viernes, 3 de octubre de 2014

Capítulo 27 - ¡Ni que fuera verdad!

El segundo de hoy... hasta mañana.


CAPÍTULO 27

Estoy sentada en el sofá, aun sin poder creerme que una de mis mejores amigas está embarazada. Estoy viendo la TV cuando suena el timbre de casa.

- Voy  - digo mientras me levanto y voy a abrir.

- Hola, estoy buscando a una señorita que resulta que hace cuestión de horas es mi novia pero que no me coge el teléfono. ¿Sebe en que piso vive?

- Que tonto eres – le digo y halo de la camiseta para besarlo y hacerlo entrar en casa.

- Eso, tú insúltame gratuitamente además de ignorarme – me recrimina mientras vamos abrazados al salón.

- Es que llegué de la calle y se me ha olvidado sacar el móvil del bolso – digo sentándome en el sofá y él me imita.

- ¿No me echabas nada de menos? ¿Ni siquiera mandarme una carita por whatsapp? – me pregunta con un puchero.

- Claro que sí, pero estuve haciendo cosas – dije al recordar que estuve pensando en Euge desde que se fue.

- Que feo eso eh – dice y se cruza de brazos mirando al frente.

- ¿Sabes qué pasa? – le digo acercándome a él. – Que no estoy acostumbrada a tener novio, y menos tan mimoso como tú.

- Pues ve acostumbrándote chispita – me dice y me besa. – Venía  invitarte a cenar.

- Suena bien.

- Si quieres podemos llamar a Euge y Nacho así se reconcilian.

- No, mejor déjalos que se arreglen solos. Estuve hablando con Nacho esta tarde y espero que haga algo, ahora toca ver si Euge quiere seguir adelante con él.

- ¿Por qué no? Está enamorada de él, por mucho orgullo que tenga seguro que el amor puede más.

- Tu madre te sacó de una película cursi ¿no? – bromeo al escucharlo.

- No voy a pedir perdón por ser romántico.

- En el fondo me encanta, lo sabes – le digo desviando el tema Euge, porque al final le cuento todo.

- Bueno, ¿te va o no te va ir a cenar? – me vuelve a preguntar.

- Claro que sí. Pero no hasta muy tarde que mañana tengo reunión en la academia para la apertura del curso.

- A las doce Lalicienta estará en casa, prometido – dice y me ofrece su dedo meñique – venga promete con tu dedo meñique – y hago lo que dice – es una manía que me han pegado mis sobrinos, desde que vieron la película del villano, lo prometen todo así – me cuenta y yo me río, con él esta vez. - Venga ve a vestirte.

- ¿Ya? Es temprano para cenar aun.

- Vamos a un restaurante que está en la sierra.

- ¿En la sierra? – pregunto sorprendida.

- Sí, pero tranquila que es cerca. He prometido a Lalicienta que estará aquí a las doce, y cumpliré.

- Vale, ¿algo muy arreglado?

- Ponte lo que quieras, estarás guapísima.

- No ayudas, me arreglo mucho o no.

- Es pijo pero informal. ¿Te sirve? – dice después de haber pensado cómo ayudarme, parece.

- Algo – digo y pongo cara de circunstancia y él se ríe.

- Viene mi hermana Irene con su novio Sergio – dice cuando estoy de camino a mi habitación.

- ¿En serio? – le pregunto girándome. – Peter no hace ni 24 horas que estamos juntos y ya me vas a presentar a parte de tu familia. Es un poco mucho.

- Habló la que me presentó a toda su familia en tres días.

- No es lo mismo – me quejo.

- Estamos juntos desde ese viaje hace un mes y medio.

- Llevas muy bien la cuenta – le digo y sonrío.

- Ese fin de semana será inolvidable para mí. – me dice y se acerca para cogerme las manos – Lali, con mis hermanas no tengo secretos. Desde que te conocí he hablado con ellas mucho de ti.

