sábado, 20 de octubre de 2012

Capítulo 41 Segunda Temporada

GRACIAS!!!!!!! si bien en el anterior capítulo hay 7  firmas, estuvieron siempre al pie del cañón a pesar de que yo no fui constante subiendo la nove.... además aunque no hay muchas firmas, decidí subirles el último cap de la nove ya porque pasaron las 70.000 visitas en el blog.... no me lo creo, GRACIAS!!!!!!!!!!!!!!!!

Espero que disfruten de este último capítulo... pero no os preocupéis que aun queda el epílogo jajaja. Aunque para el epílogo os pediría que firmárais un poquito más porfi (^_^) 

GRACIAS!!!! a todas por leer y firmar <3

PD: creo recordar que es el capítulo más largo que escribí en toda la nove... ojalá que os guste al leerlo tanto como a mi al escribirlo.

TWITTER: @Inma_06
__________________________________________________________

CAPÍTULO 41

- Buen día bombón – dije cuando Peter abrió sus ojos, estaba apoyada en su pecho mirándolo.

- Muy buen día princesa – me respondió y buscó mis labios - ¿Qué hora es?

- Recién las 11 de la mañana – respondí y bostecé.

- ¿Tenés sueño? Yo dormí de maravilla – contestó con su sonrisa de costado.

- ¿Dormir? Lo que me dejaste dormir, lo dormí de maravilla – contesté.

- Ahora la culpa es mía ¿no? … No te puedes quejar.

- Y no me quejé, pasé una noche maravillosa entre tus brazos.

- ¿Sí? – preguntó y yo besé su cuello – Yo también disfruté mucho de vos hermosa… ¿Te puedo decir algo? – y yo asentí - Estuviste más juguetona que nunca – dijo riendo.

- Pitt – dije mientras escondía mi cara con su pecho… y sí, anoche hicimos cosas que nunca antes hice con él ni con otro, pero me daba algo de vergüenza hablar de eso.

- ¿Ahora te avergonzas? – me preguntó acariciando mi pelo y mi espalda desnuda – sos tan hermosa.

- Me da cosita que digas esas cosas – dije poniendo cara de buena – Aunque a mi también me encantó lo de anoche. Te amo – nos besamos – Creo que tenemos que levantarnos.

- No, quedemos en la cama todo el día – dijo él abrazándome.

- ¿Y la boda? – pregunté.

- Bueno, nos levantamos con el tiempo justo para prepararnos, pero no quiero separarme de vos – y empezó a besar mi cuello.

- Venga Pitt – dije riendo por las cosquillas que provocaban sus besos.

Aunque nos costó, nos levantamos, nos duchamos juntitos y nos vestimos, yo con el conjunto que había dejado fuera de la maleta el día anterior y Peter con una camiseta blanca y unos jeans que estaba muy… demasiado bueno.

- Buen día – dijo Peter cuando llegamos abrazados a la terraza donde estaban desayunando.

- Me encanta veros así – dijo mi madre.

- Gracias mami – dejé besos en los cachetes de mis padres y mis suegros – ¿los demás?

- Aun duermen cariño – contestó Claudia.

- Hoy nos espera un día largo por delante – aclaró mi padre.

- Largo pero hermoso – concluyó Peter y me besó.

Desayunamos con nuestros padres, y poco más tarde se unieron el resto a la mesa. Bea insistió en que antes de comer fuéramos por toda la estancia para echarnos fotos, no solos Peter y yo, sino también con nuestros hermanos, padres, e hijos… o casi de momento. Era inútil rebatirle que estaba cansada de fotos, sobre todo cuando a Peter le faltó tiempo para decirle que era una idea genial. Así que después de desayunar, recorrimos el jardín del lugar echándonos fotos todos juntos.

Después de un largo rato, regresamos para comer… ahí empezaron de nuevo mis nervios, apenas tenía hambre. En realidad no sabía ni por qué estaba nerviosa, porque ya estaba casa con  Peter, pero los nervios del día anterior se volvieron a instalar en la boca de mi estómago y no podía comer. Comí algo por no escuchar a mi madre, ni a mi suegra, y menos a Peter… bendita la hora en que se enteró de mi facilidad para tener anemia, a veces es demasiado pesado con eso, aunque sé que lo hace por cuidarme.

