sábado, 11 de mayo de 2013

Capítulo 51

Buenas tardes!!!!!! ¿Qué tal? Yo buscando un hueco para escribir y subir y no dejaros tanto teimpo sin novela, aunque tengo que agradeceros sobre todo los comentarios que hacéis a pesar de los intervalos de tiempo que hay cada vez que subo. Muchas gracias!!!

Además el capítulo de hoy va dedicado a TODAS y CADA una de las personas que visitan el blog, lee, comenten o no. Porque aunque en el contador que está en el blog no lo refleja así, quienes sepáis usar el blog sabéis que se puede ver las visitas en la página principal, y ahí refleja que las visitas que lleva este blog son de 201.787. Y todas esas visitas son gracias a vosotras que entráis para leer mis novelas, comentéis o no =) Muchísimas gracias a todas! Y gracias a Cami de @caparatodos porque ella tiene acceso a mi blog y fue quién me avisó el número de visitas y por eso hoy busqué tiempo para subiros cap, para agradeceros y celebrar haber superado las 200.000 visitas.

 <3 (= ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡GRACIAS!!!!!!!!!!!! =) <3

PD: para recompensarlas el cap es larguito =P


TWITTER: @Inma_06

________________________________________________________

Capítulo 51

- Toma Lali cariño – le ofreció Carlos un vaso de agua.

- Gracias – respondió agarrándolo y entre sollozos.

- No puedo creer lo que me cuentan – dijo Yeyo que tenía a Dani sentado en sus piernas – ¿cómo puede tener tan poca vergüenza?

- No es que no tenga, es que no la conoce Yeyo – le dijo Majo más calmada.

Lali se fue al baño para lavarse la cara y conseguir serenarse completamente. En ese mismo momento el timbre sonó y Carlos abrió para recibir a Ana, Santi y Christian.

- Felicidades hermanita! – entró gritando Ana en el salón – Que caras, ¿qué pasó?

- Guillermo estuvo acá – contestó Daniela.

- Ah no lo puedo creer – dijo Ana.

- Se atrevió a venir – dijo Chris mientras pasaba su brazo por los hombros de su mujer.

- No parecen sorprendidos ustedes – dijo Carlos.

- Es que no lo estamos. Sé que hice mal en no contarles pero no quería preocuparlas, hace un par de días bajé a caminar con Santi y me estaba esperando en el portal de casa – explicó Ana – no quise escucharlo, le dije que se olvidara de mí y seguí con mi camino, ni siquiera intentó seguirme.

- Pero cuando yo volví de trabajar de nuevo estaba debajo de casa, esperando no sé qué y, lo siento mucho Majo porque sé que en algún momento lo amaste, pero le dije de todo y te aseguro que nada de lo que salió de mi boca se pareció a un elogio – continuó Chris.

- Por lo visto se dedicó a visitarlas – intervino Peter – hace unas semanas también estuvo en casa, ahí fue cuando supo que Lali estaba embarazada por eso hoy al verla sabía que vamos a tener una hija.

- ¿Se puede saber por qué no me cuentan nada? – preguntó Majo con enojo.

- Majo, tus hijas no querían preocuparte, por eso no te contaron nada – respondió Peter - Haberte contado solo te habría hecho daño, quisimos  evitártelo pero ninguno de nosotros – por Ana, Chris, Lali y él – imaginamos que se fuera a presentar acá y menos hoy.

- Aun así me lo deberían haber dicho.

- ¿Para qué mamá? ¿Para lastimarte, para mortificarte? – preguntó Lali volviendo al salón.

- ¿Estás bien mi amor? – le preguntó Peter acercándose a ella y tomando su cara entre sus manos.

- Sí estoy bien. Y se acabaron las penas – dijo Lali de pronto – hoy es el cumpleaños de la hermosa que tengo por hermana pequeña y nada ni nadie nos puede fastidiar este momento ni este día.

- Lali tiene razón – coincidió Daniela – no todos los días cumplo 18 años che! Chau tristeza, chau lágrimas… hola celebración. Tengo hambre ya, comamos por favor.

- Chicas por favor, tenemos que hablar de esto puede volver a aparecer en cualquier momento 
– se quejó Majo por el comportamiento de sus hijas menores.

