miércoles, 24 de febrero de 2016

Capítulo 67 - ¡Ni que fuera verdad!

HOLA!!! He intentado subir por la mañana pero me ha sido imponible así que aquí os dejo el capítulo nuevo. Gracias Arii por comentar siempre y por estar siempre siempre.Y gracias también a todos los que leéis aunque no comentéis ya sea por aquí o wattpad. BESOS!





CAPÍTULO 67

Después de toda la pedida y declaración, nos empezamos a abrazar, reír, llorar con nuestros amigos que nos felicitan con palabras, miradas, besos y abrazos. Agradezco nuevamente a todos por colaborar y por estar acompañándonos en un momento tan especial. Comemos y bebemos algo que se han encargado Sonia y Julia de preparar, para celebrar todos juntos, y después nos vamos a cenar con ellas y las niñas, para celebrarlo en nuestra familia.

- Bueno ahora que estamos nosotros solos y que ya hemos hecho varios brindis por vosotros – dice Julia volviendo a llenar nuestras copas de vino y levantándose del sofá de su casa – creo que es hora que os contemos que Sonia y yo nos casamos en febrero del año que viene.

- ¿En serio? – pregunta Peter sonriendo y emocionado.

- Sí corazón – responde Sonia – cuando Lali nos contó toda su idea decidimos que no os casabais antes que nosotras. Así que hemos conseguido fecha para el 14 de febrero.

- ¿El día de los enamorados? – digo asombrada.

- Eso es cosa de Sonia, sabes que está loca… en uno de los tantos libros que se ha leído todos los hermanos de una misma familia se casan ese día por tradición familiar así que ella ha decido convertirlo en nuestra tradición – explica Julia y Sonia aplaude feliz que su novia, su amor y su futura mujer le haya complacido.

- Bueno eso y que hemos conseguido fecha para ese día – dice – así que amores míos, siento comunicaros que hasta mínimo marzo o abril no podéis casaros porque después de la boda viene la luna de miel y obviamente os vais a quedar con las pequeñajas – añade Sonia y reímos.

- No es ninguna carga te lo aseguro – le digo – FELICIDADES – me levanto y las abrazos – soy tan feliz – les digo abrazadas.

- Yo sí que soy feliz – escuchamos a Peter decir y lo miramos – vosotras tres y mis princesas sois las mujeres más importantes de mi vida.

- Se lo voy a decir a tu madre – lo chincha Sonia.

- No se va a molestar te lo aseguro – aclara él, se levanta del sofá y se acerca a nosotras para abrazarnos – gracias por esta familia tan preciosa que me estáis dando las cinco.

- Por cierto, ¿cuándo va a ir en aumento la familia? – nos pregunta Julia.

Todos nos reímos. Me abrazo a Peter siendo consciente que lo que voy a responder le va a gustar.

- Pues si seguimos con el ritmo que venimos, no creo que tardemos mucho – contesto convencida.

- Intimidades no por favor.

- Que tonta eres – le contesta Peter a Julia – pero es cierto, estoy convencido que mis princesas pronto se van a convertir en hermanas mayores.

- Aunque quizás deberíamos de planear primero la boda y después el aumento de familia – le propongo a Peter – sinceramente, me gustaría casarme planita y evitar que digan que nos casamos porque esté embarazada.

- La gente que diga lo que quiera. Si quieres que esperemos lo vamos a hacer por ti, porque tú quieras esperar pero no por lo que digan los demás Lali – me dice él con gesto serio.

- Además os recuerdo también que tenemos una mudanza pendiente.

- ¿Has visto la casa? – le pregunto a Peter y él asiente - ¿Qué te parece?

- Pues como el día va de sorpresas… ahí va mi parte: he hablado con el dueño, en principio estaba dispuesto solo a alquilarla pero lo he convencido que nos la venda, así que mañana tenemos que ir a verla para si nos gusta, firmar un precontrato que nos asegura que no puede ofrecerla a nadie más que a nosotros.

Tras esa sorpresa, vuelven los besos y los abrazos, y por supuesto nuevamente, brindamos pero esta vez, no por nosotros, sino por nuestro nuevo hogar.

