domingo, 17 de marzo de 2013

Capítulo 44

BUENAS BUENAS BUENAS!!!!!!! Acabo de ver que no se subió el cap, lo había dejado programado pero algo falló... menos mal que me di cuenta. Perdón por la hora, pero hasta el momento no entré en el blog, y apenas cogí el ordenador - estoy pintando y redecorando mi cuarto =) -.

Espero que disfruten del cap, muchas gracias por firmar! =) MUACKS!!! <3




TWITTER: @Inma_06


_________________________________________________________

Capítulo 44

- ¿Sigue sin despertarse? – preguntó Peter al entrar.

- Se despertó pero volvió a desmayarse. Creo que lo que le pasó le afectó bastante – contestó la enfermera - Es raro que no consiga mantenerse despierta, creo que el oxígeno que contiene su cuerpo se lo transmitió a le bebé para que no sufriera daños. El instinto maternal hace maravillas.

- ¿El Dr. Soria? – preguntó él a la enfermera con una media sonrisa por el ánimo que quería darle.

- Estaba atendiendo otra emergencia, acaba de avisar que viene ya para acá.

- Perfecto. Si ha terminado puede marcharse, yo me quedo con ella.

- Si he terminado Dr. Lanzani. Seguro que todo va a salir bien.

- Eso espero. Gracias por todo Esther – le agradeció antes de que la enfermera saliera de la sala.

- Mi amor, despierta Lali. Por favor, vamos a ver juntos que nuestra beba está bien y no le pasó nada. – le hablaba Peter a Lali agarrándola de las manos – Además necesito que me digas quien te hizo esto Lali – dijo mientras veía las marcas que tenía en su cuello y la acarició con delicadeza cómo si fuera hacerle daño.

En ese momento Lali se despertó de nuevo y abrió los ojos lentamente. Pudo observar que Peter estaba junto a ella.

- Hola hermosa, por fin despierta – sonrió Peter.

- Hola – dijo en un tono de voz muy bajo – Peter mi hija – dijo soltando las manos de él y poniéndoselas en su vientre mientras sus lágrimas asaltaban sus ojos.

- Mi amor, tranquila viene Federico para acá a revisarte ¿sí? Tranquilízate no les hace bien a ninguna de las dos que vos te alteres.

- ¿Le pasó algo? ¿Por qué viene Federico a revisarme? Decime la verdad – le rogó ella angustiada.

- Relájate Lali, justo para asegurarnos que está bien es que viene tu doctor. Tranquila mi amor, por favor te lo pido ¿sí? – unió sus manos a las de Lali que aun reposaban en su panza.

Peter intentaba tranquilizarla abrazándola, con suaves caricias y besos.

- Hola chicos, perdón por la tardanza. Estaba atendiendo otra urgencia – se disculpó Federico – Lali me alegro de que estés bien – dijo con media sonrisa – ahora vamos a asegurarnos que su hija también lo está ¿de acuerdo? – y el doctor Soria también quería tranquilizarla.

- Por favor Federico, quiero que me digas la verdad – le exigió Lali mientras le ponía el gel.

- Es mi obligación decírtela Lali – informó el médico - ¿Qué te pasó?

- Se desmayó debido a falta de oxígeno – se adelantó Peter – eso si me preocupa bastante – pensó en voz alta.

- Tranquilo, Peter – le dijo el médico mientras comenzaba a examinar a la bebé – Su hija está muy bien chicos, escúchenla ustedes mismo – y activo el sonido para que escucharan el latido del corazón de la pequeña.

- Gracias a Dios – Lali pudo respirar tranquilamente y buscó la mirada de Peter.

- Yo sabía que iban a estar bien las dos – le contestó cuando la miró y no tardó en dejar un beso en su frente y abrazarla.

- No es por romper este momento tan romántico – habló Federico – Pero me tengo que ir. Ya te podes limpiar Lali. Me alegro de que las dos estén en perfectas condiciones.

- Gracias por todo Federico – le contestó Peter antes de que el médico saliera de allí – Voy a avisar a Javi y su mujer de que estás bien, de que vos y nuestra hija están bien. Así están tranquilos.

- No te vayas por favor, no me dejes sola. ¿No puede avisarles alguien? – le pidió Lali entre sollozos – que alguien los busque y vengan, me gustaría verlos.

