sábado, 16 de marzo de 2013

Capítulo 43

HOLA!!! Ya no sé cómo pedir perdón por llevar tanto tiempo sin subir, pero no ando muy inspirada ni con mucho tiempo para sentarme delante del ordenador y escribir, y tampoco quiero subir cualquier cosa. Así que hoy me senté y escribí un capítulo bastante largo, al menos más largo que la mayoría de los capítulos.

Espero que os guste el cap, y que no me tengáis mucho coraje por tardar tanto en subir. Voy a seguir escribiendo hasta que me acueste. Espero que se me sigan ocurriendo ideas para escribir. 

Millones de gracias a todas por estar ahí, muchísimas gracias de verdad por estar a pesar de que sea yo la que no esté todo los días por aquí. MUCHOS BESOS y os dejo el cap =) MUACKSSSSS <3<3<3<3<3<3


TWITTER: @Inma_06


__________________________________________________________________

Capítulo 43

Un mes más pasaba y la panza de Lali crecía. La ecografía había salido perfecta y esta vez Peter si la pudo acompañar. Estaban ambas familias al completo en casa de los padres de Peter. Los chicos decidieron reunirlos allí, para poder disfrutar de la compañía de todos y además aprovechando de que al día siguiente sería el bautizo de Santi, Lali y Peter darían a conocer a quienes habían elegido por padrinos. Demás está decir, que la relación de Yeyo y Dani ya era conocida por todos.

- Bueno nosotros nos vamos yendo ya, porque el campeón empieza a tener sueño y mañana nos espera un día largo por delante – dijo Ana.

- Día largo pero hermoso – dijo Lali mientras miraba embobada a su sobrino.

- Espera Any no se vayan – dijo Peter – antes tenemos que contarles algo.

- Aprovechando que hablamos de bautizos, queríamos contarles algo – intervino Lali – queremos contarles quienes van a ser los padrinos de nuestra hija.

- Dale Lali, no sigas con la intriga – imploró Daniela.

- Impaciente enana – afirmó Peter – Lali tuvo la idea, y a mí me pareció perfecta… los padrinos de nuestra niña queremos que sean dos personas que a pesar de que aún les falta camino por recorrer, estamos seguro de que lo harán de la mano.

- Por eso queremos  que sean Yeyo y Dani – concluyó Lali - ¿aceptan?

- Obvio que sí – aceptó encantadísima Daniela y corrió a los brazos de su hermana – gracias.

- No me lo creo – dijo Yeyo levantándose y aferrándose a su hermano – gracias Peter.

- Ya dije que fue idea de Lali – le insistió Peter y el pequeño de los Lanzani no tardó en abrazarse a su cuñada.

Después de la gran noticia para los futuros padrinos, cada uno se fue para su casa.

- ¿Cansada? – preguntó Peter abriendo la puerta del baño cuando Lali acababa de salir de la ducha.

- Un poco, además mañana me espera un día largo por delante.

- ¿Por qué?

- Porque tengo citada a una víctima de maltrato en la comisaría. Se niega a denunciar, y mientras ella no reconozca que la maltrata no voy a poder hacer nada – se lamentó Lali mientras se secaba el cuerpo.

- Lo siento cariño, no debe ser nada fácil esa situación – dijo Peter agarrando una toalla y secando la espalda de Lali.

- Pues no, no es fácil. Pero este trabajo es como todos, tiene sus cosas buenas, y sus cosas malas y ésta es una de las malas.

- Escúchame – dijo Peter haciéndola girar y apretándola contra él – eres una gran profesional, seguro que consigues que ella sea consciente de su situación.

- Eso espero amor – dijo Lali – gracias por consolarme y darme fuerzas siempre – y Lali lo abrazó.

- Lo hago porque te amo. Y será mejor que no me agradezcas más y menos estando sin vestir, porque me revolucionas un poco.

- ¿Un poco nada más? – preguntó Lali contoneándose y sonriendo.

- Un poco bastante – aceptó él encantado ese contoneo contra su cuerpo.

- Pues estoy dispuesta a correr con las consecuencias de agradecerte siempre así – concluyó Lali sonriendo pícaramente.

Sin más palaras, Peter la acogió entre sus brazos y fueron hasta la cama. Una noche más, después de amarse apasionadamente se dejaron llevar por un sueño placentero.

A la mañana siguiente, ambos se levantaron y se fueron a trabajar. Lali estaba preocupada porque la mujer a la que había citado no llegaba, había quedado con ella y ya pasaban tres horas de la cita.

- Tranquilízate Lalita – le pidió Lali – no le hace bien a la bebé.

- Es que me da bronca, vos mismo viste las marcas que le dejó ya varias veces – le dijo Lali a su compañero.