- No mami – respondió Daniela muy rotundamente – para mí nunca estuvo, y el tiempo que estuvo con ustedes tres fueron más momentos feos que lindos. Por muchos años nos dio momentos tristes y sentimientos feos, no le voy a dar ni la más mínima posibilidad de que siga haciéndolo por más tiempo, y mucho menos hoy. Me entendes ¿no? – preguntó Daniela cuidadosamente.

- Si mi vida, y creo que tenes razón – respondió Majo secándose aún algunas lágrimas rebeldes que salían de sus ojos – se acabó hablar de él y vamos a celebrar tus 18.

Majo abrazó a su hija e instó a sus otras dos hijas a que se unieran al abrazo, así todas las Espósito se quedaron abrazadas mientras sus respectivas parejas las observaban.

- Me estoy poniendo celoso – dijo Carlos – yo quiero abrazar y felicitar también a la cumpleañera.

- Nada de celos, tengo abrazos para todos… pueden ponerse en fila si quieren – bromeó Daniela y Carlos la envolvió en sus brazos – gracias por estar acá.

- Gracias a vos por dejarme estar.

La cumpleañera fue felicitada por todos y después se sentaron a comer. El tema principal fue la fiesta que se daría en honor a Daniela en unas horas. Aunque es cierto que cada vez que alguno de los presentes les preguntaba por si tenía nervios, decía que no, que solo estaba ansiosa… pero Peter y Chris se encargaban de gastarle bromas con eso, insistiendo en que eran nervios y no ansias.

Después de la comida, estuvieron un buen rato charlando mientras tomaban mate y una hora después comenzaron a prepararse. Ana, con su marido e hijo se fueron para su casa a vestirse. Peter se fue con Yeyo a casa de sus padres y vestirse allá, y Carlos se fue con ellos. Para cuando todos se fueron, Daniela ya se estaba bañando.

- ¿Vos cómo estás? – preguntó Majo a Lali que estaba comenzando a vestirse en el cuarto de su madre.

- Bien, no sabes lo tranquila que es tu nieta.

- Nieta, nieta, nieta… ¿cuándo van a decidir el nombre? Es hora de que llamen a la criatura por su nombre.

- Ya lo decidimos mami, y tu nieta ya sabe perfectamente cuál es su nombre – respondió Lali.

- ¿Ya lo saben? ¿Cómo se va a llamar? ¿Y por qué no nos lo dijeron? – quiso saber Majo.

- Yo sí lo sé – respondió Daniela entrando en la habitación envuelta en un albornoz – Y no lo dijeron, porque lo voy a decir yo esta noche en mi fiesta… bueno, Yeyo y yo, como sus padrinos que vamos a ser – dijo con una sonrisa de oreja a oreja.

- Que feo que lo sepa tu hermana y no tu madre.

- Lo siento mami, pero Peter y yo decidimos que era uno de los regalos que vamos a hacerle a Dani, que ella lo supiera antes que nadie y ella era la encargada de decirlo, y decidió hacerlo hoy. Por cierto, cuando venga Peter a buscarme para ir a la fiesta, te vamos a decir cuál es el último regalo que queremos hacerte.

- Gracias hermanita –la abrazó cuidadosamente – pagaron el salón para hacer la fiesta, me hicieron madrina y otro regalo más… voy a morir por tanto agasajo.

- Espero que este último te guste tanto como los otros – respondió Lali – dale, te peino y te maquillo y te ayudo a vestirte ¿sí?.

- Perfecto – respondió Dani y se sentó delante del tocador de su madre – dale mami, báñate – ordenó.

- A la orden mi capitana – respondió Majo sonriendo para después dejar un beso sonoro en el cachete de Daniela.

Estaba peinando a Daniela cuando el timbre sonó y ambas –a pesar de que no lo reconocieron- pensaron en la posibilidad de que de nuevo Guillermo estuviera allí.

- Esperame, ahora vuelvo – dijo Lali adelantándose a su hermana, caminó hacia la puerta y abrió después de mirar por la mirilla – Te amo, pero sos asquerosamente hermosa – dijo Lali riendo.

- Me lo tomo como un cumplido entonces ¿no? – respondió Euge entrando y saludando a su amiga con un abrazo y dos besos.

- Obvio, estás hermosa Euge – dijo instándola a dar una vuelta sobre sí misma.

- Gracias, vos tampoco te quedás atrás… aunque cuando una servidora te peine y maquille vas a estar mucho mejor. Vas a estar tan divina, que tu querido novio va a desear darle un hermanito a mi sobrina.

