jueves, 14 de agosto de 2014

Capítulo 9 - ¡Ni que fuera verdad!

HOLA!!!! ¿Cómo estáis? 

Yo bien, disfrutando aun del veranito, y por ende, de lo que aun me queda de vacaciones, aun no me creo que estemos ya a 14 de agosto, lo rápido que pasó el tiempo, solo llevo un mes y pocos días de vacaciones, el mismo tiempo casi que me queda de vacaciones aun. =) Pero no me puedo quejar, porque aunque pasa rápido está siendo un buen verano. 

Me dejo de contar mi vida y me centro en la historia, que seguro que os interesa más. No tengo mucho para decir, veo que os gusta y me alegra muchísimo! Tengo ganas de que leáis lo que se viene, porque creo que os va a gustar más pero no lo sabré hasta que no llegue ese momento.

No queda otra, que disfrutad (espero) leyendo capítulo a capítulo, y quizás suba con mayor frecuencia, dependiendo de las entradas y comentarios en el blog. 

Muuuuuchos besos. Hasta ¿el domingo? MUACKS!


CAPÍTULO 9

Después de un rato en el baño, me salgo, me envuelvo en la toalla y en el albornoz y salgo a la habitación.

- Libre – digo mirando a Peter que está viendo la TV.

- Perfecto. ¿Es algo muy formal? Porque traje un traje de chaqueta y no sé si me lo debo poner.

- No. Con una camisa es suficiente, no te preocupes.

- Perfecto, ahora salgo.

Entra en el baño y cierra la puerta. Yo busco la ropa que me voy a poner. Diez minutos después de decido. Me empiezo a cambiar y justo cuando me acabo de poner la ropa interior Peter sale del baño envuelto en la toalla.

- Perdón, se me ha olvidado la ropa interior – me dice.

Él está fijamente mirándome y yo no me quedo atrás, estoy embobada con ese cuerpazo que tiene y encima está mojado. Claramente estoy al borde un colapso.

- No te preocupes- respondo.

Busca lo que necesita y vuelve al cuarto de baño. Yo busco mi móvil y llamo a Euge.

- ¡Por fin nena! – escucho a mi amiga del otro lado – te dije que me llamaras cuando llegaste. Y no creo que sea ahora al menos que os haya pasado algo.

- No tranquila no nos ha pasado nada. Pero cuando llegamos, estaban todos aquí y les presente a Peter. Después nos hemos acostado porque veníamos muy cansados y hace un rato que nos hemos despertado – le cuento apenas sin respirar.

- Coge aire hija, que parece que te has tragado al correcaminos. Te noto nerviosa, ¿va todo bien? ¿Tu madre sospecha algo?

- No, hasta aparentemente Peter le cae bien. Esta mañana mientras hablamos me entró pánico solo de pensar lo que pensarían todos si se llegan a enterar de la mentira pero Peter me tranquilizó.

- Lali lo estás haciendo por ti, por una vez estás pensando en ti antes que en los demás.

- Algo parecido me dijo Peter. Pero no puedo dejar de sentir que los estoy defraudando. Le estoy mintiendo a mi familia Euge.

- No estás cometiendo un delito Lali. Estás intentando librarte de una situación incómoda para ti, nada más.

- Sí pero creo que me estoy cavando un agujero enorme bajo mis pies.

- ¿Por qué?

- Porque a veces Peter tiene actitudes que provocan unas emociones y unos sentimientos en mí que no sentía hace mucho amiga, y tengo miedo.

- Piensa que si termináis juntos, ya no estarías mintiéndole a nadie.

- Pero me asusta Euge. Ninguna relación seria que he tenido me ha durado. Y sinceramente después de lo que me hizo Marcello no es que confíe mucho en los hombres.

- No puedes juzgarlos a todos porque hayas tenido malas experiencias La. Eres joven y ni me vas a decir que no vas a enamorarte más por culpa de relaciones fallidas.

- Ese es el problema, que Peter me está empezando a gustar cada vez más y a veces siento que le gusto y otras que esa confianza se debe a que soy una clienta. 

- No digas tonterías.

- ¿Tonterías? ¿Me vas a decir que sabes las confianzas que se toma con otras de sus clientas? – le pregunto porque necesito aclararme.

- Pues no, no lo sé. Pero si quieres le pregunto a Nacho.

- Euge te estoy hablando en serio – me quejo porque todo se lo toma a broma.

- Ok. Ya te dije que a mí me parecen que hacen buena pareja. Peter está soltero, tú también… si te gusta intenta conquistarlo.

- ¿Tú me escuchas cuando te hablo? Te estoy diciendo que no confío en que pueda tener una relación seria y tú quieres que lo conquiste. A eso vamos a sumarle la vergüenza que voy a sentir si llega a rechazarme.

- Eres muy complicada.

- Y tú una amiga que no me está ayudando para nada.

- Mira, lo primero ahora es hacer el mejor papel de tu vida siendo la persona más enamorada y feliz del mundo. Convive con Peter estos dos días, y cuando vuelvas pues ya ves que pasa.

- Sigo hecha un lío, que lo sepas mala amiga – le reprocho y ella se ríe.

- Yo también te quiero amiga.

- Mañana hablamos, ahora tengo una cena familiar para el gran anuncio.

