lunes, 5 de agosto de 2013

Capítulo 64


BUENAS!!!!!!!!!! Muy buen lunes para todas =P Que empecéis la semana GENIAL! y que siga mejor aun =). Por mi parte, os ayudo a que este lunes empiece bien con un poco de AMOR con esa parejita y esa bebé hermosa que tienen por hija =) 

GRACIAS por las firmas a todas =) SOIS GENIALES =) MUACKS <3 



TWITTER: Inma_06


Capítulo 64

Los días comenzaron a pasar, y tanto Lali como Peter se incorporaron al trabajo. Lali trabajaba por la mañana siempre, excepto en casos determinados que necesitara quedarse más tiempo en la comisaría o ir alguna tarde. Peter seguía con sus turnos, siempre intentando tener el menor número posible de turnos nocturnos, porque le gustaba estar en su casa con su mujer y su hija, pero no siempre podía cambiarlos, aunque sí la mayoría de las veces. Mientras ellos trabajaban, Alma se quedaba con sus abuelas o si ellas no podían, sus tías. Si se quedaba con las abuelas, ambas se llegaban a casa de la pareja cuando Lali se iba a trabajar, para no despertar a Alma tan temprano y llevarla hasta a casa de sus abuelas, si se quedaba con Rochi o Dani, era lo mismo. Pero si se quedaba con Ana, como tenía a Santino, Lali se encargaba de llevar a su hija con su hermana mayor.

El caso de la mujer que trataba Peter, iba hacia delante. Había decidido tratarse, y eso a Peter lo alivió bastante, a pesar de que el caso era complicado, él estaba poniendo todo su empeño en que Delfina pudiera salir adelante.

- ¿Cómo te sentís? – le preguntó Peter revisándole las pupilas después de la operación.

- Cansada y asqueada – respondió ella.

- Es normal. Te cuento, la operación no salió tan bien como esperábamos. Es cierto que con las sesiones de quimio que te dimos, pudimos frenar que el tumor siga creciendo y evolucionando. Te operamos con la intención de quitártelo, pero no pudimos hacerlo, no pudimos extirparlo por completo. – informó Peter.

- ¿Entonces ahora qué? – preguntó ella sollozando - ¿Me darás el alta?

- Toca seguir como hasta ahora. No te puedo dar el alta porque estás muy débil, y en cualquier momento puede atacarte a algún órgano cercano y tendríamos que operarte de inmediato para evitar los posibles sangrados. Vamos a seguir con las sesiones de quimio, y añadimos la da radioterapia. Es un tratamiento duro, pero es el más efectivo.

- No me queda otra ¿no? – respondió ella.

- Mi amor, todo va a salir bien, ya lo verás – dijo Fabián besándola.

- Los dejo, chicos – dijo Peter – en un rato, la enfermera pasará a ponerte las ampollas que te mande –  y salió de la habitación.

Peter salió y se metió en el gabinete y llamó a Lali.

- Hola hermosa – saludó cuando Lali atendió.

- Hola bombón – le respondió ella - ¿Qué tal la tarde?

- Jodida – respondió él cansado.

- ¿Me querés contar? – se ofreció ella para escucharlo.

- No, es un quilombo de acá con Delfina, la paciente de la que te conté. No prefiero que me cuentes como estás vos y la gorda – preguntó Peter.

- La gorda está hoy muy juguetona. Ya se le abrió la encía, se le ve el filito del dientito. Está super graciosa. Pero cuando le dan los dolores se pone a llorar a más no poder la pobre – le contó Lali – aunque la cremita que me mandó el pediatra la alivia, eso y el mordedor frío la calman bastante y rápido.

- Que bueno – dijo Peter – tengo ganas de llegar a casa y verlas.

- Nosotras también, así que te vamos a esperar con la cena lista.

- ¿Me haces un favor? – preguntó Peter y Lali asintió – pedís empanadas, así no tenes que hacer nada ni después tenemos que recoger tanto y podemos estar juntos un rato con Alma.

- Obvio. ¿estás bien vos seguro? – preguntó Lali.

- Sí. Es que después de ver tantos males acá, necesito un poco de vida y alegría – respondió  Peter sincero.

- Ok amor, acá te esperamos. Voy a jugar un ratito con Alma y después la baño. Te amo, y ella dice que también – dijo Lali para que Peter sonriera.

- Yo también las amo mucho – respondió Peter y colgó.