- Que tarada – respondió riendo – vamos al cuarto de mi mamá, estoy peinando a Dani.

Caminaron juntas hasta allí y Euge entró con un grito felicitando a Daniela.

- ¿Nerviosa? – preguntó.

- Antes estaba ansiosa, ahora estoy nerviosa también – confesó ella – igual no lo voy a admitir delante de mis cuñados que son muy cargosos – advirtió ella.

- Queda entre nosotras no te preocupes.

Mientras seguían hablando, Lali terminó de peinar y maquillar a su hermana. Majo salió de la ducha envuelta en una toalla y saludó a Euge. Mientras Euge peinaba y maquillaba a Lali, Daniela ayudó a su madre a prepararse: ella estaba lista, solo para ponerse su vestido. Entre una cosa y otra la tarde se había pasado volada, y la noche se acercaba, a las nueve de la noche empezaría la fiesta, y Lali había quedado con Peter a las 19:00 para ir hacia el lugar donde celebrarían el cumpleaños. La hora llegó y Peter pasó a casa de su suegra a recoger a su novia.

- Hola mi amor – le plantó un beso en los labios – estás hermosa, esa panza que tenes me enamora más de vos.

- Pues te aviso que hasta que mi princesa no tenga al menos un par de años nada de panza otra vez – le advirtió sonriendo y pasando sus brazos por el cuello de su novio para besarlo.

- Ya hablaremos de los hermanos de nuestra nena – respondió Peter riendo para besarla de nuevo.

- ¿Pueden dejarse de tanto beso? Dale, tienen que irse para comprobar que todo esté bien – pidió Danielasaliendo al salón.

- WOW – exclamó Peter asombrado – con razón dijiste que mi hermano se iba a querer matar, estás hermosa – la elogió Peter agarrando una mano de su cuñada y haciéndola girar.

- Gracias cuñadito hermoso – le agradeció ella dando un beso a Peter.

- Bueno, nos vamos entonces nosotros dos – dijo Peter.

- Lamento informarte que no podrás hacerte arrumacos con tu novia en el auto Pedrito – dijo Euge saliendo al salón.

- Pero hay un desfile de mujeres muy hermosas hoy acá me parece – sonrió Peter – Estás guapísima Euge.

- Gracias, vos no te ves mal – bromeó ella – Ahora sí nos podemos ir.

- Sí, que se les va hacer tarde – apareció Majo.

- Con razón mi novia y mis cuñadas son tan hermosas, son igualitas a mi adorada suegra.

- Que chamuyero que sos nene – se quejó Dani riendo – hasta a mí mamá la chamuyas.

- No es chamuyo Daniela – de defendió Peter – digo la verdad, estás increíblemente hermosa.

- Gracias Peter, ¿Carlos vino con vos? – le preguntó Majo.

- Viene ahora con su auto para recogerlas a las dos, eso me dijo él.

- Ok, entonces lo esperamos acá.

- Nosotros nos vamos ya – dijo Lali poniéndose su chaqueta – pero antes ¿mi amor trajiste su último regalo?

- Sí – dijo Peter y buscó algo en el bolsillo interior de su chaqueta – tomá Dani.

- ¿Plata? – preguntó sonriendo.

- No es plata tarada – respondió Lali – esperemos que te guste más que la plata.
Daniela abrió el sobre y sacó varios papeles.

- ¿Jodeme? – preguntó con los papeles en su mano mirando a su hermana – es posta esto ¿no?.

- Obvio que es posta – respondió Peter sonriendo por la reacción de su cuñada,

- ¿Qué es hija?

- Me muero – dijo – mami, mirá, es un pasaje para ir a Madrid y además el resguardo electrónico de dos entradas del musical del Rey León.

- Felicidades mi amor – la abrazó Majo.

- Gracias – abrazó a su hermana y su cuñado emocionada – millones de gracias, de verdad. Obvio Lali venis conmigo ¿no?

- No cariño, está reservado todo para cuando termines el instituto y antes de entrar en la universidad y para esa fecha tu ahijada será muy pequeña para meterla en un avión tantas horas.

- Igual creo que tu acompañante te va a gustar más que tu hermana – dijo Peter – mi mamá se encargó de pagarle el vuelo a Yeyo, las entradas está reservadas a tu nombre y el hotel también, pero ambas cosas es para los dos.