- Ya los sé, a mí tampoco me gusta. Es una impotencia enrome la que siento. Pero no tenemos forma de demostrar que es un maltratador a menos que ella lo denuncie – dijo Javi y dejó de hablar porque atendió su móvil.

Mientras él hablaba con su mujer, Lali terminó de rellenar unos informes y volvió a insistir llamando a la mujer que esperaba.

- ¿Sigue sin atender? – preguntó Javi acercándose a su mesa.

- Sí – dijo Lali colgando – y no me gusta nada esto, estoy empezando a preocuparme.

- No te pongas en lo peor Lali.

- No puedo evitarlo, tengo un presentimiento que no me gusta para nada – admitió Lali.

- Voy a darte dos noticias que te van a gustar – dijo Javi – esta mañana antes de que llegaras llamaron para decir que cómo ya reconociste al cabrón que te hizo lo que te hizo, van a juzgarlo en dos meses – le contó Javier y ella se levantó.

- ¿Ya? Tan pronto no me lo esperaba…. Para esa fecha estaré de seis meses y…

- Y nada – la interrumpió su compañero y amigo – me tomé la libertad de hablar con la fiscalía y con el juez que se ocupa del caso y contarles tu situación. Pedí que lo tuvieran en cuenta.

- ¿Qué dijeron? Estoy embarazada no enferma, no es un argumento válido.

- Puede que haya mentido un poquito – reconoció él bajando la voz – le dije que te habían recomendado reposo, y que si ahora estabas así cuando el embarazo fuera mayor también tendrías que hacer reposo.

- ¿Estás loco? No podes mentir así – respondió Lali preocupada – Javi te puede caer un buen marrón por hacer eso. Además tendré que justificar eso con papeles médicos.

- No, porque consideraron que el que el acusado sepa que estás embarazada puede ser peligroso para ti, puede obtener información que te perjudicaría. No solo porque estás embarazada, sino porque así podría empezar a averiguar datos sobre ti que no les conviene.

- ¿Así que conseguiste que no tenga que declarar? – preguntó Lali aun sin poder creerlo.

- No exactamente. Tendrás que hacer una declaración escrita que solamente será utilizada en caso de ser necesaria.

- Gracias – dijo ella y lo abrazó – si algún día tengo algún problema, y aun teniendo en cuenta que no eres abogado, te contrataré como tal para defender mis derechos – le dijo y ambos rieron.

- Así me gusta verte, feliz. Además esa cara está mejor para ahora que va a venir a verte mi hijo – le dijo Javi.

- ¿Viene para acá? – y Javi asintió – Tengo muchas ganas de verlo, debe estar enorme.

- Recién cumplió los cinco meses.

- Mely y vos seguro están felices, ¿es bueno?

- Para lo chico que es, demasiado me parece – dijo riendo – Solo se despierta de noche cuando le toca comer, aunque ya poco a poco vamos intentando que aguante más tiempo durmiendo, y las tomas que le damos de noche sean menores.

- Tengo muchas ganas de verlo, me hubieras dicho y le traigo algún regalito a mi sobrinito Diego – se quejó Lali dando un pequeño golpe en el brazo del padre del bebé.

- Auch! – se quejó él – no sabía tontita, me dijo antes Mely que se pasaba por acá a la hora de mi descanso para comer juntos.

- Está bien, esta vez te lo perdono.

Siguieron charlando un rato más. Lali consiguió olvidar un poco el tema de esa mujer que no aceptaba ayuda de nadie.

- Hola hermoso – dijo saludando y cogiendo en brazos a Diego cuando entró en  la oficina que compartía con Javi, en la compañía de su madre – Sos muy lindo bombón, aunque claro teniendo los caños de papás que tenes pues normal que seas tan lindo – afirmó sonriendo – hola Mely – la abrazó como pudo, sin soltar a Diego.

- Hola Lali – la saludó ella – hola cariño – saludó a su marido.

- Hola preciosa – y Javi besó a su mujer.

- Bueno, yo los dejo almorzar juntos y con este bebé tan grandote y hermoso que tienen. Adiós mi amor – dijo dejando un beso en la mejilla de Diego y poniéndolo en el coche.

- ¿No querés comer con nosotros? – la invitó Mely.

- No gracias, voy a buscar a Peter. Ya quedé en almorzar con él, tengo que contarle buenas noticias – dijo Lali – Gracias por la invitación, que disfruten.

Lali salió de la comisaría, y bajó al parking para coger su coche de donde lo había aparcado. Estaba abriendo la puerta cuando alguien la giró de forma brusca. Intentó gritar pero el hombre le tapó la boca.

- Ya tenía ganas de tenerte así – dijo él.

- Suélteme – dijo ella librándose de la mano de él en su boca.

- Tranquila linda, no te voy hacer nada… aún no.