Pocas horas le quedaban a Peter para salir de ahí, pero se le hicieron eternas.

- Hola hermosa de papá – dijo al entrar y ver a Alma gateando – vení acá – soltó su bolso, la agarró entre sus brazos y se sentó con ella en el sofá.

- Necesita muchos cariños hoy papi, parece – dijo Lali acercándose por atrás de Peter y abrazándolo hasta dejar su cabeza en el hombro de Peter – buenas noches mi amor.

- Buenas noches linda – la saludó Peter girando la cabeza hasta dejar un beso en sus labios – las extrañé mucho hoy.

- Nosotras también, ¿a que sí Alma? – le preguntó a su hija y ella sonrió como si supiera que su padre lo necesitaba – la cena está lista ¿Viste?

- Sí – respondió él observando la mesa ratona – gracias amor.

- Nada de gracias – respondió ella, dejó un beso en su mejilla y otro en el cuello de él – a comer se ha dicho.

- ¿Cómo comió hoy? – preguntó Peter por Alma dejándola en el parque-cuna que había frente 
a la mesita.

- Bien. Hoy cuando la fui a recoger a casa de tus padres, tu mamá le había hecho puré para la hora de almorzar y se pasó, así que me lo traje y es lo que cenó. Era de verduras. Y para merendar le hice un macedonia de frutas, y se la comió bastante bien – dijo Lali.

- ¿Ya te dijo la pediatra que puede comer todo eso? – preguntó Peter mientras comenzaban a cenar.

- No, pero ella lo pide, lo prueba y como le gusta, se lo doy. No es malo. Además el biberón que le doy por la noche cada vez le aguanta menos y se despierta antes.

- Deberías hablarlo con la doctora, gorda.

- Está bien, pero que sepas que tu madre me dijo que vos a los 5 meses ya no querías biberones, lo que pasa que tu madre por la noche y por la mañana te obligaba a tomartelos. Pero ya querías algo comestible.

- ¿Así que tuvieron charlita suegra-nuera? Con razón me estuvieron pitando los oídos por la tarde – dijo Peter y Lali le tiró un trapo de las manos.

- Que idiota. Me encanta que tu mamá me cuente cosas tuyas, sobre todo cuando esas anécdotas incluye a tus hermanos o primos. Eras cuida desde chiquitito Pitt.

- Yo no soy cuida, simplemente me gusta tener las cosas controladas y asegurarme que los que quiero están bien.

- Cuida, acéptalo – le repitió Lali y ambos rieron. Ambos habían terminado de comer y recogieron lo poco que habían ensuciado.

- Sé que es un poquito tarde, pero déjame que esté un ratito con ella. Esto de hacer dos turnos seguidos no me gusta nada.

- Bueno, pero fue hoy nada más. Mañana vas a la tarde nada más y podes pasar toda la mañana con tu nena – dijo Lali sacando a Alma del parque mientras Peter apartaba la mesa pequeña así podían tener a la niña sobre la alfombra.

- Es cierto lo del diente, mirá le rajaron las dos paletas de abajo ya.

- Sí está regraciosa. Quiero fotos, voy a por la cámara – Lali se levantó y fue a buscarla – acá estoy. Alma, mirá a mami – llamaba a la niña.

Un rato estuvieron haciéndose fotos, jugando con la pequeña y demostrándose con miradas, besos y caricias cuanto se querían. Cuando ya vieron que Alma estaba cansada, Peter fue quien se encargó de acostarla y dormirla, mientras Lali preparaba la cama para que ellos también descansaran.

- Se durmió rápido, a partir de ahora la acostás vos que se duerme antes.

- Hasta mi hija se aburre de mí – sentenció Peter quitándose la ropa y poniéndose el pantalón de pijama e iba a hacer lo mismo con la camiseta blanca pero…

- No te la pongas y vení para acá – le ordenó Lali  saliendo de debajo de la colcha con su pijama de verano y poniéndose de rodilla en medio de la cama – sentate de espalda a mí.

- ¿Para? – preguntó Pete curioso.

- Para que te relajes – le susurró Lali al oído y comenzó a masajearle los hombros.

- Que maravilla… alma de fisioterapeuta tenés vos.

- No hace falta ser fisio para decirte que estás todo contracturado Peter – le respondió bajando hacia la espalda.

- Me duele todo, esto es un lujo.

