miércoles, 23 de julio de 2014

Capítulo 3 - ¡Ni que fuera verdad!

Más vale tarde que nunca se suele decir, así que aquí estoy. Gracias por leer, y por comentar dejando siempre vuestras opiniones =). 

Antes del cap, os dejo una recomendación, el blog de Fati http://nohaytalcrisisencasiangeles.blogspot.com.es/

Disfrutad del capítulo MUACKS!

CAPÍTULO 3

El tercer día de mis vacaciones empieza y en vez de estar más tranquila y relajada estoy más nerviosa y estresada que cuando trabajo. Mi academia de baile funciona durante el curso escolar, desde octubre hasta principios de junio. En septiembre se hacen diferentes actividades: cursos de iniciación en distintas danzas, talleres con niños que tienen el baile como una afición, las dos últimas semanas de septiembre en la academia se hospedan diferentes bailarines que se forman allí en diferentes masterclass que se dan en ese tiempo y para las cuales se cuenta con la ayuda de muchos profesionales conocidos mundialmente y otros que no lo son, pero para los que la danza es algo más que un trabajo, es una forma de vida.

Desde que tengo uso de razón, me gusta el baile. Durante mi infancia y adolescencia era una actividad complementaria que mi madre me dejaba practicar siempre que estudiara, pero cuando entré en la carrera de gestión de empresas y marketing tuve que dejarlo aparcado. Pero solo por un par de años. Convencí a mi madre, con ayuda de mi padre, que me dejara venirme a España a seguir con mi carrera y aproveché para seguir con mis clases de baile, aunque a escondidas de mi madre. Para ella, una señorita de mi clase no puede dedicarse a bailar, no está bien que desaproveche mi posición social ni que eche por tierra el apellido de la familia.

Pero por suerte, solo es mi madre quien piensa así. Mi padre me apoya en lo que hago y cuando terminé la carrera, me negué a trabajar en la cadena hotelera y empecé a viajar por distintos países para seguir nutriéndome de más y más danzas. Después de un par de años viajando, me volví a España y me establecí aquí. Con ayuda de mi padre, mis ahorros y mi trabajo pude conseguir formar mi propia escuela de baile. En ella trabajo yo con algunos amigos y dos primos de mi familia paterna.

Al principio solo iba a estar dedicada al baile, pero también tengo formación en música y artes escénicas. Por eso, hay clases y actividades complementarias de música, dadas por Euge, y de teatro, dadas por Nacho y mi primo Cristian. Yo doy clases de bailes latinos junto con Yutuel, un chico cubano que conocí en unos de mis viajes. Mi prima Carla da las clases de flamenco y danza del vientre. La danza clásica y contemporánea las damos Cande y Jenny, dos compañeras de cuando me vine a España a estudiar y se convirtieron en personas muy importantes para mí al igual que Euge, y también yo. Los estilos más modernos como hip-hop, funky, popping, breakdance, etc., los dan Tony, Mónica, Sergio y Alejandro.

Todos somos como una pequeña familia, somos muy amigos. A pesar de cada uno tener destinada una función, siempre que hace falta sustituir a alguien no hay complicaciones porque todos tenemos la formación suficiente para hacerlo. Solo utilizo mi apellido materno para cuando tengo que contactar con gente de renombre, porque es más fácil acceder a ellos ya que sus representes, secretarios y demás no te ponen tantas pegas para concertar citas. Aunque cada vez era menos necesario usar el apellido “Gahan-Gell” porque por Mariana Espósito dueña y directora de la escuela de arte “Be yourself” me van conociendo más, y es todo un orgullo que la escuela se esté haciendo con cierto prestigio.

Estoy en mi casa, un apartamento dúplex no muy grande, dos dormitorios, cocina, salón, comedor y un baño. Todo eso está en la primera planta y en la segunda tengo mi propio estudio de baile donde ensayo, preparo coreografías, me relajo… Me visto cómoda para bailar, subo y le doy al play y suena Soñar contigo de Zenet.

Bailo y bailo, una canción tras otra, desde Try de Pink, hasta Mad de Ne-Yo. Está sonando Comiéndote a besos de Rozalén, cuando en uno de los giros veo a alguien a través del espejo. Paro bruscamente porque me asusto y al hacerlo, veo que es Peter.

- ¿Cómo has entrado? – pregunto yendo hacia el equipo de música para pararlo.

 - Al ver que no me habrías he bajado a casa de Euge y ella me ha abierto. Hemos escuchado música y me ha dicho que viniera a buscarte o no saldrías nunca de aquí. Se ha tenido que ir, la ha llamado Gonzalo – se explica.