- Está bien aviso a Esther de que vaya a buscarlo y los traiga, pero solo cinco minutos. Aquí no puede haber nadie – salió y pidió a Esther que se acercara, le dijo que fuera a la sala de espera y preguntara por familiares de la paciente Mariana Espósito.

- Gracias – le dijo Lali cuando la enfermera se fue – necesito agradecerle a Mely y también a Javi lo que hicieron por mí.

- Y yo necesito que me cuentes lo que pasó Lali. ¿Quién te hizo esto cariño? – le preguntó pasando suavemente su mano por las marcas que tenía en el lado derecho del cuello, la huella de unos dedos.

- Lali – pronunció Mely su nombre aliviada - ¿estás bien? – preguntó acercándose a ella.

- Sí las dos estamos bien – respondió agarrando las manos de la mujer de su amigo – gracias, creo que nos salvaste la vida a las dos.

- Me alegro tanto de que estés bien La – pudo decir Javier - ¿Fue él verdad?

- ¿Quién? – Preguntó Peter - ¿Quién fue Lali?

- Peter prométeme que no te vas a meter – le rogó.

- Estás loca si piensas eso, no voy a dejar que nadie te haga algo. Y mucho menos ahora que estás embarazada de mi hija – contestó alterado por lo que Lali le pedía - ¿fue el mismo que te…? – no terminó la frase porque Mely estaba presente y no sabía nada.

- Ya te dije que no fue él Peter – contestó Javier.

- ¿Por qué no fue él, por qué lo dices con tanta seguridad? – preguntó desesperado Peter.

- Después te lo explico amor, pero no fue quien vos piensas. No podría haberlo hecho, después te explico por qué – intervino Lali queriendo calmarlo – Sí Javi, fue Pablo. No sé cómo se enteró de que seguíamos en contacto con Florencia, pero se enteró y me buscó para advertirme que me alejara de su mujer y sus hijos.

- ¿Es un sospechoso de algún caso? – preguntó Peter sin poder creer que de nuevo estuviera ahí por su trabajo.

- No exactamente, es el marido de una víctima de maltrato que llevamos tratando un mes más o menos. Pero ella no quiere denunciarlo – explicó Javier.

- Ella no pero yo sí – respondió Lali – quiero que tramites una denuncia contra él por amenazas. Así quizás pueda hacer que Florencia vea que su marido no tiene derecho de tratarla así.

- Lali eso es peligroso – le advirtió Javier.

- No es peligroso, no me voy a dejar amedrantar por un tipo como él. Ya no Javier, lo hice una vez y me hicieron mucho más daño – dijo recordando el dolor del pasado.

- Te hicieron mucho daño pero ahora te podrían hacer más, estás embarazada Mariana – se quejó Peter porque no podía comprender a su novia ¿acaso no le importaba su bebé?

- Ya lo sé Peter – le respondió haciendo un intento sobrehumano por no levantar la voz – no hace falta que me lo recuerdes siempre.

- Pues no lo parece. Por supuesto que vas a tramitar la denuncia Javier, pero ella va a quedar apartada de ese caso – le dijo Peter.

- ¿Cómo? No eres quien para decidir eso – se quejó Lali y ahora sí elevó la voz.

- Por supuesto que si soy alguien: el padre de tu hija – le recordó él – no haces esto porque ese idiota te haya atacado, sino para poder detenerlo y encerrarlo.

- Es mi trabajo.

- Ya te dije lo que pienso de tu trabajo – le advirtió Peter.

- Y yo te dije lo que pienso acerca de tu idea sobre mi trabajo – le respondió Lali enfadada.

- Chicos se tranquilizan los dos – casi les ordenó Javier – Peter si quieren que tramiten la denuncia, necesito que me dejen solo con Lali para que me cuente todo lo que pasó. Necesito estar solo con ella para que se concentre en todos los detalles, por favor.

- De acuerdo, tienen cinco minutos, no más. Acá no se permiten visitas. Mely ¿me acompañás a la cafetería?

- Sí, antes pasamos a recoger a Diego lo dejé con la enfermera que mandaste a buscarnos – le dijo ella.

Ambos salieron de aquella sala tan fría dejando solos a Javier y Lali.

- ¿Tenés para apuntar? – le preguntó Lali.

