lunes, 13 de octubre de 2014

Capítulo 31 - ¡Ni que fuera verdad!

HOLA!!! Antes que nada perdón por no subir hasta hoy pero tuve un fin de semana bastante movidito. Pero aquí está el capítulo que os debía, y espero que esta semana sí que sí pueda seguir subiendo los días de siempre (martes, jueves y sábado).

Ari no me di cuenta del nombre que le puse a la chica (Sonia) hasta que no leí comentario. Es decir, la Sonia a la que tú te refieres es un personaje de la última nove que subió @caparatodos a su blog y cuando leí tu comentario me di cuenta que había utilizado del mismo nombre. Solo te digo, que casualidad o no, acertaste con tu comentario.

Espero que este lo disfrutéis un poquito más que el anterior y os prometo que mañana hay capítulo, no os hago esperar tres días como esta vez =) BESOS, HASTA MAÑANA!!!


CAPÍTULO 31

- Lali cariño – me dice mientras se acerca a mí.

- ¡Ay que bocazas soy! – escucho decir a la tal Sonia.

Estoy un poco confundida pero Peter me coge de la mano y me lleva al sofá, se sienta a mi lado y Sonia se sienta en frente en uno de los sillones.

- Lali cariño, te lo puede explicar.

- No gracias, sé cómo se hacen los niños – le digo, no sé ni como soy capaz para bromear.

- Tu hermana Irene tiene razón, tu novia es genial, está en shock y sigue bromeando – dice Sonia sonriendo – soy Sonia, amiga de la familia de Peter desde que tengo uso de razón.

- Encantada – le digo y me levanto – mejor me voy.

- Ni se te ocurra, Lali. Tenemos que hablar. En serio, déjame explicártelo por favor – me pide Peter sin soltarme la mano.

- Es que ahora mismo no estoy para mucha explicación como comprenderás.

- Vamos a ver criatura – dice Sonia, se levanta me pone sus manos en los hombros y me sienta en el sofá -  A él si quieres no lo escuches, yo a veces tampoco lo hago – dice sonriendo y guiñándole un ojo a Peter – pero a mí sí.

- No a ti menos – le digo un poco antipática.

- Yo entiendo que ahora mismo no te caigo muy bien pero cuando escuches la realidad de todo esto no se va a acercar en nada a lo que tu cabeza está pensando.

- Sonia, es mejor que te vayas y me dejes hablar con Lali – le dice Peter.

- No, la que se va soy yo y os deja hablar de vuestra paternidad.

- Que no te vas chiquilla – insiste ella y me tira del brazo y me vuelve a sentar, esto empieza a parecer surrealista – Vamos a ver. Soy Sonia, amiga de la familia de tu novio. Te aseguro que si fuera heterosexual, no estarías con este bombonazo porque sería para mí; pero para tu suerte, no lo soy. Mi novia se llama Julia y desde hace más de un año, estamos intentando tener un hijo y Peter se prestó para ser nuestro donante.

Sonia me sigue contando la historia, pero estoy tan desconcertada que a veces la dejo de escuchar y mira a Peter, que tiene más cara de póker que la mía. Intento seguir escuchando su historia, pero soy incapaz.

- Creo que me voy a callar porque tengo la sensación que te estoy saturando de información – me dice Sonia.

- Necesito ir al baño – le respondo.

Tras mirar a Peter me meto en el cuarto de baño que está situado junto al dormitorio. Entro y cierro la puerta y me apoyo en ella. ¿Peter va a ser padre? ¿Por qué no me había dicho nada? Va a tener un hijo que no es mío.

- Ni siquiera hemos hablado de hijos –digo en voz alta – solo llevamos semanas saliendo, ¿cómo vamos a hablar de hijos?

Todo es una locura, nuestra relación empezó siendo de mentira, y cuando me animó a confiar de nuevo en alguien, ¡BOOM! Otro nuevo chocazo con una pared. Estoy nerviosa y me empiezo agobiar, así que me levanto del suelo y me enjuago la cara. Necesito tiempo para digerir esta locura, así que salgo decidida a decirle a ambos que me voy a casa.

- ¿Cómo estás? – me pregutna Peter levantándose y viniendo a mí.

- Saturada de información – respondo intentando sonreír – necesito aire Peter, me voy.

- Pero Lali, tenemos que hablar por favor – me pide él sujetando mis manos.

- Por supuesto que tenemos que hablar, pero ahora no puedo.