- Un lujo que te podes permitís siempre que vos quieras – respondió Lali y Peter se volteó para darle un beso muy apasionado – apa, el masaje era para relajarte no para revolotearte.

- Te amo – contestó Peter y volvió a besarla – te amo mucho.

- Yo también – respondió Lali.

- Pero hoy necesitaba decírtelo más que nunca. TE AMO – elevó un poco el tono de voz.

- Callate que se va a despertar Alma – le dijo Lali riendo.

- Callame vos – le pidió Peter y esta fue Lali quien se lanzó a sus labios.

Esa noche no hicieron el amor, pero no les hizo falta, porque no faltaron los besos y los mimos que demostraron eso que tanto se habían dicho hace uno segundos.

Al día siguiente Lali se levantó, se duchó y se vistió para irse a su trabajo.

- Te amo – dijo sobre los labios de Peter para después besarlos.

- Yo también – respondió Peter medio dormido e intentando sonreír.

Lali salió de su habitación, pasó por la de Alma, dejó un beso en su frente y salió de su casa en el coche que en su momento fue de Peter, pero desde que nació Alma, era de los dos ya que lo utilizaba quién no se quedaba con la niña.

Por su parte, Peter se despertó poco tiempo después de que Lali se fuera, ajó a desayunar con Alma, que estaba despierta pero muy entretenida con su peluche y no había llorado. Desayunaron juntos, cambió el pañal a Alma, recogió la casa y cuando estuvo listo aprovechó el sol para estar un rato con su hija en la piscina.

Recibió la visita de los padrinos de Alma y estuvieron jugando con la pequeña en el jardín. Los invitó a comer, pero ya los esperaban en casa de los padres de Peter y Yeyo, así que se despidió de ellos y se dispuso a preparar la comida de Alma y la de él.

- HOLA MIS AMORES – saludó Lali abriendo la puerta.

- Estamos en el playroom, La – se escuchó la voz de Peter y ella fue hacia donde le indicó.

- Hola preciosidades – saludó a su hija y después a su marido.

- Hola preciosa, te dejé comida apartada – le dijo Peter.

- Gracias ahora como algo ¿Qué tal la mañana?

- Genial, estuvimos un rato en la piscina y todo. Al principio no le gustaba mucho el agua, pero después se puso a chapotear como una loca – le contó Peter mientras los tres salían hacia la cocina, aunque antes dejaron a Alma en la cuna parque en la puerta del salón así ellos la veían.

- Que bien huele Pitt – dijo destapando lo que le había dejado su marido.

- Tenía ganas de cocinar y como Alma estaba tranquilita pues aproveché – le contó él mientras le ponía un mantel individual, un cubierto y un vaso en la isla de la cocina.

Ella se sacó ravioles en un plato y se sentó a comer.

- Están buenísimos mi amor – dijo ella limpiándose con una servilleta.

- Me alegro que te gusten – contestó él y miró el reloj de pulsera que llevaba – me voy ya, gorda – le dijo a Lali y besó sus labios – te amo.

- Te amo – respondió Lali buscando y encontrando de nuevo sus labios.

- Chau princesita – saludó a su hija con un beso y se fue.

Llegó al hospital, aparcó y fue a su lugar de trabajo. Hoy le tocaba pasar consulta durante dos horas. Esas dos horas se pasaron rápidas, sobre todo porque tuvo dos pacientes que habían cancelado la cita a última hora.

- Hola Delfina – saludó a su paciente al entrar en la habitación.

- Hola Peter ¿cómo estás? -  preguntó ella.

- Bien, lo importante es cómo estás vos.

- Sin fuerzas – respondió ella.

- Delfina sé que el tratamiento es fuerte y agresivo pero tenés que seguir adelante.

- No puedo Peter. Olvidate que sos médico. O no, mejor no lo olvides y ponete en mi lugar, por segunda vez tenes que pasar por esto y ahora mucho más fuerte que la primera. ¿No te dejarías morir? – le preguntó ella.

- Soy médico, no paciente. Y como tu médico tengo que tratar de curarte.

- ¿Y cómo paciente? – preguntó ella.

- No sé, quizás también quisiera rendirme – dijo Peter honestamente.

- Entonces, déjame que me vaya, no quiero seguir tratándome. Quiero vivir lo poco que me queda fuera de este hospital y bien.

- No puedo Delfina, no puedo hacer eso.