- Me has dado un susto de muerte.

- No era mi intención. Cuando hemos salido con Eu y Nacho hemos bailado, pero nunca te he visto bailar danza contemporánea. Eres impresionante Lali.

- Gracias – dije cuando dejé de beber agua – es lo único que me quita los nervios, el bailar.

- Creía que ayer había conseguido relajarte – me dice acercándose.

- No conoces a mi madre Peter, se va a dar cuenta de todo. Además esta situación no termina de resultar cómoda. Y cada vez que digo eso me muero de vergüenza porque creo que te estoy insultando por tu trabajo y… - me tapó la boca con su mano.

- Basta, basta Lali. Es lógico que te sientas así, estás presionada por la situación y nadie suele sentirse cómodo cuando contrata por primera vez a alguien que trabaja en lo que yo hago.

- De verdad Peter lo siento…

- Basta, deja de pedir perdón o me voy a enfadar en serio. Te recuerdo que habíamos quedado hoy para ponernos al día, así que te espero a que te des una ducha y vamos a comer a la calle ¿qué te parece? – me propone el mientras se mueve observando cada detalle que hay en la pared del estudio.

- Perfecto.  En veinte minutos estoy lista – le digo sonriendo.

Bajo corriendo a mi cuarto, elijo la ropa y me voy al cuarto de baño para ducharme. Mientras me ducho escucho como suena música. A Peter le gusta la música, en una de las salidas que hemos tenido con Nacho y Euge nos ha contado que además de estudiar arte dramático con Nacho también sabe tocar el piano. Salgo de la ducha y escucho como suena Suplicando de Pablo López. He tenido la suerte de ver a este chico en directo y es gloria bendita: como toca el piano, como canta, la gran persona que es…. un lujo haberlo conocido. Mientras pienso en la gran noche que pasamos Euge y yo en su concierto sigo escuchando la canción mientras me visto y la tarareo. Cuando estoy lista salgo y me voy a mi habitación. La música ha dejado de sonar, y cuando salgo de mi habitación para ir a buscar a Peter me choco con él.

- ¡Auch! No te esperaba aquí – dije – pensaba que seguías arriba.

- Acabo de bajar, la canción ha terminado y no escuchaba la ducha así que he supuesto que habías terminado.

- Pues has supuesto bien. Ya estoy lista. No sé dónde vamos espero haber elegido un buen atuendo - una falta que me llega hasta los pies, lisa de color coral; unas sandalias blancas, un top de tirantes y encajes de color blanco, bolso a juego y pendientes dorados, junto con unas gafas de sol.

- Estás perfecta, Lali – responde con una voz muy ronca que nunca la había oído hasta ahora – eres guapísima, no importa lo que te pongas.

- Gracias – digo sonriendo y apartando la mirada de sus ojos.

- ¿Nos vamos? – pregunta él al darse cuenta que en este momento estoy muerta de vergüenza.

- Sí, vamos.

El pasillo es estrecho, así que él me deja paso y salgo al salón. Agarro mi bolso, reviso que está todo lo necesario, y salimos de casa. En el ascensor no hablamos, solo nos miramos y sonreímos.

Estar con Peter me impone. Es un chico moreno, alto, fuerte y por qué no decirlo está buenísimo. Pero no es por eso por lo que me impone. Cada vez que estoy con el recuerdo lo que pasó una noche que salimos nosotros dos con Euge y Nacho. Peter me acompañó a casa para dejarlos solos. Estábamos un poco, bastantes en realidad, borrachos y…

- Lali – mis pensamientos se interrumpen cuando escucho mi nombre – vamos a un italiano, ¿te gustan verdad? – pregunta abriéndome la puerta de su coche.

- Sí, sí, me encanta – respondo – Gracias – digo entrando en el coche.

Peter se pone en el lado del conductor y arranca. Una media hora después, hemos llegado al lugar. Es increíble, es uno de mis sitios preferidos de Madrid. Es sencillo, simple y elegante al mismo tiempo. Y lo principal, la comida, está buenísima.

- ¿Le has preguntado a Euge? – le pregunto parándome en la puerta del restaurante.

- No ha hecho falta. Lo has dicho más de una vez.

- Eres muy atento por lo que veo.

- De formación profesional – bromea él y posando su mano en la zona baja de mi espalada me indica que entremos.

Al entrar, dice su nombre y nos llevan a una mesa en la terraza trasera que tiene el restaurante. Es mediado de junio, y en Madrid el calor empieza hacer estragos, pero en la terraza las telas que tienen puestas nos protegen del calor excesivo al mismo tiempo que nos deja disfrutar del sol.

