domingo, 13 de enero de 2013

Capítulo 36

Buenas tardes! Como veréis mi propósito de estar más al día con el blog no va muy bien "encaminao" pero voy a seguir intentándolo... en cuanto esté menos liada con la facultad prometo dar un buen adelanto con la nove e intentar subir un par de caps por día.

Este capítulo va dedicado a Faty (@fanovelitas_arg) que el viernes fue su cumple. Te quiero mucho Fatuuu lo sabes =) MUACKS <3

Que disfrutéis del cap. =) GRACIAS y BESOS! <3


 TWITTER: @Inma_06


Capítulo 36

- Veamos – dijo el obstetra pasando el ecógrafo por el vientre plano de Lali – ahí está – señaló la pantalla.

- Es muy chiquito – sollozó Lali y miró a Peter, ambos sonreían.

- Estás de un mes y muy poquitos días Lali – afirmó el doctor – por eso el feto es tan pequeño.

- Federico, ¿podemos escucharle el corazón por favor? – pidió Peter al doctor.

- Por supuesto Peter – afirmó él.

Federico era un doctor poco mayor que el padre de Peter y era uno de los buenos amigos de la familia de Peter.

- Va muy rápido.

- Es normal mi amor, eso también es porque es muy pequeño por eso los latidos son tan rápidos – le explicó Peter a Lali.

- Exacto – afirmó Federico y retiró el ecógrafo de la panza de Lali – Ya te puedes limpiar Mariana, toma – ofreciéndole para que se quitara el gel.

Ella se limpió y con ayuda de Peter – aun no podía manejarse bien por la herida – se bajó de la camilla.

- Chicos, el bebé está perfecto – les informó a los dos entregando la ecografía – Lali tenes que pedir cita para dentro de un mes – Peter lo miró extrañado – el seguimiento de los embarazos ahora es distinto Peter, se hacen muchísimas pruebas en los tres primeros meses para asegurarnos que tanto el bebé o la bebé con la madre están en perfecto estado – explicó sin hacer falta que Peter abriera la boca.

- De acuerdo, pediré la cita. Muchas gracias por todo – dijo Lali – un placer conocerle doctor, en casa de Peter hablan maravillas de usted.

- Pues entonces deberías saber que no me gusta que me traten de usted – advirtió el doctor con una sonrisa y Lali asintió – espero verte pronto hermosa – se despidieron y Lali salió.

- Gracias por todo Federico, voy a hablar con Lali porque me gustaría que vos la trataras durante el embarazo – afirmó Peter.

- Eso lo decide ella, no la presiones… seguramente ya tiene ginecólogo o ginecóloga y se sienta más cómoda, con más confianza – advirtió y aconsejó al mismo tiempo – creciste mucho, muchacho… me alegro Peter, se les ve muy felices.

- Los somos, gracias – sentenció Peter y después de un abrazo salió de la consulta.

Aunque Lali quería andar, de la consulta a su habitación había una distancia considerable, y por mucho que ella se quejó Peter hizo que se sentara en una silla de ruedas para llevarla a su cuarto.

- Puedo andar – volvió a refunfuñar Lali, echando su cabeza hacia atrás y mirando a Peter cuando entraban en el cuarto.

- Buenos días – dijeron Majo y Claudia al unísono.

- Buenos días – saludó Peter sonriendo, acercó la silla a la cama y ayudó a Lali a levantarse – Y yo te dije que recién ayer te operaron y que no podes caminar largas distancias. Y no te hablo ni como novio, ni padre de tu hijo – le advirtió Peter para que viera la seriedad del asunto.

- Lali cariño, hazle caso a Peter ¿si? Tenes que cuidarte hija – le pidió Majo.

- Ya mamá pero odio depender tanto de los demás, todos lo saben – y como una niña pequeña cruzó los brazos delante de su pecho e hizo un mohín.

- Lali, es como dice tu mamá… Peter solo te quiere cuidar, tanto o muchísimo más que nosotros – Claudia defendió la actitud de su hijo y su consuegra.

- No la van a hacer cambiar de opinión – les advirtió Peter, después de acomodar a Lali en la cama y apartar la silla a un lado de la habitación – Pero me da igual que se enfade señorita – se acercó despacio a ella – no voy a dejarla hacer todo lo que se le antoje ¿entendido? – besó el puchero que Lali tenía.