- Señora Claudia – se acercó al salón en el que estábamos una de las encargadas del lugar – acaban de llegar Julio y Diana, los estilistas.

- Sí, dile que pase, nosotros ya terminamos de comer – contestó mi suegra.

- De acuerdo – se retiró y volvió con los estilistas.

Saludaron y mi suegra los presentó a todo los presente.

- Lali, llegó la hora – dijo Bea levantándose y tirando de mi mano – Venga, que te tienes que preparar.

- Está bien – respondí y me giré a Peter – ahora nos vemos, te amo – lo besé y me levanté, pero el me agarró de la mano y me giró.

- Yo también te amo – contestó y nos volvimos a besarnos.

Se escucharon unos cuantos “pollerudos” por parte de mis cuñados, pero Ana y Noe se encargaron de callarlos y después de eso se oyeron risas

Las mujeres nos fuimos a la habitación que compartía con Peter, y los hombres a la que había sido adjudicada a mis suegros.

Cuando subí, me tenían preparado un baño de espuma, ordenado por mi madre y mi suegra para relajarme. Media hora después salí, y me puse en manos de Julio y Diana, ellos eran los encargados de maquillarme y peinarme.

Ana, era la encargada de ir contando como iban las cosas en el cuarto de mis suegros… por el móvil Pepo le iba contando lo nervioso que estaba Peter.

Sin darme cuenta, como si hubiesen pasado 5 minutos, eran ya las 7 de la tarde… media hora para la boda, ya estaban llegando los invitados, lo podía ver desde la ventana de mi habitación.

- Hija, el vestido … hay que ponértelo ya – dijo mi madre.

- Estoy nerviosa, hay mucha gente – respondí.

- Más o menos como ayer – dijo Bea asomándose.

- Sí, pero ayer me lo encontré… ahora los estoy viendo llegar y cada vez hay más – dije mordiéndome el labio.

- Deja de morderte el labio que te vas a quitar el maquillaje – me riñó Noe.

- Lali cariño, es gente que conocés, a algunas más y a otras menos, pero las conocés. Están aquí para compartir tu felicidad y la de mi hijo. Tranquila – dijo Claudia.

Me relajé un poco con las cosas que me iban diciendo mi madre y Claudia. Con mucho cuidado me pusieron el vestido, y por último me colocaron el velo… algo que me gustaba del velo además de los bordados es que no era el típico velo que cubría la cara, sino que desde el primer momento caía hacia atrás sobre el vestido.

- Toma, te llaman – dijo Bea dándome el móvil.

- ¿Quién? – pregunté.

- Hola amiga!!  - escuché la voz de Cande, Euge y Rochi.

- HOLA!!! ¿Estáis abajo? – pregunté.

- Sí, te paso a alguien – dijo Euge.

- ¿Lali? – escuché la voz de Martina.

- Hola mi amor – respondí, me estaba empezando a emocionar.

- Es increíble como están todos, esperando a que bajes… acabo de ver a Peter y está ansioso – dijo.

- Yo también estoy ansiosa, y nerviosa – dije riéndome.

- Tranquila, todo va a salir genial… y vamos a ser los cuatro felices como una familia… ¿no? – preguntó.

- Eso espero guapísima – contesté y la emoción empezaba a notarse en mis ojos brillosos.

- Ahora te veo, Dani y yo te queremos mucho – contestó.

- Yo también los quiero.

- ¿Sólo me querés? – escuché su voz.

- Te quiero, te amo, encandilada me tienes – respondí.

- Me enteré que estás nerviosa, ¿puedo subir?

- Creo que te matan si subes – y ambos reímos – Además, vas a tener que saltar unas cuantas barreras de seguridad, empezando por mis hermanas y terminando por mi madre y la 
tuya.

- Está bien, mejor me quedo acá esperándote… no tardes ¿sí? Te amo, no olvides nunca.

- Nunca lo voy a olvidar, te amo. Mejor te dejo, que quieren darme los últimos retoques, te veo en nada – sonreí como si él pudiera verme y colgué.

Julio me dio los últimos retoques, y cuando salí al pasillo mi padre ya estaba esperándome. 