- No voy hacer la denuncia, ni por parte tuya ni por parte de Peter. Lo denunciaré yo por atacar a mi compañera – le informó Javi.

- Está bien, sólo quiero que tengamos algo para atraparlo.

- Entonces Peter tiene razón con lo que te dijo, no lo denuncias por vos sino para poder atraparlo.

.- Es un maltratador ¿te lo tengo que recordar?

- Claro que no, pero creo que yo si te tengo que recordar que acabaste dos veces en el hospital por culpa de este trabajo. Ahora te tienes que preocupar por alguien más, Lali.

- ¿Te estás poniendo del lado de Peter? – Preguntó enojada – no me lo puedo creer. Yo no me expongo a propósito, jamás permitiría que le hicieran daño a mi hija – se defendió – y parece que él me acusa de lo contrario.

- No me estoy poniendo del lado de nadie. Me pongo del lado de la verdad y la realidad Lali. Tienes que comprender que Peter se comporta así porque está asustado, nada más. Es vuestra hija, no solo tuya. Tiene miedo de perderte a vos y a la beba – defendió a Peter intentando que Lali entrara en razón.

- Pero me enoja que me trate así, me gusta lo que hago. Hago algo bueno, ayudo a la gente igual que él salva vidas.

- Es la única forma que tiene de protegerte, apartándote de tu trabajo. Intenta ponerte en su lugar ¿Qué pasa si fuera él quien es policía? – le preguntó Javier y Lali no pudo responder – No te gustó la idea parece.

- ¿Se puede? – preguntaron Cande y Rochi por si podían pasar.

- Sí, yo ya me voy – dijo Javier – Lo dicho Lali yo tramito todo, y habla con Peter bien por favor.

- Lo prometo y gracias por todo – lo saludó antes de irse, las chicas se despidieron y casi ahogan a Lali del abrazo que le dieron.

- Menos mal que están bien vos y mi sobrina, sino me da algo – dijo Rochi cuando se sentó a un lado de la cama.

- Sí Lali, cuando nos hemos cruzado con Peter en cafetería y nos dijo que estabas acá casi nos da algo – admitió Cande al tiempo que acercaba un taburete y se sentaba al lado de su amiga.

- Estoy bien, y creo que acá no puedo tener visitas chicas – les avisó Lali.

- Ahora mismos no somos visitas, somos doctoras, residentes, pero doctoras al fin y al cabo – argumentó Rochi - ¿Cómo te encuentras?

- Bien, estoy bien chicas. Su sobrina y yo estamos muy bien – respondió Lali intentando incorporarse en la cama.

- ¿Qué pasó amiga? – preguntó Candela.

- No les puedo contar mucho, chicas. Es algo relacionado con un caso y saben que no puedo hablar de esas cosas.

- Sí sabemos, el dichoso secreto profesional. Más o menos como el nuestro – sonrió Cande.

- ¿Saben cuando me sacan de acá? – preguntó Lali.

- Ahora mismo – contestó Esther entrando – Me pidió el doctor Lanzani que la acompañe a su consulta. Hola chicas – saludó amigablemente.

- Hola Esther, si querés la ayudamos nosotras – se ofreció Cande.

- Me temo que no puedo aceptar el ofrecimiento Cande, el doctor Valente te busca a vos y la doctora Martínez a vos Rocío. – les informó.

- Ok, el trabajo nos llama cuñadita, después cuando salga de acá me paso por tu casa antes de subir a la mía ¿sí? Cuídate – dejó un beso en sus mejillas.

- Cuídate amiguchis, quizás después vaya con Rochi a tu casa – besó también sus mejillas.
Esther ayudó a Lali a levantarse y la acompaño a la consulta de Peter. Pidieron permiso para entrar.

- Ya estoy acá cómo pediste – dijo Lali apoyándose sobre una camilla que había en la consulta de Peter pegada a una de las paredes.

- No quise llamar a tu madre para no preocuparla, si queres llamala vos desde caaa. No puedo irme, porque me toca día de revisión y no hay nadie para sustituirme. Rochi y Cande están acá supongo que ya las viste – Lali se limitó a asentir – Mery no está en el país, así que la única de tus amigas disponibles era Euge. No quise llamar a nadie de la familia para no alarmarlos. Euge está al llegar – le contó Peter si apenas mirarla a los ojos, aún seguía preocupado por ella y su hija.