- Me está haciendo daño – dijo Lali poniendo sus manos sobre su vientre buscando proteger a su hija.

- El mismo daño que vos estás haciendo a mi familia – la agarró por un brazo fuertemente y la apoyó contra una columna – deja a mi familia en paz.

- ¿Familia? Pablo, a la familia se cuida y se quiere no se les golpea, maltrata y desprecia como usted hace con su mujer.

- Es mi mujer y hago con ella lo que me viene en gana, al igual que con mis hijos, vos no te metas más.

- Que sea su mujer no le da derecho a lo que le está haciendo y SUËLTEME QUE ME HACE DAÑO – gritó Lali intentando librarse de aquel tipo.

- No grites – le advirtió y una de las manos de ese hombre fue a parar al cuello de Lali y comenzó a apretarla – Escúchame zorra, como te sigas metiendo con mi familia me la vas a pagar – le dijo muy cerca de su cara.

Lali no podía hablar, ese hombre era el marido de la mujer que ella estaba tratando como víctima de maltrato. Al parecer se había enterado de que Lali seguía en contacto con ella y sus hijos y no le gustó. Pablo cada vez apretaba más su manos alrededor del cuello de Lali, a pesar de que ella intentaba quitárselo de encima. Se escucharon unos pasos y un grito.

- ¡Lali! – gritó Mely y cuando comenzó a correr hacia ella, aquel hombre la soltó y salió corriendo para evitar que a los gritos algún policía acudiera a aquel lugar – Lali cariño ¿estás bien? – le preguntó al llegar y verla sentada contra la columna y pálida.

- Menos… mal… que… llegaste – dijo pausadamente y con un leve tono de voz, aún estaba recuperando el aire poco a poco.

- Estás pálida Lali, ¿te hizo algo? ¿le hizo algo a la panza? ¿quién era? – preguntó asustada Mely.

- Agua – pidió con las ganas que le salieron – en mi bolso tengo una botella – le pidió.

Cuando Mely hizo el amago de levantarse para coger el agua de su bolso, se quedó en amago porque vio como Lali se desmayaba, cayendo lentamente contra el suelo. Pudo agarrarla a tiempo y evitar el porrazo de la cabeza contra el suelo.

- LALI – gritó llena de miedo – despierta por favor – le pidió dando pequeños golpes en su cara.

Mely como pudo y sin soltarla, sacó el móvil de su bolsillo y llamó a su marido para que fuera a buscarlas al parking. Sólo le dijo que Lali estaba desmayaba, no había tiempo para más. Javier no tardó en llegar, cargó a Lali en sus brazos, Mely recogió el bolso y las llaves del coche y regresaron a comisaría.

La llevaron a una sala de descanso donde había un sofá, y allí mientras un agente llamaba a una ambulancia Javi y su mujer la acompañaron, mientras intentaban despertarla.

- Voy a llamar a Peter – dijo Javi levantándose y cogiendo su móvil – no me atiende.

- Seguro está trabajando y no puede atenderte – contestó Mely que seguía intentando despertar a Lali mientras revisaba con la vista que su hijo estaba durmiendo en su coche – Sigue sin despertarse aunque el pulso está estable.

- Espero que lleguen pronto los médicos. Mely ¿qué pasó?

- No sé – contestó mientras sus ojos comenzaban a hacerse más notorios síntomas de miedo y preocupación – llegué al parking para buscar en el auto la bolsa de Diego, y cuando llegué vi que un hombre tenía a Lali contra una columna y agarrándola por el cuello.

- ¿Cómo? – preguntó Javier levantando la voz – Seguro que fue el cerdo del marido de Florencia.

- No sé quién era, eso te lo podrá decir Lali cuando esté bien cariño – respondió Mely intentando calmar a su marido.

La conversación se terminó porque entraron en la sala los médicos para revisar a Lali. Después de revisarla ponerle oxígeno y suero, la subieron a una camilla. Según los médicos, aún seguía inconsciente por la falta de oxígeno que había tenido debido a la presión que habían ejercido contra su garganta. Javier les pidió que la llevaran al hospital de Baires, que era en el que trabajaba Peter.

Mientras seguían a la ambulancia en el coche de su mujer, Javier volvió a llamar a Peter. Esta vez sí le atendió y le dijo que iban en camino, que Lali había tenido un problema pero estaba bien.

Cuando llegaron, aparcaron se bajaron ambos del coche junto con su hijo, y Peter ya estaba en la puerta esperando a Lali.

- Mujer, 26 años, embarazada. Desmayo por falta de oxígeno.

- Lali – se escuchó un grito ahogado de Peter acercándose a ella.

- ¿La conoces Peter? – preguntó una de las médicos que la había atendido en el viaje.

- Es mi novia ¿Qué le pusisteis?