Bajaron todas las personas que estuvieron acompañándome y hasta ese momento para colocarse en sus correspondientes asientos, y después bajé yo del brazo de mi padre.

Cuando salí de la casa, a la parte del jardín donde estaba preparada la zona de la ceremonia, vi a todos los invitados. Y los flashes no tardaron en aparecer… pero pasaron a segundo lugar, cuando vi que al final de aquella alfombra estaba él con su traje negro y camisa blanca. Estaba hermoso, pude notar como sus ojos tenían un brillo especial.

Fui andando, y cuanto más me acercaba, más personas queridas para ambos iba viendo… mis amigas de toda la vida, nuevas amigas y amigos que había hecho en este tiempo y eran prácticamente de la familia. Mi madre, mis hermanas, mis cuñados, mi suegro, nuestros futuros hijos.

Al llegar al final de la alfombra mi padre soltó mi brazo y agarró mi mano a la de Peter. Mis nervios desaparecieron en ese momento… estaba rodeada de gente que me quería y a la que yo quería… y al lado del hombre que había llenado mi vida de felicidad y lo iba a seguir haciendo por tiempo indefinido.

El cura dio comienzo a la ceremonia… si es cierto que soy creyente, no creo en la iglesia como representante de ese Dios en el que creo, pero no puedo negar que la ceremonia fue preciosa. Y más aun cuando tanto para sorpresa mía como de Peter mi madre y su padre dijeron unas palabras juntos.

- Sí es cierto que algún día soñé que te casarías, pero jamás me imagine que lo harías en este lugar, rodeada de tanta gente, gente que te quiere. Si bien en un principio vuestra relación fue difícil y algunos no estuviéramos muy convencidos de que fuera a funcionar, hoy me alegro de que nos equivocáramos. Porque estoy segura que no serías ni la mitad de feliz si no estuvieras con Peter… Gracias Peter, gracias por hacer a esta persona que es un pedacito de mí, tan feliz. – dijo mi madre… estuve aguantando las lágrimas pero en ese momento no pude evitarlo, y empezaron a rodar por mis mejillas. Aunque en cuanto Peter mi vio me consoló apretando mi mano y secando esas lágrimas.

- Bueno, después de estas emotivas palabras de mi consuegra, solo me resta decir, gracias Lali por llegar a la vida de Peter, y a la nuestra también. Y desearles toda la felicidad que se merezcan y más. Los quiero muchísimo a los dos – añadió Juan.

Llegó el momento de las alianzas.

- Mariana Espósito, ¿aceptas a Juan Pedro Lanzani por esposo?

- Sí, acepto.

- Juan Pedro Lanzani, ¿aceptas a Mariana Espósito por esposa?

- Estaría loco si la rechazara… sí acepto.

- Las alianzas por favor – pidió el cura y mi padre nos las dio.

- Con este anillo no solo te prometo amor y fidelidad, sino amarte cada día más y estar contigo siempre, en las buenas y en las no tan buenas. Elegirte cada día de mi vida como la persona con la que quiero estar por siempre, y agradecerte todos los días por regalarme tu amor – dije yo, de nuevo con algunas lágrimas de felicidad, mientras le ponía a Peter su alianza.

- Con este anillo, te prometo amarte y serte fiel siempre. Pero también te prometo acompañarte en todos los momentos y situaciones que nos toque vivir, no te prometo no enojarme porque no lo cumpliría, pero sí te prometo una reconciliación para cada enojo o discusión. Y darte todos los días gracias por estar conmigo, y por compartir tu felicidad conmigo, y si Dios quiere, con nuestros hijos. – dijo él mientras me colocaba la alianza.

Después de los votos, el sacerdote nos dio la bendición y nos declaró como marido y mujer, que sentenció con un “puedes besar a la novia”. Creo que nos faltó el tiempo para unir nuestros labios y los invitados comenzaron a aplaudir.

- Te amo – dijimos al mismo tiempo sobre nuestros labios y después de sonreír por esa hermosa coincidencia volvimos a besarnos.

La ceremonia finalizó y todos se acercaron a felicitarnos. Después de un gran rato, los invitados pasaron al salón de celebración, mientras que Peter y yo fuimos al lugar que habían habilitado para la prensa para que todos los que habían ido pudieran conseguir las fotos que querían. Agradecimos a todos por estar allí, y después de unos cuantos besos a pedido de los periodistas, y que ambos no tuvimos problemas en concederles, volvimos al salón.

