miércoles, 2 de marzo de 2016

Capítulo 71 - ¡Ni que fuera verdad!

Hola!! Aquí os dejo un nuevo capítulo, aunque no comentó nadie sé que hubo gente que lo leyó porque lo puedo ver dentro del blog. GRACIAS por leer y a ver si para la próxima historia además de leerla os animáis a comentarla. BESOS!



CAPÍTULO 71

- Hola mi niña – me saluda Héctor cuando me ve en la recepción. - ¿Estás bien? No tienes buen color cielo.

- Es que para ser la hora que es ya tengo un día bastante completo. He quedado con mi madre Héctor, ¿está en la cafetería?

- Sí vengo de allí y estaba hablando con los camareros. Está esperándote. ¿estás bien de verdad?

- Sí, gracias – le agradezco con un beso y voy a buscar a mi madre – Hola mamá.  – intento no perder los nervios.

- Hola hija, siéntate allí junto al ventanal, ahora voy, dos segundos. ¿Quieres tomar algo?

- No, tengo el estómago revuelto gracias.

Voy a sentarme y cinco minutos después de que ella se haya quedado a gusto echándole broncas a todo cristo, se sienta junto a mí.

- Me alegra verte hija, hace mucho que no hablo contigo.

- Pues si no lo haces es porque no quieres – le digo sincera y ya no soy capaz de contenerme más – además, sé de sobra que te tienen bien informada de cada movimiento que hago.

- ¿Qué dices Mariana?

- Dime por favor que todo lo que me ha llegado por correo hoy es mentira. Dime que no has sido capaz de unirte a Óscar para separarme de Peter a toda costa. Dime por favor que ese cabrón me ha vuelto a mentir.

- Mariana el lenguaje.

- ¡Joder contigo mamá! Te estoy diciendo que sé que me has estado haciendo daño y a ti te preocupa que no hable adecuadamente.

- Baja el tono.

- No me da la gana – grito y comienzo a captar más la atención de los clientes – dime que ese cabrón, porque lo es, me ha mentido.

- Hija… yo… - ella busca palabras para intentar justificarse, pero la miro a los ojos y sé que le preocupa más que todo el mundo la esté mirando a que yo la haya descubierto.

- No me lo puedo creer. De Óscar me lo podía esperar ¿pero de ti? ¡ERES MI MADRE! ¡SE SUPONE QUE TIENES QUE PREOCUPARTE POR MI FELICIDAD NO ARRUINARMELA!

- Es que ese hombre no puede ser tu felicidad Mariana – me contesta en un tono de voz normal, totalmente contrario al mío – salgamos de aquí y vayamos a mi suite para seguir hablando.

- ¡Y UNA MIERDA! – grito soltándome inmediatamente - ¡No voy a ninguna parte contigo! Eres una cobarde mamá. Te preocupa más que toda esta gente nos esté mirando a que yo haya descubierto la manera en la que me has traicionado. ¡¿CÓMO HAS SIDO CAPAZ MAMÁ?! ¡¿Me querías usar para seguir cerca de tu a…

- ¡LALI! – escucho el grito de mi padre desde la puerta y viene hacia a mí – Ya basta, este no es sitio para discutir esto.

- ¡¿Tú también lo sabías?! ¿Pero qué clase de familia es esta Dios mío?

- Mariana tu padre lo sabe porque se lo conté todo, me estaba comiendo la culpa. Y ya por favor, salgamos de aquí – suplica ella llorando y muerta de vergüenza.

- Claro que salgo de aquí, pero porque no os quiero ver. No sé cómo has podido hacerme esto mamá.

- Lali cielo.

- ¡Cállate papá! No intentes defenderla porque no tiene defensa. ¿Y tú? ¿Si lo sabías porque no me has contado nada eh? ¡¿POR QUÉ?! – le grito a la cara.

De pronto, todo se vuelve negro y dejo de escuchar. Un olor fuerte me despierta y al abrir los ojos, estoy en una cama muy grande. Miro a mí alrededor y están mis padres junto a Héctor.

- Estás en mi habitación cariño – dice mi padre - ¿Cómo estás?

- Quiero irme de aquí.

- No puedes hija, viene un doctor para acá.

- No necesito un médico. Solo ha sido un desmayo por todo lo que me ha pasado – digo y me levanto, aunque aún estoy algo mareada – Y tú – miro a mi madre – no me vuelvas a decir hija.