- Sigo alucinando, es increíble tenía tantas ganas de ir, y ahora voy a poder – dijo con una sonrisa que le llenaba la cara.

- Me alegra que te haya gustado tanto hermanita – dijo Lali y miró su reloj – uff las siete y media ya mi amor, vamos que si hay algún inconveniente no nos va a dar tiempo de arreglarlo. Ahora las vemos, las quiero – se despidió de su hermana y su madre.

Cuando ya todos se habían despedido, Euge, Peter y Lali salieron para montarse en el coche de Peter y llegar hasta el lugar.

- Pedrito – adoraba llamarlo así para molestarlo a él – ¿pensaste ya en que vas a tener que cambiar tu auto por otro más familiar no?

- Sí María Eugenia – la molestó él a ella mirándola por el espejo retrovisor – tranquila que sé que tengo que cambiarlo.

- Igual cuando nazca la peque podemos usar el mío, no es necesario que compremos uno amor, al menos no ya.

- Lali cariño, yo sé que tu auto nos hizo muchos favores y nos llevó a todos lados – le dijo Euge – pero es muy pequeño ya Lalita, además tiene unos cuantos años.

- Que tarada que sos – contestó Lali riendo.

- Podemos hacer algo amor – dijo Peter mientras aparcaba, ya que habían llegado al lugar de la fiesta – vendemos tu auto, nos quedamos con el mío y compramos uno en el que no tengamos problemas para manejarnos con la bebé. Así lo único que tendríamos que hacer es quedarnos con el auto grande el que se vaya a quedar con nuestra hija.

- Mira, eso es una buena idea – contestó Euge – pareciste inteligente y todo.

- ¿Qué simpática estás hoy no? – contestó Peter bajándose del coche – fíjate si soy torpe que se me olvidó como se mueve el asiento para delante, ahora te bajas por el lado de tu amiga – respondió sonriendo y cerrando la puerta del conductor.

Euge se movió para el otro lado y Lali la ayudó a salir.

- Amiga, espero que mi sobri salga a vos – declaró Euge ya fuera y miró a Peter para sacarle la lengua cual niña pequeña, a lo que el muchacho respondió riendo y acercándose a ella para abrazarla.

- Son como dos niños pequeños – dijo Lali observando esa imagen – déjense de tanto mimo y vamos dentro para cerciorarnos que todo esté bien.

Así fue como Peter, pasando cada uno de sus brazos por los hombros de Lali y Euge, se encaminó junto con las dos mujeres al interior del lugar donde celebrarían la fiesta.



22 comentarios:

vsyasabs_laliter dijo...

maass :D

vale dijo...

Más me encanta!

amaia marroquin omagogeascoa dijo...

Mas mas mas quiero que nazca ya la beba falta mucho? Espero que puedas subir mas seguido!! Beso inmilla!!!

@casiamaia Amaia

Chari dijo...

Ahora toca FIESTA.Yeyo tambien debe estar emmocionado con el viaje

Arii dijo...

Aaaai quiero mas,, besoo :)

Arii

Mely dijo...

Ayyyy q lindos ya prensado en carros haha quiero massss

Caparatodos dijo...

ayyyy Peter y Lali son más lindos con Dani!!!! me encanta te juro y ya quiero que la beba nazca, si ahorita están así de babosos no me los imagino después jajajajj

ME ENCANTA, Inmilla!!! :D

Caparatodos dijo...

espero más!!!!!

Caparatodos dijo...

FELICITACIONES por esas más de 200 mil visitas! Son una y cada una de ellas más que merecidas! Tu nove es geial y leer lo que escribes no tiene desperdicio y ni te cuento conocerte!!!

Te quiero y vamos por más eh ;)

Caparatodos dijo...

M

Caparatodos dijo...

A

Caparatodos dijo...

S

Caparatodos dijo...

-°-

Caparatodos dijo...

N

Caparatodos dijo...

O

Caparatodos dijo...

V

Caparatodos dijo...

E

Caparatodos dijo...

L

Caparatodos dijo...

A

Caparatodos dijo...

Inmilla jajajaja :D me encanta, me encanta!!! quiero leer más!

Caparatodos dijo...

Besos y buena semana!!! Que te sea leve y llevadera la uni! y a meterle que cada vez falta menos!!! ;)

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Publicar un comentario