- Es tarde, te acompaño.

- Ni de coña, te estoy diciendo que necesito aire y estar sola para digerir que vas a ser padre.

- Pero es que Lali.

- Pero es que nada, he venido en mi coche, lo tengo aparcado a dos calles si alguien intenta secuestrarme te aseguro que del coñazo que le doy hablando me sueltan a los dos minutos – bromeo para que quite la cara de preocupación que tiene.

- Lo que yo te diga, esta niña es la caña – dice Sonia y me hace sonreír – sigue con el cachondeo, soy tu fan que lo sepas.

- Creo que de habernos conocido en otras circunstancias, seríamos muy buenas amigas.

- Mira guapetona – me dice levantándose – tú y yo vamos a ser muy buenas amigas, te lo aseguro – me da dos besos – voy al baño un segundito, adiós guapísima. Y tú – dice mirando a Peter – deja a la chiquilla que coja aire que es normal que lo necesite. Ahora vuelvo.

Se va al baño y nos deja solos. Peter no me quita los ojos de encima, pero no dice nada. Cojo mi chaqueta y mi bolso para ponérmelos. Lo miro a los ojos y me doy media vuelta para salir de su casa.

- Lali – me llama y se acerca a mí para girarme – mañana tenemos que hablar, necesito explicártelo todo con más claridad.

- Está bien – le digo con la poca templanza que me queda en el cuerpo – hasta mañana.

- Te quiero, acuérdate – me dice y seguidamente me da un beso el cuál acepto porque en algún punto me reconforta.

- Yo también te quiero – le digo y me sonríe aunque no es esa sonrisa plena que le llega hasta los ojos.

Me giro, abro la puerta y salgo. Bajo y cinco minutos después llego al coche. Me monto, enciendo la radio y arranco el coche.

Yo no te pido que te vistas y te pintes en menos de diez minutos, no quiero niña que tengamos una lista de pecados inmortal….

Empieza a sonar Keru Sánchez y sonrío al mismo tiempo que alguna lágrima me moja la cara. Complícame la vida fue la primera canción que me canturreó cuando estábamos en Irlanda, lo que menos me imaginaba es que estar con Peter de verdad me fuera a complicar la vida. Tardo poco en llegar a casa por la hora que es. Aparco en el garaje del edificio, subo y me meto en casa. No tardo en ponerme el pijama y meterme en la cama. El móvil suena, y veo que es Peter el que está llamando pero no se lo cojo, no tengo ganas ni cabeza para hablar con él. Prefiero mandarle un whatsapp para decirle que he llegado a casa que se quede tranquilo. Es lo que hago y antes de que suene, pongo el móvil en silencio, lo dejo en la mesilla y me meto en la cama para intentar olvidarme del enredo en el que me he visto envuelta.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

otro

Chari dijo...

Si k es difícil d digerir,pero no imposible.
Ya sabe lo k los dos sienten,y no debería complicarse tanto con las decisiones k el tomó anteriormente....aunque se conocían ,el nunca le hablo d ello ,chico reservado.
Espero k no tenga muchas más sorpresitas x ahí.

Soraya! dijo...

meeeenos mal me esperaba algo peor Inma jajajaja ya me quedo tranquila jajaj espro que Lali lo entienda ya que Peter a hecho lo que a hecho por ayudar:)

vale dijo...

Vamos a dejar que se explique y después vemos si lo matamos!

Anónimo dijo...

que lindo lo que hace peter pero que shock para lali . .me encantooo .. massssssssss

eva maria dijo...

me encantoooooo el capitulo y que tierno pitt hacer eso por una amiga aunque tambien entiendo a la pobre laliiiiiiiiiii

Ari dijo...

tenes razon en tu aclaracion, se me mezclaron los personajes de las novelas, como era el mismo nombre
hasta llegue a pensar que me habia perdido mal en la historia
gracias por responder mi duda

Justo cuando Lali se habia jugado por Peter, pasa esto
ojala se le pase rapido el enojo y escuche las explicaciones
besos

Caparatodos dijo...

complicada la situación, pero creo que hablando y explicando las cosas pueden llegar a un equilibrio! Me encantan estos giros inesperados, Inmilla!!!!!!!!!!!!!!!! Es leer y que nos tengas en ascuas sin saber que va a pasar jajajajaj :D te quierooo besos y sigo leyendo!

Publicar un comentario