sábado, 15 de junio de 2013

Capítulo 55

BUENAS!!!!! ¿Qué tal se presenta el fin de semana? El mío cargadito de estudio pero lo bueno es que ya va quedando menos pa´ terminar =) Mucha suerte para todas las que también estáis de exámenes.

GRACIAS por estar siempre aquí os dejo un cap que espero que os guste!!! Hasta la semana que viene, aunque espero que sea antes del fin de semana MUACKS! <3


TWITTER: @Inma_06

_______________________________________________________________________

Capítulo 55

Los días pasaron, y ya se habían trasladado a la nueva casa. Todo el mundo conocía la nueva casa porque como hablaron con la chica que les vendió la casa, hicieron una fiesta para celebrar con todos sus seres querido la nueva vivienda, y además también aprovecharon esa noche para anunciar que estaban prometidos. Lali y Peter acordaron que no habría boda hasta después del nacimiento de Alma y la bebé ya hubiera pasado un poco de tiempo con ellos.

Con respecto a ese momento, el nacimiento de Alma, se acercaba. Lali ya estaba en la recta final del embarazo, incluso un par de veces había tenido contracciones fuertes y una de esas veces, estuvo en el hospital porque ella pensó que su hija estaba dispuesta a venir al mundo antes de tiempo, pero en el hospital solo le dijeron que el fuerte dolor que había sentido y era diferente a los demás, porque Alma ya se había “encajado” y se estaba preparando para cuando fuera a nacer. Aunque para ser justos, Lali no estaba muy equivocada pensando que su hija naciera antes.

- Amiga, tengo que contarte algo – dijo Euge sentándose en el sofá de su casa con Lali.

- ¿Algo importante? – preguntó Lali al tiempo que se frotaba la panza para calmar a Alma, quien andaba algo revuelta.

- En realidad son dos cosas – le informó Euge – la primera es que Nico me propuso que empezáramos a buscar un bebé.

- AHHHH – gritó Lali – no lo puedo creer, es un tierno mal mi amigo, lo amo – dijo sonriendo - ¿obvio le dijiste que sí, no?

- Sí, sabes que siempre me gustó ser mamá joven, y para lo que yo creía ya voy unos años tardes – y ambas rieron – y la otra noticia es que me contrataron para hacer un unitario acá.

- ¿Un unitario? Qué bueno Euge, te felicito.

- Gracias, además estoy segura que te va a gustar mi nuevo trabajo.

- ¿Por qué? – preguntó Lali intrigada.

- Lo primero porque voy a ser la protagonista – aclaró Euge y Lali rio a más no poder – lo segundo porque voy a encarnar a Luciana, una inspectora de policía que por circunstancias de la vida y su trabajo se enamorará de un doctor.

- No me lo puedo creer – declaró Lali reconociendo su historia en esa serie.

-Sí, igual en la serie es un amor más pasional y con más tensión que el tuyo y el de Pitt. Pero no te conté lo mejor aún – Euge hizo una pausa y Lali le pidió que acabara con el suspense – mi compañero de protagónico está para comérselo, y a vos te encanta – Eugenia siguió con la intriga.

- Dale nena, me vas a hacer dar a luz con tanto suspense – exigió Lali.

- Te doy una pista que seguro adivinas de seguida – dijo Euge – es español y te vuelve LOCA -  casi gritó la rubia.

- ¿Jodeme? – Lali tenía una galletita en su mano y la soltó de la impresión – ¿Vas a trabajar con mi adorado duque? – preguntó ella sin poder creerlo.

- Sí amiga. Voy a trabajar con Miguel Ángel Silvestre, dentro de un par de días llega a Buenos Aires, me lo presentan y empezamos con las fotos promocionales del unitario.

- AAAAHHHHH no me lo puedo creer me lo tenes que presentar YA. Eugenia promete que me lo presentas, porque si no te prometo que voy de TV en TV contando lo mala amiga que sos – le aseguró Lali.

- Que loquita que sos – dijo Euge entre risas – sí, te lo presento. Empezamos a grabar en dos semanas, pero tenemos que grabar los promocionales para tv también, porque están pensando que salga al aire poco antes de verano, así tendríamos tres meses de ventaja y no tendríamos prisa por grabar. Podes venir conmigo, si querés, este jueves, así lo conocés – le propuso Euge sonriendo.

- AAAHHH – gritó de nuevo Lali.

- Pará de gritar Mariana – la retó la rubia mientras reía.

