jueves, 18 de febrero de 2016

Capítulo 65 - ¡Ni que fuera verdad!

Hola ¿Qué tal? 

Espero que este jueves esté yendo genial y termine mejor. Y si no es así, pues a echarle ganas al día y llevarlo lo mejor que se pueda.

Tengo que agradecer una vez más que siempre haya alguien del otro lado, obviamente a Chari y Arii que siempre me comentan y un anónimo que no sé si será el mismo pero que normalmente está. Me encantaría nombrar a los demás que leen, pero no sé sus nombres (si me comentáis podré saberlo jeje) el caso es que muchas gracias de verdad puede parecer una tontería, o no, no lo sé. Pero para mí es importante saber que hay alguien que lee lo que escribo y que gusta, porque por algo seguís estando.

Se va acercando el final, quedan menos de diez capítulos más epílogo aunque ya estoy escribiendo algo nuevo, que espero avanzar lo suficiente para que cuando termina esta pueda subir la nueva historia. No me enrollo más y os dejo con el capítulo =). GRACIAS!!!

PD: hoy no podía no subir tal y como os dejé ayer. 






CAPÍTULO 65
- Te amo Lali, te amo con todo lo que soy. Confío en ti mi amor – me responde él después de un largo silencio.
Me echo a llorar cual niña chica y me abrazo a él y mientras le beso la cara le doy las gracias por confiar en mí siempre, pero sobre todo por confiar en el amor que le tengo.
- Tranquila por favor – me pide él mientras me aferra a su cuerpo – de verdad confío en ti. Incluso si no quieres explicarme nada no me expliques.
- No es una explicación lo que te voy a dar – le digo secándome la cara con mis manos y sentándome frente a frente a él en el sofá – te voy a contar lo que pasó.
Respiro hondo antes de empezar y me remonto a la llamada que habíamos tenido antes de yo entrar en el bar. Le cuento que llegué que no había nadie y que cuando llegaron a quien primero escuché fue a Óscar, pero que también estaba de verdad Alberto que es el dueño de la academia. Le cuento lo del trato que quería hacer conmigo, se lo cuento absolutamente todo. Le explico que en un momento de la comida Alberto se fue a atender una llamada y ahí es donde me quedo sola con Óscar y no sé cómo, pero nos han sacado esas fotos. Sigo diciéndole que me enfado con él por algo que dice referente a lo nuestro y me voy, no sin antes despedirme de Alberto y cuando llego a la puerta Óscar me tira del brazo y me besa, como se ve en la foto.
- Lo que no se ve en esas fotos es que para zafarme de él le di un rodillazo en vuestra zona noble – ahí a Peter le cambia la cara de enfado y preocupación y se le pone una sonrisa de orgullo – y le advertí que eso es poco comparado con lo que le haré si vuelve a acercarse a alguno de los dos.
- ¿Sabes que esa reunión fue una trampa para precisamente nos peleáramos no?
- No sé si sea una trampa o no, porque la propuesta de Alberto parecía seria. Aun así cuando salí de ahí me fui con Nacho y Euge y decidí que mi escuela es mía y no quiero a nadie que me dé órdenes. Lo que sí sé es que está claro que Óscar aprovechó esa situación para hacer todo esto.
- Más le vale no seguir en Madrid porque te juro que si me lo cruzo, le parto la cara.
- No vas hacer nada, porque eres una buena persona.
- Con una paciencia limitada cielo – me aclara él – y a ese imbécil llevo teniéndole ganas incluso antes de conocerlo.
- Peter te lo iba a contar todo, de verdad. Cuando llegaras porque no quería preocuparte y que te vinieras antes de Barcelona por mi culpa, te prometo que en cuanto llegaras te lo iba a contar. Simplemente que tuve un día de mierda con todo esto, que tus hijas y las chicas arreglaron un poquito con la invitación que me hicieron a su casa, y que cuando llego aquí y te he visto solo quería demostrarte lo que te amo y disfrutar de tu amor.
- ¿Todo me ibas a contar? – me pregunta.
- Te lo prometo. De verdad. Sabía que si no te lo contaba de alguna manera te ibas a terminar enterando de todo de lo de Óscar porque estaba segura que él te buscaría para contarte lo que a él le diera la gana y lo hizo, enviándote las fotos lo hizo. Y no quería discutir contigo por el gilipollas ese.
- Uh, la señorita Espósito diciendo tacos, sí que está enfadada – bromea él – lo sé mi amor, sé que jamás me mentirías – me dice y me abraza – pero te tengo que contar algo yo también.
- ¿Qué pasa? – pregunto preocupada.
- Sonia y Julia te llamaron para ir a su casa porque yo se lo pedí – me dice sonriendo – en cuanto compré el billete, le conté a Nacho que volvía hoy y que te tuviera distraída por eso te intentó retener lo máximo que pudo. Le pedí que cuando no pudiera más, avisara a las chicas para que ellas te llamaran y te invitaran a su casa, estaba convencido que jamás te negarías a estar con las niñas, así yo podía preparar la cena, poner la música, poner velitas… lo de las velas se me arruinó un poco porque no encontré ni cerillas ni ningún mechero pero como verás puestas están – me cuenta y ante esa última confesión me río.
- Las cerillas las compré ayer y están en el último cajón del mueble del medio de la cocina – digo y él ríe – te quiero demasiado Peter, necesito que lo sepas y que jamás haré nada para que esto que tenemos y que hemos construido juntos se vaya a la mierda.