- Ok, perfecto. Necesito ir a casa y darme una ducha para olvidar todo esto.

- Lo vas a recordar hasta que no se te quiten las marcas del cuello – reprochó Peter.

- Basta Peter por favor, te pido perdón por lo que pasó. Pero es mi trabajo y no lo voy a dejar. Te prometo que voy a tener muchos más cuidado.

- ¿Cuidado? – la miró a los ojos y se levantó – me dijiste que era un maltratador Lali, ¿Qué pasa si te hubiera llegado a pegar? ¿Qué te podría haber pasado a vos o a nuestra hija?

- No lo sé Peter. Lo que sí sé es que no pasó – le dijo ella acercándose a él y agarró sus manos – son riesgos de mi trabajo igual que tu trabajo tendrá otros riesgos – le respondió.

- No creo que puedas comparar unos riesgos con otros – dijo él.

- ¿A no? Entonces estoy en todo mi derecho de pedirte por favor que dejes tú trabajo porque estás todo el día expuesto a todo tipos de virus y enfermedades que quizás sean peligrosas y contagiosas – le dijo Lali intentando que se pusiera en su lugar igual que ella comprendía que él estuviera preocupado – yo sé que actúas así por miedo, pero necesito que entiendas que jamás voy a permitir que le pase nada a nuestra hija. Por favor, dime que lo entiendes porque me duele mucho que pienses que actúo sin medir las consecuencias de lo que le puede pasar a la beba.

- Lo siento por causarte ese dolor, no era mi intención – respondió Peter y la estrechó entre sus brazos – pero me muero de miedo solo de pensar que les puede pasar algo malo a alguna o a las dos.

- Nos podría pasar cualquier cosa aunque yo no fuera policía – dijo Lali intentando quitar hierro al asunto pero por la mirada de Peter no lo logró.

- No jodas con eso Lali – dijo Peter y se separó del abrazo.

- Perdón, no intentaba que sonara a joda. Pero es la verdad Peter. Además te lo vuelvo a decir, no nos pasó nada grave a ninguna de las dos – le dijo

Peter iba a responder pero llamaron a la puerta y dio permiso de que entraran.

- Ya estoy acá. Lali cariño – dijo Euge abrazando a su amiga – no sabes el susto que me llevé cuando Peter me dijo lo que te había pasado. Menos mal que vos y mi sobrinita están bien, amiga.

- Sí estamos bien Euge, tranquila – dijo Lali abrazando a su amiga y sonriendo porque necesitaba sentir ese cariño de sus amigas que siempre tenía.

- Dale, tengo el auto mal aparcado en la puerta, te llevo a tu casa y me quedo con vos.

- Hasta que yo llegue por favor Euge – le pidió Peter.

- Sí tranquilo, no me muevo hasta que llegues, lo prometo – le dijo a Peter.

- Voy al baño y nos vamos – le dijo Lali a Euge – te veo en casa – le dijo a Peter dejando un breve beso en sus labios y salió de la consulta.

- ¿Vos cómo estás? – le preguntó a Euge a Peter.

- Con mucho miedo, muy mal, muy asustado. Te juro que cuando la vi entrar no pude evitar acordarme de la vez que le dispararon – dijo Peter emocionándose.

- Pero esta vez solo fue un susto Pitt – lo tranquilizó Euge acariciando sus manos – No les pasó nada a ninguna de las dos.

- Ya lo sé pero pensarlo me duele – le respondió él agradeciendo esa caricia.

- Lo entiendo, ¿discutieron no? – le preguntó Euge.

- Le dije de nuevo que no me gusta que siga trabajando y se enojó.

- Es normal, ya lo conoces. Es muy testaruda y además ella ama lo que hace, igual que vos amas lo que haces acá – dijo observando la consulta.

- Ya sé, después cuando llegue a casa supongo que charlaremos más del tema. Apenas pudimos hacerlo.

- Bueno, me voy.

- Cuidala Euge por favor.

- Te lo prometo. Y deja de pensar en todo lo que pasó, céntrate en el trabajo sino no vas a poder estar relajado. Después te veo, te quiero. Chau – se despidió de él con un par de besos y fue a buscar a su amiga. La recogió en la puerta del baño y salieron de allí para dirigirse al coche de Euge e ir hasta el departamento de Peter y Lali.