- Me parece que voy a tener que esperar un poco más para conocer a mi amor platónico – dijo Lali con una sonrisa nerviosa.

- Bueno, te digo este jueves. Pero si no podés venís la semana que viene cuando vaya a grabar los promocionales – dijo mientras seguía llevando a la cocina todo lo que habían utilizado para merendar.

- Eugenia mírame – le pidió Lali a su amiga – decime que tenés las llaves del auto y el auto cerca, o llamá ya a una ambulancia porque tu querida sobrina quiere nacer.

- No lo puedo creer ¿justo conmigo te tenía que pasar? A ver, Eugenia tranquila –se dijo así misma – es tu amiga la que está de parto, no vos así que tranquila.

- Euge por favor, date prisa.

- Sí, perdón amiga – se disculpó buscó su bolso, el de su amiga y las llaves del coche - ¿segura no es otra falsa alarma no?

- No Euge,  este dolor nunca me dio antes – dijo agarrándose la panza y levantándose con la ayuda de Euge – espero no romper bolsa hasta llegar al hospital – rogó, pero sus ruegos no fueron escuchados porque al llegar a la puerta del departamento rompió aguas.

- Pues lo siento amiga, pero tengo que informarte que Alma es igual de impaciente que vos – dijo Euge sonriendo – vos tranquila, respirá que cuando te quieras dar cuenta ya vas a estar en el hospital.

Se metieron en el ascensor del edificio de Euge y no tararon más de cinco minutos en llegar al coche. Montó a su amiga y se apresuró a montarse en el lado del conductor para llegar cuanto antes al hospital.

- Más rápida rubia por favor, o te vas a terminar convirtiendo en partera – dijo Lali riendo – ay no, me dio la risa nerviosa.

- Lo prefiero antes de que te me pongas a gritar como seguro que hará Cande el día que sea mamá – bromeó Euge para intentar distraer a su amiga.

Se pararon en un semáforo y Euge aprovechó para conectar su móvil al manos libres del coche y llamar a Peter.

- No lo puedo creer, no atiende este pibe – dijo después de la tercera llamada.

- Está trabajando Eugenia – contestó Lali algo alterada e intentado autoclamarse – no te va a contestar. Vos concetrate en llevarme a la clínica y cuando lleguemos preguntamos por él. Por favor.

- Está bien, estamos llegando Lali, tranquila todo va a salir genial. ¿Te duele? – preguntó Euge al ver la cara de su amiga.

- Un poco y cada vez más, así que por favor, apurate en llegar.

- Casi estamos amiga, dos minutos y estamos – le prometió Euge agarrando su mano para darle fuerzas.

Y así, fue un par de minutos estaban en la puerta del hospital. Euge se bajó y pidió ayuda para su amiga, y enseguida un par de enfermeros la ayudaron a entrar en el hospital. Mientras se llevaban a Lali para dentro, Euge se apresuró en avisar en la recepción de que avisaran a Peter. Sin embargo la señora le dijo que no atendía en el consultorio así que decidió ir a buscar a Victorio.

- Adelante – se escuchó la voz de Vico.

- Hola soy Euge – dijo al tiempo que comenzaba a abrir la puerta - ¿Peter está…? Vos sos un tarado – insultó a Peter al verlo en la consulta de su amigo – te estuve llamando al celular y no atendías.

- Acabamos de salir de una operación rubia – lo justificó Vico.

- ¿Euge estás bien? ¿Pasó algo con Lali o con Alma? – preguntó Peter al ver lo alterada que estaba Euge.

- Pasó con las dos – respondió ella – dale, tenes que bajar, tu hija está por nacer.

- ¿Por nacer? Aún falta mes y medio – dijo Peter sin poder creerlo.

- Parece mentira Juan Pedro. Vos sabes mejor que nadie que hay niños prematuros, y parece que Alma hasta en eso se va a parecer a vos – dijo Euge – dale nene, vas a ser papá.
Peter seguía un poco en shock por la inesperada noticia, pero con ayuda de Vico y Euge llegaron a donde tenían a Lali.

- Lali te voy a llevar ya para paritorio, estás lista.

- No voy a ir a ningún lado hasta que no venga el padre de mi hija – aclaró ella nerviosa y emocionada.

- Ya estoy acá mi amor – dijo Peter entrando y besándola – perdón por no atender el celular pero hasta ahora estuve en una operación.

- Lo importante es que ahora si estás – dijo ella sonriendo – creo que nuestra hija quiere nacer ya.