- Son tan amorosos – exclamó con ternura Majo.

- ¿Qué les dijo el doctor sobre nuestro nieto? – preguntó ansiosa Claudia.

- Que está todo bien – explicó Peter – tomen – les dio el sobre donde iba la ecografía.

- Estoy de un mes y pocos días – aclaró Lali olvidando su enfado y centrándose en su mayor felicidad: su bebé – Me atendió Federico, Claudia – le sonrió a su suegra.

- Que bueno – les respondió ella y le devolvió la ecografía a Peter – Es muy buen doctor. Él fue quien me trató en el embarazo de Yeyo.

- Sí tenes razón mamá, es muy buen doctor. Por eso, Lali, quería pedirte si él podía tratarte durante el embarazo. ¿Te importaría mi amor? – tomó sus manos.

- Me sentí cómoda con él, y si vos te quedas mas tranquilo, por mi perfecto – accedió Lali y Peter la besó suavemente.

- Gracias – susurro sonriendo sobre los labios de ella – Quédense acá, que voy a buscar lo necesario para volver a ponerle el vendaje.

- ¿Otra vez? Estoy incómoda Peter.

- Es necesario para que la costilla que te astillaste se termine de curar Vuelvo en seguida, no te muevas de la cama – dejó un beso en sus labios y salió.

- Odio cuando te pones así de mandón – acotó ella cuando Peter se iba, pero él decidió no responder.

- Lali cariño, mi hijo solo te quiere cuidar – dijo Claudia con ternura.

- Tiene razón hija, está haciendo su trabajo mi amor… tenes que curarte y recuperarte para poder salir de acá y además ahora tenes alguien más por quien velar – aclaró Majo, poniendo su mano sobre el vientre de Lali.

- Ya sé… pero no puedo evitarlo, me sale ser así. Saben que odio estarme quieta y no poder valerme por mí misma. No me gusta molestar a nadie – se defendió Lali.

- No molestas mi amor – dijo Peter entrando – es mi trabajo, y aunque no lo fuera, lo hago porque te amo. Dejate cuidar ¿sí? – le pidió Peter mostrándole las vendas y crema que traía en la mano y besó su frente.

- Te la tuviste que quitar para la ecografía ¿no? – preguntó Claudia y Lali asintió – bueno, vamos fuera mientras le pones eso mi amor – dijo Claudia agarrando su bolso y junto a Majo salieron del cuarto.

- ¿Y tiene que ser entero el vendaje? – preguntó incorporándose en la cama y quitándose la bata del hospital.

- Hacemos algo, en vez de cubrirte el pecho y la panza completa, te pongo la crema, reviso como tenes las costilla y sí está algo mejor, te dejo solo el vendaje en la parte de debajo del pecho – pactó Peter.

Después de revisarla, darle la crema y unos cuantos masajes para aliviar el dolor del costado y la espalda, decidió ponerle el vendaje desde debajo del pecho hasta mitad de la panza, para que Lali estuviera más cómoda.

La mañana pasó rápida, Peter entró a  trabajar. Y la tarde, fue algo más larga y tediosa para ambos: Peter cada vez que tenía tiempo libre, pasaba a ver a Lali y siempre había alguien en la habitación con ella: sino sus amigas, la familia de ella, o familia de él, o algún amigo. Incluso Javier y Carolina, sus compañeros, fueron a visitarla.

Los días para Lali en el hospital se hacían largos. Cómo se había cansado de repetir, no le gustaba depender de nadie ni molestar a nadie, a pesar de que Peter y todos le repitieran constantemente que no tenía que pedir ayuda porque ella quisiera, sino porque si se valía por sí misma podía hacerse daño y echar a perder el reposo más de una semana que llevaba ya en el hospital.

Exactamente, 8 días después del accidente, Lali recibió el alta en el hospital, pero no médica... tenía que continuar el reposo en casa. A Peter le hubiera gustado poder llevarla con él a su casa, pero Lali no podía estar sola, así que lo mejor sería que se quedara con su madre y su hermana que podían estar más pendiente a ella.

Unos días después, por la noche cuando Peter salió de trabajar, se pasó a verla y su suegra lo invitó a cenar.