- Así me pitaban los oídos – bromeo y él me da una palmada en el culo.

- Mi hermana me invitó a cenar y me pidió que vinieras conmigo, por favor.

- Sigo creyendo que es pronto. Pero está bien, vamos a cenar con tu hermana. – le digo y él sonríe feliz. Me agarra la cara y me planta un beso. Me despego a la fuerza de él, porque si no vamos a terminar en la cama de nuevo. Me visto, unos pantalones color coral, una camisa de media manga color verde agua, tacones y bolso negros, accesorios turquesas.

Cuando estoy lista, salgo y busco a Peter pero no lo veo, así que supongo que está en el baño. Busco el otro bolso para cambiar las cosas al que voy a llevar y escucho que sale del cuarto de baño.

- Estoy casi lista, dame dos minutos y termino – le digo sin quitar la vista de los dos bolsos.

- Lali – me llama.

- ¿Qué?

- Me estabas diciendo que era pronto para conocer a mi hermana, pero ¿no es pronto para esto? – me pregunta y al no entender lo que dice lo miro y tiene una de las cajas de test de embarazo de Euge en la mano.

- Peter, yo – intento decir pero no me salen las palabras.

- ¿No vas a decir nada? – me pregunta mientras pienso en algo para no contarle lo del embarazo de Eugenia – Espero que no me hayas dicho nada porque ha sido negativo.

¡GRACIAS! Le grito desde mi interior porque él me ha dado la respuesta.

- Exacto – le digo y me acerco a él para coger la caja y tirarla antes de que coja el predictor que está dentro. – Se me retrasó unos días, y es raro en mí. Así que quise comprobar que fuera solo un retraso y así es.

- ¿Por qué no me lo has dicho? – me pregunta serio.

- Porque no quería preocuparte – <<de aquí a Hollywood>>, pienso para mí misma – Acabamos de decidir que queremos estar juntos, no quería asustarte.

- Ni me preocupas ni me asustas – me dice aun serio – no vuelvas a hacerlo. Si te vuelve a pasar, por favor, dímelo. No quiero que estés sola si vuelve a suceder, por favor – me pide.

- Perdona, si me vuelve a pasar te lo cuento y lo hacemos juntos – le digo y le doy un beso, consiguiendo que me vuelva a sonreír.

- Te quiero – me dice – te quiero, y pase lo que pase, eso no va a cambiar. Confía en mí por favor, no te voy a dejar sola a la primera de cambio.

- Lo sé. Sé que puedo confiar en ti. Solamente tengo que acostumbrarme que ahora te tengo junto a mí – le respondo, le doy otro beso.

- ¿Nos vamos? – me pregunta y yo asiento.

Busco las llaves, y salimos de casa. Nos subimos al coche y nos dirigimos a la sierra, a pasar una buena velada con mi cuñada menor. Ponemos música y durante el trayecto vamos hablando y cantando. Cuando pasa un buen rato, veo como entramos en un camino rodeado de árboles iluminados, bastante romántico todo. Al llegar al final de ese camino, hay como un hotel totalmente iluminado también. Peter aparca, y nos bajamos.

- Es precioso – le digo mirando a mi alrededor.

- Deja que veas el restaurante, tiene un lago detrás y a esta hora se ve espectacular. – me dice ofreciéndome su mano y la acepto.

Llegamos a la puerta y le dice al maitre, su apellido y tras comprobar la lista, nos lleva a una mesa donde veo a una chica rubia, delgada y al parecer un poco más alta que yo junto a un chico castaño, muy guapo. Ambos sonríen al vernos.

- Por fin habéis llegado – dice ella levantándose y dirigiéndose a mí – Seguro que el cuajo de mi hermano se ha perdido, es malísimo orientándose – me dice ella y me da dos besos – soy Irene, la hermana pequeña de Peter, estaba deseando de conocerte Lali.

- Encantada Irene, yo también tenía muchas ganas.