- ¿Qué quieren tomar?– pregunta un camarero.

- Dos copas de Rosso di Montalcino  por favor – pide Peter.

- De acuerdo, les dejo la carta y eligen sus platos – responde el camarero.

- He pedido por ti porque también recuerdo que te gustan los vinos, y creo que este te va a encantar sino lo has probado nunca.

- Pues no, no lo he probado – respondo.

El camarero nos trae el vino, y pedimos la comida. Unos diez minutos después llegan los primeros platos y comenzamos a comer. Hablamos sobre mi madre, por qué he tenido que pedirle ayuda a él.

- ¿Te puedo hacer una pregunta? – digo sin pensarlo dos veces.

- Claro.

- ¿Por qué trabajas de esto?

- Estuve un año trabajando en Canarias, y allí conocí a una compañera que trabajaba para esta empresa. En realidad su prima es la dueña, así que me ofreció el puesto y lo acepté. Había estado trabajando un par de meses de camarero, pero se me había acabado el curro y acepté el trabajo. Aunque no lo creas se aprende mucho, no solo porque actúo y represento un papel, sino porque son muchas las improvisaciones que hay que hacer y de eso es de lo que más aprendo.

- ¿Piensas dejarlo alguna vez? – vuelvo a preguntar, estoy flipando mientras lo escucho.

- Si te refieres a que si es lo que quiero para mi vida, no. Quiero ser actor, para eso he estudiado. Pero este trabajo de momento me permite ser un actor aunque sea durante unos cuantos días. Cada vez que me entero de algún casting me presento, pero de momento no hay suerte. Este mundo está muy cerrado ahora mismo, no es fácil acceder a él si no conoces a alguien de dentro. – Me confiesa.

- ¿Y para qué me tienes a mí? – Exclamo y me digo mentalmente que esta es la tercera y última copa de vino que me tomo – Digo, no es que sea el no va más en este mundillo, pero conozco a muchos directores de casting y actores, quizás pueda ayudarte.

- Gracias, pero no me gusta aprovecharme de esas cosas. Quiero que me escojan porque valgo. No por ser “conocido de…”.

- Eso dice mucho de ti Peter – digo y me callo porque se llevan el segundo plato y nos traen el postre, tiramisú para mí, café para él. – Gracias – digo al camarero y cuando se va sigo hablando – pero como tú mismo has dicho, ahora mismo las cosas no están fáciles para nadie, ni si quiera para los actores más conocidos, menos aún para quienes no lo sois. Si alguna vez puedo ayudarte, no dudes en decírmelo.

- Gracias Lali – dice sonriendo.

- Y por supuesto, si quieres trabajar en mi escuela, tienes las puertas abiertas.

- Creo que no he nacido para enseñar, pero te lo agradezco. ¿Está bueno el tiramisú? – dice porque me ve como cojo un trozo y lo saboreo. Yo asiento – ¿sabes el origen del tiramisú? – yo niego con la cabeza sin dejar de comer ese delicioso postre y prestándole mucha atención a Peter – Pues no sé si será verdad o no, pero he leído que empezó a popularizarse en los burdeles del noreste de Italia ya que algunos de sus ingredientes como el cacao y el café dicen que tienen propiedades afrodisíacas y los clientes los pedían ante de sus encuentros pasionales.

- Interesante…. ¿has comprobado si funcionan esos ingredientes afrodisíacos? – pregunto. Definitivamente el vino se me ha subido demasiado pronto a la cabeza.

- No, pero estoy seguro que no tardaré mucho en hacerlo – dice, agarrando su cuchara y probándolo.

No tardamos mucho en irnos, y me lleva a mi casa de vuelta. Con la tontería de la comida y la charla son casi las seis y media de la tarde. Subimos a casa y tomamos un café para merendar.

- Tenemos que preparar mi historia y nuestra historia – me dijo Peter cuando puse la bandeja con la merienda en la mesa pequeña.

- Sí, y tiene que ser muy convincente. Mi madre va a hacernos un interrogatorio de tercer grado en cuantos nos vea – le aseguré.

- La verdad me está empezando a dar miedo tu madre – bromeó y ambos reímos – creo que mi historia puede ser muy parecida a la real. Soy amigo de Nacho, que es amigo y compañero tuyo, y estudié arte. Nacho nos presentó y desde entonces, nos hicimos amigos y poco a poco nos fuimos acercando y enamorando.

- ¿Estás seguro? ¿No es malo que sea tan parecido a ti?