- ¿Cómo te sentís? – le preguntó Peter, sentado junto a ella en el sofá, mientras esperaban a Daniela para cenar y Majo se daba un baño relajante.

- Bien, aburrida porque mamá no me deja hacer nada, pero estoy bien – en sus labios se dibujó el esbozo de una sonrisa.

- Toma, esto es tuyo – le entregó un papel – Ya estás dada de alta, se acabó el reposo.

- Menos mal – agradeció ella abrazando el papel - ¿Por qué no me lo dio Soto a mí esta mañana después de la consulta?

- Porque aún no tenía el resultado de las últimas pruebas y no podía evaluar cómo iba tu costilla – le explicó Peter.

- La verdad, ya apenas me molesta… Cuando más me molesta es por la noche, y sobre todo cuando me acuesto – le contó Lali.

- Por la noche, la humedad hace que los huesos se resientan más… y cuando te acuestas, lo que te pasa es que si te pones de costado la fuerzas un poco poniéndole peso, entonces te tira.

- AH – respondió ella con una media sonrisa en la cara – cuando te pones en el papel de doctor sos tan… seductor – entornó los ojos.

- Chiquita – susurró él acercando  sus rostros hasta quedar a centímetros de su cara – no me provoques, porque si la herida te molesta al dormir no te imaginas lo que te molestará haciendo otras cosas que no son dormir – le aseguró él y una sonrisa por parte de ambos precedió un beso muy apasionado.

Lali aprovechó ese momento de debilidad de Peter para “atacarlo” con su gran incógnita: su vuelta al trabajo.

- Entonces ¿puedo volver al trabajo? – preguntó Lali arrastrando las palabras y mirando a Peter tiernamente.

- Lali – advirtió él solo con su nombre.

- Mi amor me siento bien ya, y clínicamente tengo el alta, por tanto se acabó el reposo – argumentó Lali.

- Es que – Peter no sabía que decir, no le gustaba nada esa idea.

- Amo lo que hago, me encanta mi profesión: es una sensación increíble la que siento cuando ayudo a alguien.

- Ya lo sé Lali pero no puedo evitar pensar en el peligro que corres – estalló Peter – que ambos corren – intentó que su hijo fuera un argumento válido.

- Jamás me pondría en peligro, y menos ahora Peter – respondió molesta por eso que había dicho.

- Perdón, no quise decir eso… pero no es seguro para ninguno de los dos.

- Te prometo que me voy a dedicar simplemente a tratar a las víctimas en comisaria, o como máximo si salgo es para llevar a cabo mi papel de psicóloga, nada más – aseguró Lali.

- Ok, pero con una condición.

- ¿Cuál?

- Que cuando el embarazo esté ciertamente avanzado dejes eso.

- ¿Qué? – preguntó ella escandalizada – es mi profesión Juan Pedro, no voy a dejarla.

- Tranquilízate, eso para empezar. No te dije que la dejes ya, y tampoco te dije que no puedas ejercer… Solo te estoy diciendo que una vez que el embarazo esté por terminar y después tengas a nuestro hijo… - Lali lo interrumpió.

- No voy a dejar mi trabajo.

- ¿Me dejas terminar? – preguntó él y ella se calló y lo miró seria – Escúchame. No te dije que dejes el trabajo, solo que quiero que te encargues de que después de tener a nuestro hijo, no vuelvas a ejercer de policía.

- Pero Peter yo soy policía.

- Pero también psicóloga. Y a vos lo que te gusta de ese trabajo es eso, no ser agente. Me lo repetiste miles de veces. Estoy seguro que puedes seguir allí siendo solo psicóloga, y en caso de que no, siempre puedes pedir plaza de psicóloga en un hospital, por ejemplo.

- Peter – bufó ella para después pasarse las manos por sus pelos hasta llegar a su cuello y mirarlo a los ojos, se podía reflejar angustia y preocupación en sus ojos.

- Lali por favor te lo pido, no quiero estar trabajando y tener que preocuparme por si estás a salvo o no. No lo hagas por mí, hacelo por vos misma y tu bebé, nuestro hijo.

- Lo voy a pensar ¿sí? – le prometió ella.