- Llegamos – dijo Euge abriendo la puerta del departamento y colgando su bolso y el de Lali en el perchero de la entrada.

- Por fin – dijo Lali llegando al salón.

- ¿Qué tal si te das una ducha relajante mientras preparo mates y tenemos una buena tarde charlatana entre amigas? – le propuso Euge – hace mucho que no lo hacemos.

- Me parece perfecto… creo que me va a venir estupendamente, la ducha y una charla con vos. Gracias por estar acá.

- Gracia la que vos me haces, ándate ya para el baño – le ordenó entre risas.

 Antes de irse, Lali la abrazó y salió disparada al baño. La ducha relajada no se extendió mucho porque no quería hacer esperar a su amiga. Salió a la media hora del baño, buscó en su armario ropa cómoda para estar por casa y salí al salón dispuesta a pasar lo que quedaba de tarde charlando con su gran amiga.

15 comentarios:

Sofi :3 dijo...

me encanta la nove
aveces lali no piensa en el riesgo que corre al exponerse ella y su hija , pero buenoo
entiendo a peter y a su preocupacion , se debio sentir fatal cuando se entero de todo
otrooooo
Pasate por mi blog :)
Besoss!!!!

Giulia Lupi dijo...

Ay si que son tiernos.. ambos son preocupados por lo que puede llegar a pasar a la chiquita..Ambos tienen razon, peter tiene miedo pero lali trato e hacerle entender lo que se prueba.. y..no se jaja!Espero que no le pase absolutamente nada a ninguno en el curso de la nove! Me encanta que sean tan padrazos!Espero mas nove, besos!Muacks!Giu

vale dijo...

Más me encanta!

carolina dijo...

Me encanto el capitulo!!!!!!!!

alexandra cuevas dijo...

Mmaass

Anónimo dijo...

mas noveeeee

vsyasabs_laliter dijo...

maass ♥

Arii dijo...

Sigo estando del lado de Peter, entiendo lo que lali ama su trabajo pero lo tiene que dejar por lo menos hasta que nazca la beba! Espero mas, beso :)

Arii

Mely dijo...

Me encanto quiero masssssss

Fátima Pino Servián dijo...

Entiendo a Peter.... Él tiene miedo de perder a alguna de las dos porque ellas son su vida y sin ellas no va a querer seguir viviendo, pero también él tiene que comprender que Lali eligió ese trabajo porque le gusta y es parte de ella al igual que la medicina es parte de él, y que si la obliga a dejar la policía, llegaría un momento en el que Lali estaría totalmente resentida contra él por obligarla, por eso pienso que si Lali deja de ser policía tiene que ser por elección propia y no por complacer a Peter.... Aunque también creo que si Lali continúa con su trabajo debe ser más cuidadosa....
Besos!!

Anónimo dijo...

Me encanta!!Eché mucho de menos la
nove todos estos eteeernos días jaja
Pero he de decirte que valió la pena esperar :)
Un saludo y sube más en cuanto puedas!

amaia marroquin omagogeascoa dijo...

Me encanta menos mal que no le ha pasado nada ni a lali ni a la beba que susto mad grande!! MAS MAS MAS

Un besito enorme inma!! Tkm

@casiamaia Amaia

Maria dijo...

ueeeeee porfin noove ya la echaba de menos! menos mal que no le paso nada a lali.. ya se me paso por la cabeza de que perdia el bebe y todo :S pero menos mal que la cosa no fue asi!
espero mas nove pronto!! un besazo enorme guuaapa! L)

Chari dijo...

Totalmente d acuerdo.Espero k logren encerrar al maltrtador y tiren la llave

Caparatodos dijo...

me dio una penita Peter! la preocupación que tubo y tiene! el pobre anda con el corazón en la boca por el trabajo de Lali, pero también la tiene que entender... es lo que hace y así la conoció!y bueno, ella medio que tambien tiene que entender el por que el se pone asi!

LA AMO, es lo más esta nove y sabes lo que pienso!!! ME ENCANTA, ME PUEDE y siempre quiero más, más y mucho más Inma!!!!!! :D te quiero y ya me voy a leer el que sigue jijiji besos

Publicar un comentario