- ¿Sabes ya que va a decir tu prima Rocío? – me pregunta.

- Sí, me lo ha contado hace un rato. Se ha casado en secreto con Nico hace unos cinco meses creo que me ha dicho.

- Sí claro, tu prima Rocío casada. ¿Otro chiste?

- Es en serio Euge – le aclaro – y no es solo eso. Está embarazada de tres meses.

- No jodas – ella tan directa como siempre.

- Así como escuchas. Euge mañana te cuento en más profundidad si puedo llamarte, sino cuando lleguemos el domingo te lo cuento todo. Te tengo que dejar. Te quiero y cuídate.

- Yo también. Un besito y aprovecha a Peter – se despide y me hace reír, como siempre.
Cuelgo y dejo el móvil sobre la cama. Miro el reloj y me visto rápidamente al ver la hora que es.

- Listo – dice Peter saliendo del baño - ¿Voy bien?

Yo me giro y lo veo con una camisa celeste y unos pantalones beige estrechos. Está más guapo que nunca y además, el tiempo de sol que hemos tenido en España no hay duda que lo ha a provechado bastante bien.

- Perfecto – digo sonriendo – estás guapísimo. Menos mal que mis primas tienen todos novios, sino seguro que alguna de ellas no se separaba de ti en ningún momento.

- Tranquila, que aunque ellas intentaran algo, soy todo tuyo – dice y sonríe.

Qué más quisiera yo…. Que fuera todo mío. ¿Seguro que quiero eso? Me voy a volver loca.

- Dame diez minutos y estoy lista, es que me acordé que no había llamado a Euge y me entretuve hablando con ella.

- Yo no te pido que te vistas y te pintes en menos diez minutos – tararea la canción de Keru Sánchez y me hace reír. – Te espero en el salón.

- Gracias – le digo.

El sale, yo me peino y me maquillo tarareando la canción que segundos antes Peter había entonado. Complícame la vida se llama… ¿quiero yo complicármela? Aparto los pensamientos de mi cabeza y me arreglo lo más rápida que puedo. La hora de salir a la fiesta se acerca y apenas tengo tiempo. Diez minutos después estoy preparada y voy al salón a buscar a Peter, que está sentado en la barra americana de la cocina ojeando algo.

- Preparada – digo y él se asusta.

- Wow, tengo la novia más preciosa de toda Irlanda – dice y cierra rápidamente lo que estaba viendo.

- Gracias – digo - ¿qué estabas viendo?

- Perdón – se disculpa sin que yo entienda nada hasta que tiende un cuaderno – He entrado en tu estudio, y debajo del equipo de música estaba esto. No he podido evitar curiosear.

- ¿Es mi diario? – pregunto sorprendida acercándome a él.

- Sí, eso creo. Perdón Lali pero la curiosidad de saber cómo eras de adolescente me ha podido.

- No te preocupes, de aquella adolescente no queda nada. Tampoco recuerdo poner nada vital en ese cuaderno.

- ¿Segura? ¿De verdad no queda nada de esa adolescente? – me pregunta algo pícaro – Porque esa adolescente en estas páginas cuenta sobre unos cuantos amores.

- Era una niña Peter – digo quitándole importancia.

- Una niña de casi dieciocho años que estaba enamorada de un tal Zac que no le hacía caso. Pero llegó Óscar que si te lo hizo y caíste rendida a sus encantos.

- Más o menos. Pero no tiene importancia te vuelvo a repetir. A Óscar terminé por no soportarlo ni a él ni a su ego; y de Zac hace años que no sé nada. – me acerco a él y le quito el diario, y lo tiro sobre el sofá – era una niña – le recuerdo.

- Me dijiste que no te ibas a enfadar.

- Y no me enfado, solo te estoy diciendo que no tiene ninguna importancia. Mejor nos vamos ya que vamos a llegar tarde.

- Como quieras – responde él y enseguida cambia su semblante serio por una sonrisa y me ofrece su mano – señorita – me dice para que lo agarre.

10 comentarios:

Chari dijo...

Jjajajajajaja,como no se iba a tragar al correcaminos y hablar todo rápido después d ver el lomo d Peter.
K curioso Peter ,leer el díario d Lali!!!!.
Sigo pensando k Peter está enamorado d ella.

vagomi dijo...

Espero más.
Lo del baño me recordó a la película.

Caparatodos dijo...

acabo de escuchar la canción y sin duda, Peter será su perdición jajajaajaja ;)

Caparatodos dijo...

como que después de verlo salir del baño no se puso NADA nerviosa no?! ajjajajajjaja

Caparatodos dijo...

y yo creo que Peter, como también está enganchado con Lali, necesito doble o hasta triple ducha de agua fria :P

Caparatodos dijo...

UHHHH qué más habrá descubierto Peter en ese diario :O

Caparatodos dijo...

espero más Inmilla!!!!!!!!!!!!!!!!!!! :D besos TQ!

eva maria dijo...

me encantoooooooooooo pero peter es un curiosonnnnnnnnnn mira que mirar el diario de laliiiiiiiiiiiii

Ari dijo...

como van a cambiar las cosas de ahora en mas con estos dos
quiero mas mas mas
besos

Alejandra Torrejón dijo...

Se ha tragado al correcaminos jajaja buenisima la frase y el cap besazos

Publicar un comentario