Al entrar comenzó a sonar la marcha nupcial, y todos se pusieron de pie para aplaudir al tiempo que coreaban “VIVAN LOS NOVIOS”.

Nos sentamos en nuestra mesa, compartida con nuestros padres, y en otra muy cercana, nuestros hermanos, cuñados y Martina y Dani.

El murmullo de la gente hablando no cesó en toda la noche mientras se fue dando la cena. Aunque a decir verdad, nosotros a penas cenamos… cuando pasó un tiempo, nos levantamos y comenzamos a pasarnos por las mesas para agradecer la asistencia de todos.

- Por favor, a todos los asistentes pido su atención – escuchamos la voz de Nico con micrófono en mano.

- Peligro – dijo Peter y ambos reímos, Nico y un micrófono o cámara eran una combinación explosiva.

- Le pido encarecidamente a los novios que se acerquen al centro de la pista, llegó la hora de inaugurar el vals – dijo – Esperemos que les guste el repertorio elegido a los novios, es una sorpresa de sus amigos para ustedes, Lali y Peter adelante.

Cumplimos con su pedido y fuimos al centro de la pista.

- Que comience la música – exclamó.

Y tan solo empezaron a sonar los primeros acordes, sonreímos y comenzamos a bailar… ¿Qué canción era? NUESTRA canción, Solamente tú. Bailamos un rato solos los dos, bien agarrados y con algún que otro beso. Después se fueron uniendo familiares y amigos. La noche fue genial, me lo pasé bomba bailando con Peter, mis hermanas, con mis futuros hijos, mis amig@s, mi padre, mi suegro… estaba bastante cansada a decir verdad.

- Mi amor, creo que va ser hora de irse – me dijo Peter abrazándome.

- Sí, tenemos que coger el vuelo – dije yo y le di un pico.

Nos despedimos de todos, antes que nada nuestras familias, y Martina y Dani que estaban felices.

Subimos a la habitación y él fue a recoger la ropa que había preparado al cuarto de sus padres, y yo me fui al nuestro con el conjunto que Cande había elegido.

Cuando estuvimos listos, agarramos nuestras maletas y bajamos para meterlas en el coche que nos llevaría hasta el aeropuerto… nuestro destino era Brasil.

Volvimos a despedirnos de nuestras familias y nos montamos en el coche…. Tardamos muy poco en llegar al aeropuerto, y ahí después de facturar solo tardamos media hora en embarcar.

- Estoy… mejor dicho SOY feliz – dije cuando  ya estábamos volando y me acurruqué en el hombro de Peter.

- Yo también soy feliz hermosa, te amo – me respondió y que mejor respuesta a esa que un beso.

- Yo también te amo – dije después de besarlo, y cerré mis ojos con mi cabeza en su hombre y su brazo sobre los míos.


___________________________________________________________

Y.... ¿qué tal estuvo? Gracias por leer <3

11 comentarios:

Anónimo dijo...

me encanto mas noveeeeeeeeeeeeeeeeeee

Andreina dijo...

me encanto quiero el epilogo por fiss que bien la boda me encanto
@LaliterLoveFore

Anónimo dijo...

Queria/ quiero q continueeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee

X favor sube epilogo ya!!!

El cap ree laguito! ME ENCANTO !!

1 favor: si puedes haz algunos caps mas 4 mas x fiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii - Quiero q rdactes la luna de miel, y el final con dani y martina y sus hijitos

ME ENCANTO!

Valen

Anónimo dijo...

Epilogo ya ! ME fascino !!

carolina dijo...

si sube mas capitulos porfaaaaa

Anónimo dijo...

Me encaantoooo!! espero el epilogo :)

Arii dijo...

Aaaa qe amor, quieero el epilogo :D
Besoo

Arii - @AriadnaAyelen

Anónimo dijo...

quiero 3 temporada o otra novela porfavor

Anónimo dijo...

Muy linda la noveeeee!!!!! me encantoo
@fio_JPL

CHARI dijo...

Simplemente MARAVILLOSA ,d principio a fin.

Mely dijo...

Hermoso final me encanto ;3

Publicar un comentario