Un par de copas más y nos vamos a mi casa. Conduce Peter porque según él yo estoy algo borracha, aunque en realidad estoy haciéndome un poco la borracha para jugar un poquito con él y recordar viejos tiempos… más concretamente, ese primer intento de primera noche entre nosotros que no llegó a pasar nada por mi profundo sueño a causa del alcohol. Me hago la dormida en el coche, así que cuando llega y aparca se ve obligado a cogerme en brazos y subirme así a casa. Como puede, abre la puerta y me lleva a la cama. Me da un beso y escucho como empieza a desnudarse.

- Mmmm – gimo como si me estuviera despertando – mmmm – abro los ojos poco a poco.

- Hola bella durmiente.

- ¿Cuándo he llegado a la cama? – pregunto y me acomodo.

- Cuando te he dejado yo porque te has quedado dormida en el coche. Tanto brindis… - dice poniéndose el pantalón del pijama y su camista, y coge mi pijama y se acerca a mí.

- ¿Brindis? – pregunto - ¿Por qué hemos brindado?

- Te estás cachondeando de mí ¿no? – pregunta serio y sonrío interiormente mientras niego con mi cabeza haciéndome la desentendida – te voy a prohibir beber que lo sepas.

- ¿Pero qué dices? – pregunto mientras dejo que me maneje como una muñeca desnudándome para ponerme el pijama.

- Que no puede ser que te olvides de las cosas cuando bebes. Te sienta muy mal el alcohol La – dice serio. Me saca el vestido y me agarra la mano para besármela – me da igual que te olvides, ya nadie te libra de casarte conmigo.

- ¿Crees que podría olvidarme de eso? – digo ya con la voz y una actitud normal abandonando mi papel.

- ¿Me has hecho subirte en brazos estando despierta y totalmente consciente?

- Sí. Era para rememorar nuestra primera no noche. – digo riendo.

Él está sentado junto a mí en el filo de la cama. Yo me libro de sus manos para colocarme a horcadas encima de él y tumbarlo en la cama.

- Además, sería imposible olvidarme de ti y de que quiero ser tu mujer. Creo que si volviera a nacer volveríamos a encontrarnos.

- Convengamos que el vinito un poquito si te puso romanticona – dice burlándose de mí.

- Idiota – digo y me intento bajar de su cuerpo pero me agarra por la cintura y sube sus manos por mi espalda al mismo tiempo que me va abrazando y apoyando mi torso en el suyo – no me dejas ser romántica.

- Eres perfecta, cuando te pones romántica, cuando no, cuando sigues impulsos y cuando no, cuando te enfadas y cuando no. Eres perfecta y feliz cuando bailas, cuando estás con mis… nuestras hijas… eres perfecta para mí, mi piel te reconoce, te sabe leer y nuestros cuerpos se amoldan a la perfección el uno al otro. Te amo Lali y hoy con todo lo que has hecho me has sorprendido y me has enamorado aún más si es posible. Te prometo una cosa chispita.

- Cuidado con lo que prometes que lo vas a tener que cumplir después – digo levantando mi cara de su cuerpo y mirándolo a los ojos.

- Te prometo hacerte feliz el resto de mis días. Te prometo que cada vez que nos peleamos, porque seguro que nos vamos a pelear, la reconciliación va a ser tres veces mayor que la pelea. Te prometo quererte cada día más y más, te prometo compartir nuestra felicidad con toda la gente que nos quiere. Te prometo estar siempre junto a ti en los momentos buenos y en los que sean malos, para que las alegrías sean más grandes y las penas te pesen un poco menos y yo pueda alivianar el dolor que puedas llegar a sentir. Te prometo que voy a ser el mejor padre del mundo con nuestros niños y te prometo que nada ni nadie puede dañar todo lo que hemos construido juntos porque todo es demasiado real.


Decirle cualquier palabra para demostrarle mi amor se queda corta, por eso con lágrimas en los ojos porque me ha hecho emocionarme, decido mimarlo y esta vez soy yo quien le hace el amor a él… a menos la primera vez.

2 comentarios:

Giulia Lupi dijo...

Inma!! Me ha emocionado el cap!! Re tiernos estos dos. Porfin me puse al dia, ojala llegue pronto un baby mas ajajaj. Un beso grande. Giu

Giulia Lupi dijo...

Inma!! Me ha emocionado el cap!! Re tiernos estos dos. Porfin me puse al dia, ojala llegue pronto un baby mas ajajaj. Un beso grande. Giu

Publicar un comentario