- Mentirosa – me dice Peter en un susurro – Yo también coletis – le dice a su hermana y la saluda – él es Sergio, mi cuñado y el valiente que se va a casar con miss coletas.

- Encantada Lali – me dice Sergio y me da dos besos.

Nos sentamos y se nos acerca el camarero.

- Hoy te toca pedir a ti, Don apodos – dice Irene a Peter – Te explico Lali, el que invita a cenar elige el sitio y el otro elige el vino que vamos a tomar. Es como una tradición que tenemos. ¿Te gusta el vino?

- Sí le encanta – se me adelanta Peter – Nos trae Rosso di Montalcino  por favor – le pide Peter y el camarero se va.

- Buena elección – dice Sergio.

- Magnífica – digo sonriendo al recordar que es el vino que pidió cuando fuimos a comer juntos solos, justo antes de viajar a Irlanda.

Nos traen el vino y pedimos la comida. No paramos de hablar en ningún momento. Las risas son protagonistas de la noche, sobre todo cuando Irene decide contarme las travesuras de Peter cuando era pequeño y este empieza a ponerse rojo como un tomate. Cuando terminamos la cena, nos despedimos no sin antes decirle a Irene, que me ha encantado conocerla y espero quedar pronto con ella.

- ¿Nos vamos? – le pregunto a Peter y este niega.

- Yo prometí que estarías en casa ante de las doce, pero no dije si era de la noche o de la mañana – me dice con su sonrisa característica mientras nos adentramos en el hotel. Aún estoy un poco flipada por la manera tan espectacular que me ha dado coba – Buenas noches, tengo una reserva a nombre de Peter Lanzani – dice al recepcionista.

- Sí – dice el chico después de buscar en el ordenador – la habitación 626 caballero – le dice al darle una tarjeta magnética con ese nombre.

Peter da las gracias y me hala hacia el ascensor. Lo llama y se abre de seguida. Entra y tira de mí.

- ¿Sabes que esto es como ponerle los cuernos a mi familia? Has reservado en la competencia – le digo.

- Cierto, fallo mío – dice sonriendo - ¿No estás enfadada por no haberte dicho la verdad?

- Me gustan que me sorprendan siempre que sea para bien, claro está. Pero sobre todo me gusta la sorpresa porque viene de ti – le respondo y lo beso.

Me separo de él al pararse el ascensor. Buscamos la habitación, Peter abre y al entrar vemos que en la cama y por toda la habitación hay pétalos de rosas y velas encendidas.

- ¿Han hecho esto para nosotros? – pregunto sorprendida.

- Pues claro que sí – dice – se acerca al equipo de música y suena Zenet

- Es la canción que me cantaste cuando estuvimos juntos por primera vez. – le digo emocionada.

- La primera vez que te hice el amor, no fue todo lo romántico que esperaba. Ahora espero superar las expectativas.

- Siempre lo haces – le respondo.

Empiezo a besarlo y me lleva a la cama entre besos, dispuestos a pasar una gran noche. Una noche más juntos.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

que amor peter .. me encantooo .. massssssssss

Caparatodos dijo...

ayyyy Peter no puede ser más tiernoooo!!!!! ME encanta!

Caparatodos dijo...

quiero más Inmilla!!!!!!!!!!!!!!! Love u! besos y espero ansiosa el próximo!

Chari dijo...

Un príncipe!!!!
Solo tiene k pensar en el día a día.

Anónimo dijo...

Peter es un tierno mal y x experiencia una se.mal acostumbra mucho cuando el hombre es un tierno me encanta que esten bien
Ruthy

Anónimo dijo...

Oye una vosa esa foto son lali y peter? Y es de 2014?

brisa wagner dijo...

Subiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii otro :DDDDDDDDDDDDD

Anónimo dijo...

Hola, sigo siempre tu nove.. podrias postear dos hoy? por lo que leì subis uno el sabado otro el martes u otro el jueves pero no has subido ni el sabado ni el martes..beso

Publicar un comentario