En ese momento entró Fabián a la habitación. Saludó a Peter y a su novia y estuvieron charlando un rato más. Peter volvió a su consultorio, y estuvo revisando y rellenando informes, excepto cuando alguno de sus compañeros solicitaba su ayuda o tenía que hacer ronda con alguno de sus pacientes. Estaba ya por marcharse a casa cuando la puerta de la consulta se abrió.

- ¿Ya te vas? – preguntó Vico.

- Sí, me voy ya a casa – respondió él - ¿vos?

- También.

Juntos salieron del hospital, estuvieron tomando algo y se marcharon para su casa. Cuando llegó Alma ya estaba dormida, cenó con Lali y se acostaron a dormir. A la mañana siguiente, ambos se levantaron, ambos tenían que trabajar. Vieron a Alma dormir, desayunaron juntos y cuando llegó Majo, cada uno se fue en un coche a su trabajo.

- Peter – lo llamó Ballesteros cuando lo vio entrar – Es Delfina.

10 comentarios:

Arii dijo...

Uuuui qe le habra pasado, ojala nada malo porqe Peter se pondria muy mal! Espero mas :)

Arii

TIMKA TIZOR dijo...

aiiii mi madre que se va a complicar ya el asunto,... quiero seguir leyendoooo!! besitos pre cumpleañera!! muaksss

faty***

Moni la Cuchu dijo...

Ay xd ! K lindo el capi, excepto la parte d delfi obvio! Me da pena peter y la situacion d delfina! Xfaa kiero mas no me puedes dejar con esta intriga xd! Me vas a matar! Me encantaaaa y necesito y ansio masss! Faty tu tienes parte d culpa en todo estooo! Como se te ocurre darle ideas tan geniales y k ella noa deje con sta ansiedad e intriga? No hay derecho ehh! Me tendre k conformar y esperar al proximo! Jajjaaa cuanta razon tenias con el aviso del viernes ehh! Bueno voy cortando que soy super pesada! Jajaja Felicitaciones x el capi y k te kiero un monton! Bssssss la cuchuuuu!

ickzzy mariel dijo...

Me gustaria que delfina superara el cancer !!! Como una proeva de que aoesar de que las cosas tengan sus momentos dificiles ,se superan por mas fuerte que sean

ickzzy mariel dijo...

Me gustaria que delfina superara el cancer !!! Como una proeva de que aoesar de que las cosas tengan sus momentos dificiles ,se superan por mas fuerte que sean

Anónimo dijo...

Si que delfina supere el cancer por que si no Peter se ba a poner muy Triste subi mas noveeeeeeeee me encanta

ATTE: Valeria : )

Chari dijo...

Comparten muy bien sus tiempos,y disfrutan d Alma.Con Delfi,me gustaria como a las demas k lo supere,despues d tanto sufrimiento ,k le llegue una buena noticia,nunca hay k dejarse vencer y siempre hay k luchar hasta el ultimo aliento.

Inma,¿podrias poner para k se lea el texto mejor,para arrastrar el raton,y las lineas k este leyendo se vean con fondo azul y letras blancas?

Caparatodos dijo...

me encanta pero ayyy ya quiero saber que pasa! y yo pienso como delfina! si sabes que no hay forma de salvarte... es decidir entre cantidad o calidad y yo eligiria calidad porque de que sirve vivir 3 años de clinica en clinica y tratamiento en tratamiento sintiendote para el cu y sin poder disfrutar? prefiero 3 meses bien vividos junto a los que amo ademas, así les evito el sufrimiento a ellos! Por qué prolongar la agonia??? y seguro con la operación Delfina no dure mucho más porque, te digo, que cuando a un enfermo de cancer lo operan y no pueden curar más que mejorar empeora porque la enfermedad se propaga mucho más rápido :( y lo sé por experiencia...

AMO la nove, Inmilla!!! te quiero mucho y espero YA YA YA más que no aguanto! jajaja pobre Peter me parte verlo tan bajoneado... lamentablemente no deben llevarse los problemas a casa ni tomarlos personales porque afectan ya sus decisiones como profesional pero es imposible no hacerlo cuando conoces a un paciente tanto tiempo!

MAS MAS MAS!!!

Caparatodos dijo...

¡¡¡¡¡FELIZ CUMPLE Inmilla!!!!! te quiero mucho amiguita!!!! :D que lo pases increible!

vale dijo...

Más me encanta!

Publicar un comentario