- Sí chicos, y es tan YA que Lali llegó dilatada de 6 centímetros, y en el poco tiempo que lleva acá llegó a los 8. La tengo que trasladar ya, porque Alma está deseando a salir y está empujando demasiado – informó Federico.

- De acuerdo vamos – dijo Peter – Lali ahora te veo, me van a dar el traje y te veo ahora. Las amo – dijo Peter antes de besarla y salir de aquel cubículo.

Peter salió y antes de entrar en la sala de paritorio para que le dieran la vestimenta adecuada buscó a Euge en la sala de espera.

- Rubia necesito que me hagas el favor de llamar a mis suegros y cuñadas ¿sí? Yo voy a entrar con Lali.

- Obvio los llamo. ¿Cómo está mi amiga? – preguntó Euge nerviosa.

- Nerviosa igual que vos, tranquila va a salir todo muy bien. Llegó dilatada de 6 cm así que no creo que tarde mucho en dar a luz. Vico, encárgate de avisar a mi familia por favor – le pidió a su amigo.

- Obvio.

- Y tráele algo de azúcar a Euge que está blanca como el papel.

- Idiota, no sabes el susto que me dio tu novia – aclaró Euge intentando sonreír y olvidar los nervios.

- Tranquila que todo va a estar bien rubia, ¿qué vas a hacer cuando seas vos la que esté ahí dentro? – preguntó Peter – chau, en un ratito los veo – se despidió de sus amigos, y después de ponerse el atuendo adecuado, entró en paritorio.

- Bueno chicos, todo está listo para recibir a Alma – dijo Federico.

- Estoy con vos Lali, siempre voy a estar con vos – le dijo Peter besando la frente de su novia y agarrándole la mano.

- No voy a poder Peter, tengo mareo y sudor frío y eso me pasa cuando me voy a desmayar – dijo Lali mirando a su novio.

- Chiquita, pudiste siete meses y medio con esa panzota y vas a poder traer al mundo a nuestra nena.

- Me voy a desmayar – le aseguró Lali – no voy a poder – dijo lagrimeando.

- Lali ¿no? – preguntó una enfermera que rondaría los cuarenta y era española y Lali asintió – Mira guapetona, ¿sabes que me dijo mi madre cuando estaba por parir a mi primera hija? – le preguntó a Lali y ella obviamente negó – que no gritara, que no hacía falta, que los gritos me quitaban la fuerza. Que lo que tenía que hacer era coger aire y echarlo por abajo – dijo la enfermera mientras le secaba el sudor.

- Gracias – contestó Lali y junto a Peter rieron ante el consejo de aquella enfermera.

- To´ va a salir bien, ya lo vera´ chiquilla. Además con tremendo padre, me vas a negar tú a mí que no tienes ganas de verle la cara a tu niña ya. Venga guapetona, tres empujones bien fuertes, y esa niña va a estar en el mundo pa´ disfrutar de sus padres que con tantas ganas la han esperao – alentó una vez más la enfermera a Lali.

- Hacele caso a Chari – dijo Fede – a todas las que le dice eso y les hacen caso, dan a luz en un abrir y cerrar de ojos. ¿Preparada? – preguntó.

- Creo que sí, si las mujeres tenemos la capacidad para quedar embarazadas es porque tenemos que ser capaces de dar a luz – intentó convencerse a ella misma.

- Ok Mariana, cuando te diga ya pujás – dijo Federico – YA.

Así fue como Lali siguiendo los consejos que le había dado la enfermera, y después de 15 minutos, Alma llegó al mundo con un berrinche que se podría oír incluso fuera de la sala.

- Bienvenida al mundo Alma – dijo Federico – Peter podés cortar vos el cordón si querés, ¿sabes? –le preguntó y Peter asintió cortando el lazo que unía físicamente a su hija y su novia, para después tomar a Alma en brazos y ponerla sobre el pecho de Lali. Besó y observó a su hija pero se la quitaron de sus brazos para lavarla, cubrirla bien para protegerla, pesarla y chequearla.

Un rato después se la devolvieron a Lali.

- Criaturas felicitaciones – dijo Chari que volvía con Alma en sus brazos – esta princesa a pesar de ser prematura mide 48 centímetros y pesa 2, 900 kg. A pesar de ser prematura, tiene el talle y peso de un bebé que nace entre las 37 y 40 semanas.