- Lo sé preciosa, porque yo siento lo mismo que tú – me dice. Tira de mi brazo y me sienta sobre él. Como puedo, me acomodo poniendo mis piernas a cada lado de su cuerpo, nos comenzamos a besar y la ropa empieza a desaparecer de nuestros cuerpos y expandirse por el salón. Me pongo en pie para quitarme la ropa interior y se queda muy fijo mirándome y de pronto sonríe, me agarra la mano y me sienta lentamente sobre él nuevamente. Me acaricia la cadera y el costado y sube la mano al cuello y a la cara - ¿Eres consciente que antes no hemos utilizado condón?
- Sí.
- ¿Te estás tomando las pastillas? – niego con la cabeza - ¿en serio? – asiento – ¿y quieres arriesgarte nuevamente a que lo hagamos sin protección?
- Contigo quiero arriesgarme a todo lo que la vida me pueda dar – respondo y sin dejarlo hacer ni decir nada más, lo beso y me tiro en el sofá. Ahí nuevamente hacemos el amor, de la manera más especial que nunca lo hemos hecho porque sabemos que ya no solo nos disfrutamos el uno al otro, sino que además ese amor en algún momento nos dará frutos.
Abro los ojos y estoy en la cama, envuelta prácticamente en la sábana mientras Peter está a mi lado tapado hasta el cuello con el nórdico. Sonrío, miro el reloj y veo que es temprano, pero dentro de dos horas tengo que estar en la academia. Lo miro y no aguanto más, necesito pedirle que se case conmigo y celebrar lo que nos queremos.
Sin despertarlo, me levanto de la cama. Llego a la cocina, preparo la cafetera y la enciendo para que se vaya haciendo el café mientras me ducho. Me voy al baño y me ducho, en cinco minutos estoy fuera. Me seco el pelo con la toalla y me voy a la cocina en albornoz a preparar el desayuno. Estoy terminando de prepararlo aparece Peter en el salón con su pantalón de pijama y una camiseta de manga corta.
- Vas a coger frío gordo – le digo al verlo aparecer.
- La que anda por ahí en albornoz y con el pelo húmedo – me retruca él. Se acerca a mí, me abraza por detrás y me besa el cuello. Me gira y me besa los labios – buenos días chispitas regañona.
- Buenos días hombre preferido de mi vida.
- ¿Cómo que preferido? Único hombre de tu vida – corrige él.
- Cielo, contra mi zipi y zape – así denomino a los gemelos – no tienes nada que hacer – le aclaro y él sonríe para después besarme - ¿desayunamos?
Nos sentamos y mientras vemos las noticias desayunamos. En medio del desayuno me llama Alberto y le agradezco la oferta pero le dejo claro que no quiero hacer negocios con nadie. Terminamos de desayunar y mientras Peter se ducha, recojo el desayuno y me voy al cuarto a vestirme, y preparo también la bolsa que llevo a la academia normalmente, la ropa para la sorpresa.
- ¿Tienes que currar? – me pregunta apareciendo en el cuarto todo mojado con solamente una toalla alrededor de la cintura.
- Sí, afortunadamente tengo trabajo y encima de lo que quiero así que no me puedo quejar. Mi único problemita ahora mismo es irme sin hacerte nada después de verte así todo mojadito, desnudo… ay – suspiro y me da un beso sin acercarse mucho para no mojarme.
- Esta noche podemos repetir lo de anoche todas las veces que quieras y donde tú quieras, incluido el baño – me dice en el oído, me muerde el lóbulo y yo me río.
- Ya, en serio, porque si no, no me voy. Supongo que vas a ir a tu casa.
- Sí, tengo que dejar la maleta, lavar ropa… un rollo.
- Vale. Necesito llevarme la tablet, así que te he mandado a tu correo la casa  que las chicas han visto y me han enseñado. Yo creo que es perfecta y ellas también, así que solo falta tu opinión y voto.
- No tengo mucho que hacer contra vosotras tres – dice él – si os parece la idónea para nosotros, será esa chispita.
- Sabía que ibas a decir eso. Pero en serio Pitt, mira las fotos, lee la información… yo creo que te va a gustar mucho. Ya después me cuentas que te ha parecido. Vas a ir a casa de Julia y Sonia para ver a las niñas de eso no tengo duda, así que dile a las dos que gracias por colaborar para la sorpresita que me diste anoche. Que las quiero mucho.
- Vale – dice él. Cojo el bolso y me dispongo a salir – muchachita pequeña se le estaría olvidando algo – dice y cuando me giro está haciéndome morritos.
- ¡Si es que yo te comía! – digo. Me voy hacia él y le planto un beso en los labios – Llámame cuando veas eso porfa, que no se te olvide. Te quiero.
- Yo más – me dice y me voy. Cuando llego al coche, dejo e bolso en el asiento del copiloto y busco el móvil. Lo sacó y en whatsapp busco el grupo que tengo hecho para lo del baile, en cuanto lo creé Yari le puso el nombre de “Se nos casa!!!!!!!”
Buenos días a todos. Sé que es un poquillo temprano y espero no despertar a nadie. O sí ¡DESPERTAROS! Porque os tengo que comunicar que he decidido que hoy le pido a Peter que se case conmigo así que os necesito. Espero que podáis y que no haya ningún impedimento porque haya adelantado la fecha pero es que necesito que sea hoy. A las doce estar en la academia por favor para hacer un ensayo de todo. OS QUIERO!!!!!! Sois los mejores amigos del mundo mundial <3

