miércoles, 17 de septiembre de 2014

Capítulo 20 - ¡Ni que fuera verdad!

Hola!!! Sí, a estas horas aparezco porque me acabo de acordar que como martes que es (en realidad era porque aquí son más de las doce de la noche) tenía que subir capítulo tal y cómo había dicho que iba a hacer. 

Así que aquí está, más vale tarde que nunca =)- Espero que lo disfrutéis y me dejéis vuestras opiniones. Gracias por leer y comentar, =). Se acaba el noviazgo, vuelta a la realidad.... BUENAS NOCHES!



CAPÍTULO 20

En el trayecto al aeropuerto el silencio invade el coche, Peter solo se dedica a frotarme la espalda y eso me reconforta; mientras que a veces veo como Mike nos mira por el espejo retrovisor y sonríe.

- Llegamos chicos – nos dice, mientras entra en el aeropuerto y aparca donde puede.

- Volvemos a casa – dice él mirándome.

- Por fin – respondo y sonrío.

Nos bajamos del coche y Mike nos da las maletas.

- Cuídate mucho Lali. – me dice él y yo lo abrazo.

- Te lo prometo Mike, no sé cuándo vuelva pero estoy feliz por haberte visto de nuevo. Cuando pilles vacaciones ven a verme por favor – le digo sonriendo y nos abrazamos de nuevo.

- Peter encantado de conocerte, y cuídala por favor. No le hagas daño, ya has visto que somos muchos los que la queremos y por mucho que te escondas te encontraremos – le advierte Mike divertido, ambos se saludan con un abrazo.

- Prometo cuidarla y no hacerle daño, sobre todo por mi propio bien – responde Peter los tres reímos.

Mike se monta en el coche y cuando arranca, Peter me pasa un brazo por el hombro y entramos en el aeropuerto. Aún es temprano y teniendo en cuenta que el tema de facturación no tenemos que hacerlo, recorremos un poco algunas tiendas.

- Debería comprarle algo a Euge – digo parándome en una tienda de recuerdos de Irlanda.

- Puede que si llegas sin nada, te devuelva a aquí para que le lleves algo – bromea Peter y entramos en la tienda. – Además apenas hablaste con ella en estos tres días.

- Dos veces creo – respondo cogiendo un llavero de Leprechaun.

- Ah bueno, entonces te va a bombardear cuando llegues a tu casa ¿lo sabes no? – me dice él mirando también que puede comprar en la tienda.

- Sí lo sé – respondo convencida de la reprimenda que e espera por no haberla llamado – aunque en mi defensa diré, que apenas he estado cerca del móvil. Y también puedo decir que no tenía cobertura ¿colará? – preugnto con cara inocente.

- Ni de coña. – responde él y ambos reímos – lo encontré – dice de pronto.

- ¿El qué? – pregunto acercándome a él.

- Esto – dice y me muestra un llavero de un trébol de cuatro hojas. – Es el que más se parece a tu tattoo.

- Sí, se parece bastante – respondo mientras él mira el llavero y yo no quito mis ojos de él.

- Con esto, siempre voy a tener algo que me recuerde a este maravilloso lugar, porque vi poco pero es precioso.

- Sí, espectacular. – Respondo sonriéndole. – Vamos a pagar, que se nos viene el tiempo encima.

Nos acercamos al mostrador y cada uno paga lo que ha comprado. Salimos de la tienda, y sigo dándole vueltas a lo que ha dicho. Pasamos a la sala de embarque y me acerco a la máquina expendedora a por algo de comer. Primero me dice lo de que se parece a mí tatuaje, y luego me suelta que ya tiene algo que recordar Irlanda. Me estoy poneindo nerviosa, o mejor dicho, él me está poniendo de los nervios y…

- ¡Lali! – me llama Peter, chasqueando los dedos delante de mis ojos – ¿En qué piensas chiquilla? Que estás ahí mirando a un punto fijo y das miedito – bromea.

- ¿Puedo ser sincera? – le pregunto sin pensarlo porque si no, no lo suelto.

- Siempre he querido que lo seas, no sé por qué ahora… - me responde pero yo lo corto.

- ¿A qué ha venido lo del puñetero llavero? – le pregunto mientras me meto un M&M en la boca.

- ¿Perdón? – pregunta con cara de no entender a qué me refiero.

- Joder Peter no te hagas el desentendido. – le respondo y me quita una bolita de chocolate de la bolsita – Primero me dices que te lo compras porque es el más parecido a mi tatuaje y luego que es para recordar este lugar.

- ¿En qué momento he dicho que lo comprara por qué se pareciera a tu tatuaje? – me pregunta.

Esa miradita que me echa me hace saber que me está picando, me está buscando las cosquillas y cuando le intento responder, dan un aviso por megafonía para avisar que nuestro vuelo está a punto de salir. Nos levantamos, cada uno con su maleta y billetes en mano, y subimos a bordo.

Nos sentamos, y no hablamos durante un rato, me ha molestado lo que me ha dicho pero en el fondo siento que lo hace solo por buscarme la lengua.

- Si me sigues mirando me vas a gastar – me suelta tan campante de pronto.

- No te estoy mirando, idiota. No tengo culta que estés al lado de la ventanilla y quiera ver que pasa fuera.

- Sí, claro – responde, me mira y se ríe.

- ¿Te estás riendo de mí? – le pregunto molesta.

- Un poquito – dice él y sin más, se acerca y me besa.

Me planta un beso en los labios y muy a mi pesar porque no me ha gustado los comentarios anteriores, mi boca se mueve al son de la suya y me dejo hacer.

- Peter – consigo decir en tono de queja – para por favor.