- ¿No necesita incubadora entonces? – preguntó Lali mientras le acomodaban a su hija en su pecho.

- No Lali, tu hija está perfecta. Eso sí, con un poco de hambre, mejor que le des la toma ya – dijo Chari.

Mientras Lali alimentaba a Alma, Federico terminó de hacer su trabajo con la nueva mamá y salió de la sala.

- Se ven tan hermosas las dos así – declaró Peter que las miraba baboso – Voy a salir a decir que están perfectas porque si no tu madre y la mía terminan acá dentro – rio Peter.

- Sí, ve. Te amo – dijo Lali sin apartar la vista de su hija.

Peter besó a su novia e hija y salió para avisar, aunque no se esperaba que todos estuvieran tan rápidos allí.

- No saben lo hermosa que es – dijo al entrar en la sala.

- Felicidades – Claudia y Majo lo abrazaron al mismo tiempo.

- Es hermosa. Es prematura, pero debido a que tiene un talle y un peso que no corresponde a su tiempo de gestación sino al de un bebé de casi nueve meses, pues no necesita incubadora. Así que la van a poder ver en un ratito.

- Peter quiero verlas – avanzó Dani hacia su cuñado para abrazarlo.

- Ya vas a poder mi amor, en un ratito cuando Alma termine de comer las suben a las dos a una habitación y van a poder pasar todos – dijo Peter – papá, ¿te podés encargar de que busquen una habitación solo para Lali por favor?

- Sí hijo, voy a avisar y felicidades – abrazó Juan a su hijo.

Todos los fueron felicitando, incluso Nico que aunque estaba trabajando, en cuanto Euge lo llamó salió para el hospital.

Poco tiempo pasó entre ese instante y el momento en el que Lali ya estaba instalada en una habitación con su hija, mientras descansaba.

- Pueden pasar, pero de a dos, máximo tres por favor – aclaró Federico – y no mucho tiempo, porque quiero que Lali descanse. No quiso epidural y aguantó muy bien los dolores, pero debe estar cansada y tiene que recuperarse.

- Sí, Fede no te preocupes que en 10 minutos máximo 15 te desalojo la habitación – aclaró Juan.

Peter fue el encargado de repartir el orden en el que entrarían, y por supuesto que las primeras fueron su madre y su suegra. Y así fueron pasando todos los familiares, y también Euge. El resto de las amigas irían al día siguiente porque salían de sus trabajos tarde y el horario de visita no les coincidía.

- Ya nos vamos, que Daniela está ansiosa por entrar y Yeyo ni te cuento – dijo Euge dando un beso a su amiga.

- Gracias por todo Euge, sin vos no habría llegado – sonrió Lali.

- Lo bueno es que sí me pasa otra vez, ya no me a tomar por sorpresa y sabré qué hacer – respondió Euge – chau chicos, mañana vuelvo.

- Gracias

- Adiós petisa – dijo Nico – adiós mini petisa –saludó a Alma que estaba dormida.

- Adiós teñido – se despidió Lali – y mi nena no es petisa.

- Cierto salió a Peter – aclaró Nico entre risas antes de salir.

La pareja salió y los padrinos de Alma entraron.

- Lali – corrió Daniela a abrazar a su hermana – no lo puedo creer, ya está aquí – dijo al mirar para la cuna y ver a Alma.

- Es hermosa – dijo Yeyo quien la observaba baboso.

- Mamá dijo que se parece a vos cuando eras chica – le contó a Daniela.

- Así que si se sigue pareciendo a vos, voy a tener que ser un padre demasiado cuida para quitarle a los pibes de encima – intervino Peter.

- Y yo un padrino que va a ayudar a su padre en ese trabajo – aclaró Yeyo.

- Peter cuando tu hija diga “a” vos vas a estar a sus pies seguro – bromeó Daniela – ya te tiene encandilado imagínate cuando hable.

Un rato más estuvieron todos charlando hasta que la puerta volvió a abrirse.

- Hola a todos – saludó Chari – te traigo la cena Lalita, tienes que comer pa´ alimentar bien a Alma. Chicos no es por ser una aguafiestas, pero tenéis que iros, el horario de visita se acabó hace un rato.

- Ya se van Chari, muchas gracias por dejarlos un rato más – le agradeció Lali mientras Peter le acercaba la bandeja con la cena.

- De nada guapísima. Dentro de un rato vengo para veros otra vez y llevarme la bandeja – se despidió Chari.

