequeña envuelta en lágrimas y la niña comenzó a llorar.

- Nos vamos ya – casi gritó Héctor.

- No la puedo dejar así – respondió Lali aferrándose a Alma para calmarla.

- ¿Seguro que no puedes? – preguntó Héctor apuntando con el arma a la niña.

- Está bien – respondió Lali temblando – ya mi amor, tranquila. Papá va a llegar pronto, ya lo verás. Te amo – se despidió Lali de Alma dejándola en la cuna desconsolada.

Héctor la agarró del brazo y tiró de ella para salir de la casa. La empujó para meterla en el coche que él llevaba y luego dio la vuelta para montarse en el lado del piloto. En menos de dos minutos ya estaban en la carretera sin Lali saber dónde se dirigían y rezando para que pronto alguien escuchara los llantos de Alma y fuera a cuidarla.


Peter tardó en llegar, se confundió un par de veces de camino y es que estaba más pendiente de pensar en Lali y en alma que dos veces se pasó la salida que tenía que coger para llegar al barrio donde estaba Lali. Cuanto más se acercaba mayor era la necesidad de tener a su hija entre sus brazos, de cuidarla y protegerla como no había hecho los últimos días y de decirle a Lali cuanto la amaba y que lo perdonara.

Por fin el camino se terminó, y había llegado a la dirección que Lali le había dado. Aparcó frente a la casa  y cruzó la calle. Apenas había casas alrededor y las que había estaban apartadas, y comprendió cuando Lali le había dicho que necesitaba estar sola. Entonces se paró en mitad de la calle.

- ¿No será mejor que la deje sola hasta mañana? Me dijo que lo necesitaba y hace bastante que no hago lo que me pide – pensó en voz alta Peter.

Entonces decidió que esperaría a verla al día siguiente, no se iría sino que esperaría en el coche. Por una vez haría lo que Lali le había pedido. Sin embargo cuando llegó de nuevo a su coche escuchó que el silencio de la tarde que ya estaba terminando para dejar paso a la noche, se rompió con el llanto de un bebé y se giró. Reconoció inmediatamente el llanto de su hija. Tuvo necesidad de ir, pero seguro que Lali pronto la calmaría. Sin embargo, cinco minutos más tarde, Alma seguía llorando y no se veía que en la casa se encendiera ni apagara ninguna luz y tampoco se podía observar a través de las cortinas que tapaban todas las ventanas, ninguna sombra. Sintió un dolor indescriptible al oír como su hija seguía llorando y nadie la calmaba ¿y si Lali le había pasado algo? Podía haber resbalado en la ducha, o haberse desmayado por todos los nervios acumulados… mil cosas se le pasaron por la mente, mientras cruzaba la calle corriendo hasta llegar a la puerta. Sus sospechas fueron creciendo cuando llamaba y llamaba a la puerta y no abría. Rodeo la casa y saltó la valla del jardín, se dirigió a la puerta que comunicaba el jardín con el interior de la casa y a través del vidrio vio como Alma sentada en la cuna parque no paraba de llorar. Intentó abrirla pero no pudo así que buscó algo para romper el cristal y poder abrir la puerta desde dentro. Cuando lo hizo entró rápidamente a tomar a su hija entre sus brazos.

- Tranquila princesita, papá está acá – dijo mientras la acunaba entre sus brazos y caminó hasta la cocina - ¡Lali! – la llamó – soy Peter mi amor – seguía diciendo saliendo de la cocina  abriendo puertas y no encontrando nada ni nadie - ¿Dónde está tú mamá? – preguntó a Alma sin entender nada y volviendo al salón – Otra vez no – dijo al ver una nota en la mesa y decidió leerla - ¿Se fue? – preguntó sin poder creerlo.

25 comentarios:

Giulia Lupi dijo...

no nos podes hacer esto?! que mierda tiene en la cabeza el tipo ese?! noooooo quiero otro otro otro que tenga la solucion! no me gusta que esten asi..encima estan tan mal que me pongo mal yo! Espero el proximo!Giu

Moni la cuchu dijo...