Sin decir más, y soltándome de las manos que intentan hacer que me quede, salgo de la habitación, corro al ascensor para evitar que me frenen y por suerte se abre rápidamente antes que mi padre y Héctor me alcancen. No sé que hacer ni adonde ir. Lo que sé que ahora mismo soy incapaz de conducir. Camino hasta encontrar a un taxi y le doy la dirección de la academia. Los chicos deben estar allí ensayando la fiesta de Navidad que darán para sus padres y necesito distraerme para no pensar y no llamar a mi madre y decirle todo lo que ahora mismo siento dentro de mí. Lloro todo el camino, aunque cuando me bajo en la puerta me limpio bien la cara para que nadie me pregunte.

- La jefa por aquí en su día libre… eso significa problemas – dice Sergio bromeando como solo él sabe hacerlo.

- No seas tonto. Solo que me aburría en casa. ¿Cómo va todo?

- Pues bien, yo aquí trayendo todos los adornos para decorar todo esto para la fiesta. Y cada clase ensayando su participación. Maripaz viene ahora a echarme una mano.

- Anda mira que listo tu – le digo, él siempre me hace reír.

- Hombre por favor, a ver con quien te crees que estás hablando muchacha – me vacila – me ha dicho que viene con algunas amigas que también nos ayudarán a decorar.

- Pues esos significa que mis mosqueteras van a invadir todo esto – le informo y sonrío. Ellas siempre han sido un gran apoyo desde que las conozco. No puedo quererlas más. – Bueno, dime qué has pensado poner y cómo y te voy echando una mano mientras.

- Entonces espera que vaya por la escalera más larga que tenemos para que llegues a colgar los adornos.

- Qué simpático tú ¿no? – le sigo el juego.

Comienzo a ayudarlo y mi móvil empieza a sonar. Mis padres no paran de llamarme así que decido apagarlo.

- Hombre mis mosqueteras por mi academia, ya podíais venir más a menudo a verme – le digo – que os echo de menos – saludo a Yari que viene con Dani, Mónica, Maripaz y Charo – Nai y Soraya ¿qué están currando?

- Sí. Naiara tenía un casting hoy y Soraya tenía hoy la grabación de una gala de navidad de estas de Nochebuena y Fin de año que echan en la tv y era una de las maquilladoras. – explica Moni.

- Sí, muy fuerte que no nos haya avisado antes – dice Charo sacando su vena fan – tía que van nuestros Auryn.

- ¿No estáis un poquito grande ya para eso? – interviene Dani.

- Mira Willy Fog, vamos a tener el día en paz eh – interviene Yari, cual fan también. – Pero bueno, aquí nos tenéis para que saquemos nuestras dotes de decoradoras y os ayudemos a darle vida a esto.

- Gracias chicas – les agradezco y las abrazo – os necesitaba mucho.

- Voy arriba a traer más cosas, ¿me acompañáis?

- Sí, y me gustaría ver cómo van con los ensayos ¿podemos amor? – le pregunta Maripaz a Sergio.

- Claro que sí bellísima – responde él cual hombre enamoradísimo con un beso.

- Hermanilla ¿estás bien? – me pregunta Yari cuando los demás están subiendo.

- Sí, tengo algo de fatiga pero porque Euge, Sonia y Julia han llevado churros para desayunar y me deben haber caído mal.

- ¿Te voy por un aquiarius o algo? – se ofrece ella.

- Por favor, creo que me vendría bien. La máquina expendedora de refrescos de este patio está estropeada, tienes que ir a buscar a la de afuera.

- Vale. No te muevas y si te mareas siéntate en el suelo para que no te caigas y te golpees.

- Vale mamá – le digo sonriendo para quitarle la cara de preocupación que tiene.

- Estás muy pálida mi niña. Ahora vengo – dice y va rápida a por mi bebida.

Me mareo un poco así que le hago caso y me siento en un banco. En ese momento la puerta de la academia se abre y entra la persona que menos me podía imaginar.

- Marella de mi corazón ¿cómo estás? – dice él mientras se acerca a mí.

- Óscar que haces aquí, no te quiero ver ni en pintura.

- Pues lo vas a tener difícil corazón porque no me voy a ir.

- ¿Qué quieres?

- Preguntarte cómo estás, aunque por la carita que tienes no parece que muy bien. ¿Cómo te has sentido al saber que la zorra de tu madre me ha ayudado a intentar separarte de tu querido novio?

- Vete a la mierda.

3 comentarios:

Giulia Lupi dijo...

Opa! Seguro que es solo por todo lo que ha pasado con su madre que esta asi? Sera que quiero ver bebè laliter? ajajaj, me gusto el capitulo, aunque muy fuerte todo lo de oscar y la madre de lali. Espero mas! un beso, Giu

Arii dijo...

A la mierda, no se quien es peor!

Alejandra dijo...

Que fuerte todo, que pedazo de cabrones son madre mia. ¿Como pueden tener tanta maldad dentro? ¿por que no se ocupan de sus vidas y de solucionar cada uno sus mierda?

Publicar un comentario