Lali comenzó a cenar, y un par de minutos después su hermana y cuñado se marcharon con el aviso de que volverían al día siguiente para ver a su ahijada.

- Que buena paciente eres – habló Chari – así me gusta que te lo comas todo. Apaa parece que la niña también quiere comer de nuevo – dijo Chari al tiempo que Alma comenzó a llorar.

- Me la das Chari por favor –le preguntó Lali y ella encantada le puso a su hija en brazos para que Lali la amamantara.

- Peter cariño, ve a darte una ducha y a por ropa limpia que yo me quedo con estos dos soles – dijo Chari.

- No quiero separarme de ellas Chari, gracias de todas formas.

- Escúchame chiquillo. Tu padre te ha traído ropa y está en tu consulta. Vas y te das una ducha rápida en los vestuarios, que no les va a pasar nada. Pa´ eso me quedo yo – se ofreció sonriente la enfermera.

- Sí mi amor dale, vas a pasar acá la noche al menos te bañas y te refrescas – dijo Lali.

- Está bien – aceptó Peter de mala gana – en cinco minutos vuelvo mi amor.

- Que sean diez. Que la ducha te sirva pa refrescarte criatura, no pa´ llegar aquí empapadito en sudor – bromeó Chari.

- Gracias por quedarte con ellas sos una genia – dijo Peter que besó a su novia, después a su hija y antes de irse dejó un sonoro beso en la mejilla de la enfermera.

Peter se fue, pero no tardo mucho más de 10 minutos en volver. En ese momento, Chari dejó a la nueva familia sola en la habitación para que pudieran descansar, al menos el tiempo que Alma no estuviera llorando.

15 comentarios:

vale dijo...

me encanta! Más!

Anónimo dijo...

Me encanta que Lindo
capitulo por fin alma esta
con Ellos :) subi mas noveeeee


ATTE: Valeria : )

TIMKA TIZOR dijo...

aiiiiii no lo puedo creer!!! POR FINNN LLEGO ALMA!!! quiero mas inma!!! un besito amiga y sabes que cuentas con mi ayuda en lo que se viene... jujuju!!! muakkssss

te quiero!!

faty***

Abril Caceres dijo...

Hola, me gustaria que pases a leer mi novela www.tusnovelalitter.blogspot.com podrias recomendarla?Gracias y besos!

Chari dijo...

se borro el comentario.Jajaka me senti identificada con la enfermera,me hacia sonreir ver y leer mi nombre en la novela .Confesion estudie Auxiliar d enfermeria.Valiente Lali con el parto natural,para mi es mucho mejor.Ya son tres, ahora si k son una familia.Todos estan felices xk salio "to bien", y Alma salio grandecita a pesar d ser prematura y Lali esta bien.

Arii dijo...

Aaaaaaaaah mori, al fin llego!! Espero mas, beso :)

Arii

amaia marroquin omagogeascoa dijo...

Por fin!! Ya era hora llego Alma que lindoo!!! Me encanta quiero mas! Besitos inma te quieroo

@casiamaia Amaia

Giulia Lupi dijo...

Porfin nacio alma!!! Que bueno me encanta.. Peter es un papa baboso..pero tan tierno!!Tiene una familia muy unida y unos tios y padrinos locos por ella!Espero mas nove!!muchos besos!Giu

andrea dijo...

me encantooooo

camila dijo...

sube masssssss me encantoo porfin nacio alma

catalina zarate dijo...

me encantooo el nacimento de alma

doris dijo...

sube masssssssssssssss

Fátima Pino Servián dijo...

AAAAAAAAAAAHHHHHHHHH!!! Ya nació Alma <3 Ay, son los tres un amor.... ya tengo ganas de ver como se desenvuelven como papas....
Hola!! jaja como puedes ver, ya terminé selectividad :) Y te quiero pedir un favor... voy a empezar a subir una nove escrita por mi misma en un nuevo blog: casiangelesresiste.blogspot.com podrías recomendarla??? Gracias y besos :)

Daniela Lopez dijo...

Me encanta esta novela la verdad, muy buena

Caparatodos dijo...

que CAPITULON!!! y llegó Alma para matar de amor a todos y darles mucha felicidad a sus papis y familia! :D amé el capítulo y Chari una genia! (como la real, entre nos ;) jajaja) Que lindo el capítulo de verdad, te quedo INCREIBLE, Inmilla!!!! ya ansiosa por leer el que sigue! TE quiero y espero más :D un besote enorme!

Publicar un comentario