Dios inmaa como nos haces esto? me lloore todo el capi! el hijo de puta de hector las tiene k pagar! Le pasara algo a Lali? xd k esta angustia no tarde mucho xk no lo voy a soportar! Xd k peter entienda el significado de la nota y actue rapido llamando a la policia xd! Muerooo! Me estas matando capitulo a capitulo xd! Kiente dio esta idea? Faty? xd no piensas en mi pobre corazon cuando escribes xd! jajajajaja Felicitaciones x el capi! sta increible guapisimaa! kiero mssssss!

Carolina Astudillo dijo...

Aiiiii no ese hdp de hector lo odio!!!!!!!!!ojala que peter se de cuenta de que le paso a lali espero el otro

andrea dijo...

ojala que peter entienda el mensaje y no piense mal de ella y la busque

Anónimo dijo...

ay noooooooo que peter entiende que algo le paso a lali que no piense que los abandono :( nnooooooooooooo ´quiero cap bonitos :(

Anónimo dijo...

NOOOOOOOO,odio mucho a Hector! Como se la lleva? O como Lali la pudo dejar ahi llorando? Esta muy intensa la novela, espero el otro, besos desde Mexico

Chari dijo...

Espero k Peter sea más rápido en descifrar lo k Lali quiere decirle en el mensaje ,k en llegar esa casa, Haz d cuenta k estamos en invierno, y a esta hora es d noche,jajaja,quiero ya el siguiente capitulo.

Anónimo dijo...

q peter se de cuenta q es una trampaaa x favor!!!!!!

Arii dijo...

Que la entienda porfas! Que maldito hdp!

Arii

Caparatodos dijo...

NO no no esto es broma?! lo que estoy sufriendo no tiene nombre en serio!!!!!!

Caparatodos dijo...

es horrible esto! en el mejor sentido de la palabra para ti porque no estás haciendo sufrir y mucho! no suele pasar esto así nomás.. esa ansiedad que pasa la pantalla y lo que uno lee y que te haga sufrir tanto DE VERDAD!

Caparatodos dijo...

Eres una escritora del Caraj*! Impresionante lo que nos estás haciendo vivir en estos capitulos!!! Ayyy me emociono saber que cada vez eres mejor y que esto que te gusta hacer y lo haces de hobby lo compartes con nosotras! Así que gracias por eso Cuchu!!!!!!!!!

Caparatodos dijo...

quiero más, por favor! necesito más! te habrás dado cuenta por mi catarsis verborragica jajaajjaj

Caparatodos dijo...

y te pido por favor (a ti y todos los santos, constelaciones, y no se que más) que Peter descrubra rapido la doble nota de Lali y no se quede con el enojo de que lo dejo a el y a Alma! porque lo que menos tiene ahora es tiempo!!!! y tengo miedo que el cerdo ese le haga daño a Lali pero peor aun, que se repita la historia!

Caparatodos dijo...

bueno... sin más me voy a almorzar y espando que haya otro cuando vuelva!!!!

Caparatodos dijo...

MAS MAS MAS1

Caparatodos dijo...

antes de irme...

Caparatodos dijo...

más vale que subas más hoy, mañana y toda la semana INMAC!!!! aajajajajaja porque voy a conmenzar a usar MAYUSCULAS CHILLONAS y te vas a quedar sin uno lectroa por muerte de angustia jajajaja

Caparatodos dijo...

ahhhh tranqui! no metía presión ni quería más no?! :P

Te quiero y ya ya ya quiero más!!! POR FAVOR

Caparatodos dijo...

QUIERO

Caparatodos dijo...

MAS

Caparatodos dijo...

NOVE

Caparatodos dijo...

TE LO PIDO

Caparatodos dijo...

POR FAVOR!!!!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

MAS NOVE POR FAVOR!

Publicar un comentario