- Oxígeno y suero, por su estado no podíamos suministrarle nada más. Tranquilo, está bien. No se despierta por la falta de oxígeno y la situación que vivió le provocó un gran susto.
- Llevadla a uno de los box, pidan un ecógrafo y que avisen al Dr. Soria. Es él quien la atiende. Necesito saber que mi hija está bien – pidió a los médicos de la ambulancia – ahora estoy contigo mi amor – dejó un beso en la frente.

Metieron a Lali por las puertas de urgencias y Peter esperó a que Javier llegara, para saber qué había pasado.

- Peter – lo llamó Javier entrando al hospital junto a Mely y Diego.

- Javi ¿qué pasó?

- ¿Cómo está Lali? – preguntó nerviosa e inquieta Mely.

- Me dijeron que bien, espero que mi hija también. La van a atender ahora. ¿Qué fue lo que le pasó?

- No sé fue Mely quien la encontró en el parking de comisaría.

- Llegué para buscar una bolsa de Diego que me había dejado en el auto y vi que un tipo la agarraba fuertemente contra una columna, por los brazos y por el cuello. Grité, el tipo se asustó y salió corriendo. Cuando llegué a ella me pidió agua casi asfixiada, intenté darle pero se desmayó antes.

- ¿Un tipo? ¿Es posible que sea…? – pensó Peter en voz alta, teniendo en cuenta la posibilidad de que fuera el mismo que la violó.

- No Peter, no fu él – se adelantó Javier para tranquilizarlo.

- ¿Y quién fue?

- No lo sé, aunque tengo una ligera sospecha será mejor que Lali nos lo confirme, porque si es quien creo te juro que ya no se libra.

- Voy con Lali, en cuanto se despierte os aviso o mando a alguien a buscaros. Gracias por cuidarla. Gracias a los dos – agradeció y entró a buscar a Lali.

___________________________________

El siguiente ya está escrito... mañana prometo subir =)

13 comentarios:

Sofi :3 dijo...

Ojala lali este bien
Odio rotundamente a los hombres que golpean a una mujer que maricon
Me encanto el cap espero el de mañana
Otrooooo
Besos!!

carolina dijo...

Me encantó

vale dijo...

No!! Que este todo bien!! más! Me encanta!!

Mely dijo...

Espero que Lali este bien :/ ooo no quiero
Más espero que subas prontonextrañaba la nove :) p

alexandra cuevas dijo...

Mmmaass

vsyasabs_laliter dijo...

ayy pobre lali!! maasss

Giulia Lupi dijo...

Volvì y me encontrè con el cap ajja! me encanto aunque bueno..espero que no le pase nada a lali..y que metan preso al tipo ese..podrian usar mely como testigo! Espero mas..besos!Giu

Fátima Pino Servián dijo...

Odio al tal Pablo!!! Es un poco hombre por pegar a su mujer e hijos y luego amenazar a la psicóloga que los trata porque no quiere que los convenza de declarar en su contra porque sabe perfectamente que si lo hacen va preso, y es que encima no se conforma con amenazarla, noooo, sino que además intenta asfixiarla y ahora por su culpa puede que le pase algo a la niña.... Espero que gracias a lo que le hizo a Lali esta pueda declarar en su contra y lo metan preso
Besos!!

TIMKA TIZOR dijo...

HDP!! ESPERO QUE ESTE TODO BIEN CON LA PANZA!! PALIZA A PABLO!! ESPERO EL SIGUIENTE AMIGA!!

TE QUIEO

FATY****

ruizirene897 dijo...

Se te extrañaba ya !! Yo tambien he estado muy liada ultimamente ya lo habras leido en mi blog.. =( . Espero que no le pase nada a la bebe me dan ASCO los hombres que pegan a las mujeres Ojala que le metan en la carcel !! Quiero Mas!!
Besos

Chari dijo...

K tiparrajo me da asco

Caparatodos dijo...

asdkjfalksdjflka ibas bien hasta que apareció ese tipo y la que te pario jaslkdjlakjdf Inmilla!!! no me puedes dejar así! Ojalá que la beba y Lali esten bien y salgan pronto! y para mí que Lali va a tener que dejar su trabajo por un tiempo... con tanto loco alrededor ya puede hacerle daño a cualquiera de las dos! y rescatando lo bueno, MUY BIEN que zafó de tener que viajar a declarar! :D

Me encanta y ya quiero leer más!!!! ahora en la mañnaa que leía UBT me acorde de esta nove! jajajaja no por nada parecido solo por O'neill que es tipo Lali y O'connor que re da Peter :P nada, te quería contar eso jajajajja

Besos y sigo leyendo! te quiero!!

Anónimo dijo...

What's up, just wanted to tell you, I enjoyed this article. It was funny. Keep on posting!

Also visit my web-site :: payday loans

Publicar un comentario