- Estaba jugando un poquito. Tenías que animarte, no saliste bien de tu casa y aunque fuera poniéndote en mi contra tenía que darte algo en lo que pensar.

- ¿Qué estás diciendo?

- Vamos a ver Lali – me dice ahora en un tono más serio – Hemos pasado unas dos semanas conociéndonos,  y en estos tres días nos hemos conocido más a fondo. Y te juro que han sido increíbles, exceptuando algunos momentos irritantes, pero ha sido genial.

- ¿Pero? Porque obviamente hay un pero.

- Claro que hay un pero – dice él sincero – Esto no ha sido del todo cierto. Ahora volvemos a la realidad, a nuestro día a día y quizás lo que hayas sentido por mí este fin de semana, pase o cambie. O sencillamente te des cuenta que no era tanto como creías. Este llavero es lo más parecido que he encontrado a tu tatuaje, a esa marca que tienes en un tu piel, una piel que he saboreado cada centímetro y que espero haber marcado aunque sea un poco. Por eso, para mí este llavero es importante porque además de recordarme a este hermoso lugar me va a recordar lo increíblemente bien que me lo he pasado aquí contigo y la oportunidad que he tenido para disfrutarte.

- ¿Crees que me he acostado contigo porque estaba agradecida? – le pregunto confusa.

- No. Hay una atracción que no podemos negar pero claro que ha influido. – me asegura él.

- No sé que decirte Peter. – Sus palabras me hacen dudar de lo que siento. – No te voy a decir que estoy enamoradísima de ti, la verdad. Pero sí me gustas, me siento bien contigo y…

- Tú a mí también me gustas – me dice y me vuelve a besar – Te propongo algo.

- ¿Boda? – bromeo para distender el momento.

- Todavía no, es muy pronto – responde él – Te propongo que dejemos las cosas ir, que vayan sucediendo como tiene que ser. Que lo que ha pasado no signifique un compromiso ni una obligación de uno con el otro.

- Vamos, que me puedo acostar con quien yo quiero ¿no?

- Si es lo que quieres, sí – respondo no muy convencido, creo. – Aunque para serte sincero, no me agrada la idea.

- ¿Entonces a dónde quieres llegar?

- Quiero que ahora seamos realistas y vayamos viendo si de verdad encajamos el uno con el otro como me ha parecido estos tres días. ¿Qué dices?

- Qué quizás lleves razón. Que obviamente no podemos mantener una relación que ha empezado con una mentira ¿no?

- Aunque haya habido algo de verdad en esa mentira.

- Sí, la ha habido. Pero tienes razón, vamos viendo lo que va pasando en cuanto volvamos a nuestra rutina.

- Perfecto – me responde y me da un toquecito en la nariz y yo respondo arrugándola y sonriendo. – Pero tenemos que hacer un trato: amigos, pase lo que pase.

- Trato hecho. – le doy la mano para sellar el trato - Pero como aún estamos pisando suelo irlandés y esta locura de viaje no ha terminado, ¿puedo darle un beso de despedida a mi novio? – pregunto por impulso.

- La pregunta sobra. – responde tirando de mi mano y dándonos ese beso de despedida de nuestra ficticia relación.

El beso lo interrumpe la voz del piloto que nos indica que vamos a despegar. Nos miramos, sonreímos y nos acomodamos para despedirnos del casi cuento que hemos protagonizado.

11 comentarios:

Giulia Lupi dijo...

ya me parecia raro que no subieras jajaja! Muy lindo cap aunque yo no habria puesto en duda lo que ambos prueban porque esta claro que es verdadero. Ya me imagino lo que va a pasar cuando euge los vea.. jajajaj estilo cande va a hacer todas las preguntas que lalita no quiere ajjaja como todas las amigas de este mundo ajja. No veo la hora de leer como seguirà la historia aunque espero no con ellos separados. Espero mas, beso!!!TQ Giu

Anónimo dijo...

ojala no se separen con tan lindos juntos . massssssssssss

Alejandra Torrejón dijo...

Me parece muy bien que ahora intenten ver si de verdad lo que tienen es real y tiene futuro, yo ya lo tengo claro pero... Ansiosa de que llegué ya el próximo capítulo guapa

Chari dijo...

Ayer no me dejaba comentar.
Peter tiene muy claro k la quiere,y para mi él espera k ella esté segura k también lo quiere.

Caparatodos dijo...

lo increíble que está esta historia!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! la amoooooo, Inmilla! ME fascina es poco :D

Caparatodos dijo...

lo del puñetero llavero ajaajajajj

Caparatodos dijo...

estos dos, como les gusta picarse mutuamente eh ajajajaja ME ENCANTA!!!!!!!!!!!!

Caparatodos dijo...

"Una piel que he saboreado cada centímetro y que espero haber marcado aunque sea un poco." :O OMG!!!! ME dice eso y me derrito AHÍ MISMO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! No puede ♥

Caparatodos dijo...

DALEEEEEEEEEEEE juéguensela y no lo piensen tanto!!!!!!!!!!!!

Caparatodos dijo...

♪ ♫ ♪ Aqui Hay Amo-uh-oh-uh-oh-uh-oh-uh-or
Aqui Hay Amo-uh-oh-uh-oh-uh-oh-uh-or
Aquí Hay Amor Amor
Aquí Hay Amor Amor
Aquí Hay-i-ay-i-ay-i-ay-i-ay-i Amor ♪ ♫ ♪

Caparatodos dijo...

Quiero más amiga!!!!!!!!!!! no puedo estar más enganchada con esta historia! Genia como siempre TALENTOSA! ♥ Te quiero!

Publicar un comentario