- Para ti será más fácil. ¿Para qué vamos a crear una historia cuando ya la tenemos? – me preguntó – cuando trabajo con gente que no conozco si es necesario, pero inventarme una historia para mí y otra para nosotros, sería complicarnos, porque alguno de los dos podríamos caer en confundirnos.

- Tú eres quien tienes más experiencia en esto. – acepté su propuesta.

- ¿Tu padre es español? Lo digo por tu nombre y tu apellido – me pregunta.

- Sí, es malagueño. Es médico y conoció a mi madre cuando ella estaba trabajando en uno de los hoteles de G&G en Sevilla que acogía una convención de cirujanos, y así se conocieron. Esa es otra cosa que tienes que saber de mí. Mi nombre completo en Mariana Marella Espósito Gahan-Gell. Mi madre quería un nombre irlandés y mi padre y mi abuela, nombre español. Así que tengo ambos.

- Que nombre más completo – dice riéndose.

- Ey! No te cachondees de mí – me hago la indignada.

- Es broma. Esas cosas, esos pequeños detalles son los que debo saber. Tampoco es necesario que me cuentes tu vida desde que naciste. Pero sí todo lo que creas que puede jugarnos una mala pasada si no lo sé.

- No sé, soy bastante normal. Mi madre quería que estudiara gestión de empresas y marketing y lo hice, pero en cuanto pude venirme aquí a España a seguir con mi carrera me vine. Allí no podía bailar al mismo tiempo que estudiaba, pero aquí mi madre no tenía forma de controlarme, así que mientras completé mis estudios universitarios me seguí formando en el baile, además también en música y teatro.

- ¿Es verdad que nunca has tenido pareja? ¿O nunca se lo has presentado a tu madre? – me pregunta Peter.


13 comentarios:

vale dijo...

Más me encanta!

Chari dijo...

AAaaah me quedé con las ganas d saber k pasó en esa salida en la k dejaron solos a Euge y Nacho.
Peter quiere saber muco más d ella

Caparatodos dijo...

Ahhhhh quiero más inmilla!!!! Esto se puedo bueno :D

Caparatodos dijo...

qué genial la academia de Lali, yo quiero ir a estudiar ahí jajajjaj

Caparatodos dijo...

opaaaa Lali, me parece que ya le dio una buena "primera impresión", no primera, a Peter con su baile... porque ahhh bueno! Por lo visto borrachos pasó algo no?! :O será que pasa con el vino de nuevo??? jajaajajj

Caparatodos dijo...

yo voto porque comprueben las propiedades afrodisíacas del tiramisú!!! ahhhh jajajaaj :P

Caparatodos dijo...

ayyy me encanta!!!!!! Capítulo que pasa, capítulo que me engancha más dejándome con ganas enormes de leer el siguiente!!!!!

Caparatodos dijo...

MAS MAS MAS MAS MAS ♥

Caparatodos dijo...

espero el siguiente, Inmi!!!!! :D te quiero y ya extrañaba esto de comentar minuto a minuto jajajjjajaja besos y sube prontitooooo!

eva maria dijo...

me encantooooo el capitulooooooooooo ya quiero saber que es lo que le contesta lali a peterrrrrr

Giulia Lupi dijo...

hey no se vale!! que ha pasado cuando estaban pasado de copas?! no se valeeeeeee! mala ajajja quiero saber que pasara, seguramente la madre de lali ya le dira a peter porque no haces nietos con mi hija ajjaja al parecer no tiene filtro asique todo puede ser. ya quiero mas!!Espero con ansias el proximo!beso!!Giu

MARIA COSTA dijo...

Inmaaaaaa!!!!

Estoy muy muy enfadada contigo, como no me dices que has empezado noveeee? cheee muy mal!

Yo acabo de terminar la mía, así que si quieres pasate novesdepeterylali.blogspot.com :) tengo pensado empezar a subir la nueva mañana, está muy bien y yo creo que os va a gustar, además ya está escrita:)

Bueno, decirte que como siempre ESPECTACULAR tu novela, no me sorprende pero cada capítulo me gusta más y ya tengo ganas de leer más. Me ando con prisas ahora mismo así que no puedo comentarte mucho ahora mismo sobre la novela, pero enserio, me encanta y espero más!!!

Por cierto, no se si alguna vez te lo he comentado, pero yo también estoy estudiando para maestra, y sin duda pienso igual que tú, no hay nada mejor y que te de más alegría que los niños:)

Un beso amiga mía!!!

Alejandra dijo...

Me encanto, quiero saber mas de la academia de Lali , del vino de todo, todo, Un beso

Publicar un comentario