Dejó un beso en sus labios, y se quedaron abrazados allí en el sofá hasta que llegó Daniela. Entre los tres prepararon la mesa y cuando Majo salió de la ducha, cenaron juntos.

22 comentarios:

Arii dijo...

Creo que Peter en gran parte tiene razon, se tiene que cuidar mucho ella!
Espero mas, beso :)

Arii - @AriadnaAyelen

Laura Lanzani dijo...

Peter tiene razón, no solo esta en peligro Lali,si no tambien su hijo...
Espero que le piense y acepte:)
Besos<3
@LittleKitKat_

Fátima Pino Servián dijo...

Me encantó el capítulo!! Son tan tiernos cuando hablan de su bebe.... Y la verdad, es que Peter tiene razón, al menos durante el embarazo debería de dejar de lado el ser policía... PD: ya publique el capítulo de hoy, y te aviso que mañana subiré el último capitulo y el epílogo alrededor de las 19:00

Anónimo dijo...

maaaaaaaaaaaaaaaaas

Lina (@Lina_AR12) dijo...

Lali a veces se comporta como una chiquilina!Peter tiene razon en sus planteos,cdo uno esta embarazada y es madre debe pensar por ambos ,una vida depende de una esa es una de las partes mas importantes de la maternidad!Seguramente lo entendera !Me encantó el cap!Son muy tiernos todos!
Grax por subir!

TIMKA TIZOR dijo...

en parte Petet tiene razon! yo opino como el, es peligroso,...

gordtia gracias por dedicarme el capitulo!!

un besote enorme!

faty***

Giulia Lupi dijo...

Me encantoooooooo ay.. mas lindos ellos! peter tiene mucha razon con lo que dice, pero lali no quiere dejar de hacer lo que ama.. tipico de chica dura y primeriza.. por un lato a peter lo entiende porque sabe que podria pasar algo, pero por el otro es testarduta y no quiere ceder y poner de lado sus deseos.. pero esta el bebè que me parece la hace entrar en razon ajja! no quieren perder por nada en el mundo eso que los une!! me encanta.. como se llevan, como se aman, como se cuidan.. en fin me encantan ellos y tu nove!! besos! espero mas! muacks TQ! Giu

amaia marroquin omagogeascoa dijo...

Me encanta muy lindo el capitulo y yo creo que lali tendria que hacer caso a peter ya no solo por ella sino por si bebe por su hijo! Peter es un amor con ella cuidandola

Espero mas inma un besitoo que tengas un linda semana

@casiamaia Amaia

Caparatodos dijo...

adkjflaskdjf me pones nerviosa Lali ajajajaj puedes dejarte cuidar y dejar de ser tan terca! HOLA tienes a un bombón y padrazo que te ama dale el gusto y cuidate un poquito pues!

ME encantó, me encatara y espero más es poco!

Te quiero y más más más nove Inmilla!!!!! Besos

Caparatodos dijo...

MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE
MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE
MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE
MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE
MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE

Caparatodos dijo...

MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE
MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE
MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE
MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE
MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE

Caparatodos dijo...

Quiero que sepas que tu nove me tiene y mantiene ansiosa y con ganas de más siempre!

Caparatodos dijo...

quiero saber que pasa, pero tengo el presentimiento que algo malo va a pasar para darle la "razón" a Peter y de una vez por todas Lali entienda la parte de cuidarse

Caparatodos dijo...

nada, eso, hipotesis jaajjajja

Caparatodos dijo...

MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE
MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE
MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE
MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE
MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE

Caparatodos dijo...

MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE
MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE
MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE
MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE
MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE

Caparatodos dijo...

MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE
MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE
MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE
MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE
MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE MAS NOVE

Caparatodos dijo...

y bueno... se entiende mi punto?!

Caparatodos dijo...

NECESITO más nove! tu me tienes en abstinencia, subes y me dejas con ganas de más y no se si peor que antes ajjajaajja :P

Caparatodos dijo...

dejo de bombardearte y ahora sí me voy... :D

Caparatodos dijo...

no sin antes decirte, por si no te quedó claro, que...

Caparatodos dijo...

quiero más nove!!!! :P

ahora sí besitos!!! tq! y que empieces bien la semana!!! Métele al estudio y que no te sea tan agobiante! ;)

Publicar un comentario