Le doy a enviar, guardo el móvil, enciendo la radio y suena complícame la vida, una de nuestras canciones. Está claro, es una señal que hoy tiene que ser el día.

4 comentarios:

Laura dijo...

Holaaaa!! Yo siempre te leo pero me da cosilla comentar, también te sigo en wattpad que es mas comodo para leer... Jajajaj Bueno esta historia la sigo desde el primer dia y a pesar de los meses que me dejabas en ascuas nunca me he rendido y siempre miraba a ver si publicabas. Estoy ansiosa por llegar al final. Nunca dejes de escribir que lo haces genial. Un beso grande

Anónimo dijo...

Hola, me encanta tu novela, y acabo de leer en el comentario anterior que tienes wattpad y me gustaría saber cual es para poder seguirte. Me encanta como escribes continua de ese modo. Un beso muy grande

Alejandra dijo...

Ay se viene casamiento e hijos porque no paran de darle a la matraca leches. Lo dicho adoro como escribes, la historia, todo no quiero que acabe Inma de mis amores

amaia marroquin omagogeascoa dijo...

Ya me he puesto al dia lo que me encanta tu nove es tan PERFECTA!! Y lo que son estos dos! Son mas tiernos y Lali le va a pedir casamiento quiero leer ya el proximo capitulo Inmilla sube prontito otro capitulo AMO TU NOVE 👏👏😍😍😍😘😘😘😘

Publicar un comentario